"Hacerles decir a las palabras más de lo que éstas pueden decir"

Rolando Revagliatti-. Antonio Ramón Gutiérrez nació el 29 de mayo de 1951 en la ciudad de Santiago del Estero, capital de la provincia homónima, y reside en la ciudad de Salta, capital, igualmente, de la provincia homónima. Obtuvo su título de Psicólogo en 1982 por la Universidad Católica de Salta, donde además de desempeñarse como profesor en diversas cátedras ha sido Profesor Titular de la Cátedra de Psicolingüística, y es Profesor Emérito desde octubre de 2017. Es docente del Centro de Investigación y Docencia (CID) del Instituto Oscar Masotta dependiente de la Escuela de Orientación Lacaniana de Psicoanálisis. En esta materia es autor de “La precipitación de lo real” (2005), “Lingüística y teoría del significante en psicoanálisis” (2010), e integra el volumen “Soledades y parejas. Luces y sombras” (2017). Además de concedérsele en 2012 el Premio al Mérito Artístico por su trayectoria literaria, otorgado por el gobierno de la Provincia de Salta, recibió, entre otros, el Primer Pre…

Ventaja publicitaria para Cambiemos



Alexis Gravier-. Usar la misma marca y el mismo logo en todo el país, es una ventaja publicitaria de máximo nivel para los candidatos de esa formación en Entre Ríos. 


Cuando se lanza una campaña publicitaria lo primero a tener en cuenta es la cantidad de presupuesto a utilizar, antes incluso de hacer las investigaciones en mercadotecnia que analicen y concluyan en cuánta es la cantidad de recursos económicos y humanos necesarios para la prosecución del objetivo publicitario. Esta cantidad se mide también en tiempo, target, medios de comunicación y recursos humanos, no es solo una cantidad presupuestaria. 
Esto es así porque los creativos están acostumbrados a trabajar en la escasez, la competencia y la prueba y error. 
En el marketing político se agrega la clásica fricción entre los candidatos, sus partidos, el contexto, la ideología y las percepciones y recomendaciones de los estrategas. Es una rispidez natural. El éxito depende en buena medida de cómo se sobrelleve esta rispidez. 



El mercado electoral es harto complejo. Su investigación requiere de las técnicas importadas de la mercadotecnia pero necesita de sociólogos, psicólogos sociales, antropólogos, comunicólogos, prenseros, encuestadores y operadores políticos para alcanzar su máxima eficacia. 
Agreguemos que la intuición del dirigente político juega un rol central y a veces, definitorio. A esta intuición, Maquiavelo la denominaba "fortuna". La fortuna en Maquiavela es una especie de suerte, de estar en el lugar correcto en el momento correcto, pero también tener una intuición reveladora, acertar lo que podrá suceder en el escenario político. En "El Príncipe", Maquiavelo le da a la Fortuna una preponderancia importante en la suerte que corra el dirigente político. 


En este sentido, el gobierno nacional, cuenta con una ventaja, que se traslada como ventaja a cada distrito subnacional. Como el caso de la provincia de Entre Ríos.
A diferencia de la provincia de Buenos Aires, la ciudad autónoma de Buenos Aire o la ciudad de Rosario (la más grande de Santa Fe), en Entre Ríos no se disputarán en octubre candidaturas para cargos locales. Con lo cual, la campaña abordará prioritariamente temas de interés legislativo nacional. 
Ésto es así en los papeles. El rumbo de una campaña puede derivar en otros tópicos y el gobierno provincial, por ejemplo, puede lograr poner su gestión como agenda prioritaria de debate. Hemos explicado ya en otro artículo que ésto le resultará difícil. Lo cual no equivale a imposible y no haremos pronósticos al respecto, mas bien analizaremos la marcha de la campaña electoral en otros artículos más adelante. 

Entre otras razones a las ya explicadas, en este artículo detallaremos por qué Cambiemos corre con ventaja. 

Antes que nada, quisiera explicar que trato de que mis notas no sean tendenciosas. He recibido comentarios críticos donde curiosamente se me adjudica trabajar para unos u otros, coincidiendo con el adversario de quien simpatiza el acusador. Es un sesgo interpretativo propio de los politizados. Bienvenida la crítica, pero que sea con buena leche. 




Vamos ahora a las razones por las cuales Cambiemos, en Entre Ríos, arranca con ventaja. 

En primer lugar, el candidato que encabeza la nómina, Atillio Benedetti, ya ganó una elección "parecida". Fue en el 2009 cuando enfrentó a Busti y Urribarri juntos aunque estaban peleados. 
En aquella ocasión, Bendetti no contaba con el gobierno nacional a su favor, varios municipios y legisladores locales en cuantía. 
Como contrapeso, recordemos que hoy no cuenta a su favor con la crisis del campo que lo catapultó y la crisis internacional que golpeó fuerte la economía argentina. Hoy tiene que defender un gobierno nacional con mal desempeño económico e ir contra un gobierno provincial que se muestra cercano a sus ideas, en especial por la sintonía de Bordet, el gobernador, con el Ministro del Interior y Obras Públicas, Rogelio Frigerio. 



En segundo lugar, Benedetti ya realizó otra campaña provincial como candidato a gobernador en 2011. Salió tercero. Pero su rostro es conocido y tiene experiencia de campaña.  Ese siempre es un activo en el marketing político. Casi la condición sine qua non.

En tercer lugar, tiene una estrategia general ya instalada: la de desideologizar. La misma está explicada en este otro artículo. 

En cuarto lugar, la marca Cambiemos estará en 23 provincias, excepto en Capital Federal, donde de todas maneras su principal candidata, Elisa Carrió, es una figura nacional que hoy cuenta con un alto prestigio. La batalla central del país tendrá como protagonista a María Eugenia Vidal, de buena imagen en todo el país y Cristina Kirchner, que va por Unión Ciudadana, lo cual no tiene correlato en Entre Ríos. 
Es decir, compite una marca instalada en todo el país, cuya campaña publicitaria será fenomenal por la penetración de los medios nacionales en Entre Ríos, contra una estrategia puramente provincial y defensiva. 
La iniciativa, por ende, está del lado de Cambiemos. 




Esta ventaja de Cambiemos es como cualquier ventaja en el juego publicitario: no es en sí misma, dado que ni siquiera lo que se denomina Imagen Corporativa trabaja en sí misma, sino dentro de un conjunto de referencias semióticas e intertextualidades en el marco de una sociedad multicultural donde el sentido de lo dado es efímero, lo trascendente es el deseo y el principal horizonte, el consumo. El consumo como pertenencia e identidad de tribu, clase social, nivel cultural, etc. 
Reitero el concepto de que podrá no gustarnos esta sociedad, pero es la sociedad con la cual tenemos que trabajar y convivir. Incluso si queremos cambiarla debemos comprenderla.

Esta ventaja de Cambiemos, por último, lo es en relación a sus adversarios y antes del inicio formal de la campaña electoral. 

Una ventaja publicitaria no implica una ventaja electoral. No hay una relación equivalencial directa y simplificar ambas esferas es una estupidez que lamentablemente cometen muchos colegas.