El desviacionismo antiobrero en Argentina

Fernando Adrián Zapata-.



Origen del movimiento obrero argentino

Las más variadas situaciones y condiciones económicas y socio-culturales,en distintas épocas y lugares,han planteado las más diferentes formas de concientización,de organización,de lucha y unidad obrera y popular en todo el mundo.
En el caso de Latinoamérica y,particularmente,de Argentina,estas variables se han manifestado con modalidades muy propias de la idiosincracia local.

El origen del movimiento obrero argentino se remonta a mediados del siglo XIX,cuando las represiones monárquicas y burguesas contra los trabajadores europeos y de otras regiones recrudecieron, asesinando,encarcelando y expulsando a muchísimos miembros del movimiento obrero de aquellas tierras,llegando a estas y a otras regiones,buscando sobrevivir y,a la vez,intentando aplicar sus idearios de unidad y liberación proletaria internacional.



Las primeras rupturas:

El socialismo,el anarquismo,el cooperativismo,el mutualismo y tantas otras expresiones del inicial movimiento obrero argentino se desplegaron muy disparmente en Argentina,aunque movimientos burgueses masivos y populistas como el radicalismo y el peronismo,aún hasta hoy,lograron disputarle y arrebatarle a socialistas,a anarquistas,a comunistas y a otras diversas fuerzas de origen obrero,la dirección e,incluso,gran parte del activo militante de la clase trabajadora,a lo largo de múltiples y sangrientas dictaduras antipopulares,durante casi todo un siglo,hasta hoy.



El divisionismo de los sectarios y de los oportunistas:

A su vez,las contínuas rupturas y dispersiones del movimiento obrero argentino,que en muchísimas ocasiones prefirió agudizar las diferencias internas,en vez de priorizar las numerosas y esenciales coincidencias para crecer y avanzar,terminaron desgastando a numerosos contingentes de militantes y luchadores obreros,diluyendo así las posibilidades de constituir y consolidar un fuerte movimiento obrero,diversificado pero múltiple y unido.
El divisionismo de los sectarios y de los oportunistas,de los mezquinos y de los arribistas,de los dogmáticos y de los renegados,que los hay en todos los espacios y en todos lados,disfrazados de mil maneras,completó la tarea destructiva que agotó y desvió el vigor y el esfuerzo de honestos,dignos y férreos trabajadores impulsores de tantas,tantas heroicas gestas de reivindicación social,ante las más atroces y brutales oleadas expoliadoras y represivas.



Aburguesamiento y lumpenización actuales:

Desde la última recuperación democrática del año 1983 hasta la fecha,gran parte de direcciones obreras y sindicales,gremiales y movimientistas,han sido tomadas por miembros carentes de identidad y formación trabajadora,por miembros de origen obrero,o lumpen y desclasado,que se han aburguesado,olvidando,renegando y hasta traicionando a sus propios compañeros de labor y de lucha,trepando "como sea"para obtener privilegios de casta,sirviendo,incluso,a intereses ajenos y hasta dañinos y nocivos para las necesidades y aspiraciones de los trabajadores.




Las actuales necesidades:

Queda en claro,entonces,que las rupturas mencionadas y la continuidad de fracciones mayoritarias y minoritarias en el movimiento obrero argentino se manifestarán durante un período mayor de tiempo.
Aún así,sin embargo,esto no significa que no pueda haber modificaciones que pudieran generar nuevas identidades,nuevas organizaciones y nuevas construcciones políticas surgidas desde el mismo seno de la clase trabajadora.

Tales necesidades bien pudieran acelerar y facilitar un recambio,superador y beneficioso,para los intereses y las aspiraciones próximas de los trabajadores argentinos,hasta lograr la articulación de un nuevo movimiento obrero argentino.
Un nuevo movimiento obrero argentino,firme y democrático,progresista y revolucionario,masivo y plural,adecuado a las actuales tareas,enriquecido con las más variadas ideas y experiencias, heterogéneo en su composición y unido en los objetivos,más fraternales y más solidarios,de unidad y emancipación trabajadora.

Suscribirse