Seis para triunfar



Lucas Carrasco-. Somos Entre Ríos es la denominación más idiota poco acertada que pudo ocurrírsele a la reencarnación de Leonardo Simons, que es el que está al lado de Claudio Caniggia en este afiche de promoción de una gira por Entre Ríos de Seis para triunfar con su nuevo nombre artístico: Gustavo Bordet (resaltado para que alguien lo recuerde), que es el que está al lado de Caniggia hacia la derecha. A la derecha de Cresto, que ya es decir mucho, eh. A la izquierda de Simons está el Pibe Bazzokka. A la derecha de Bordet el Sobreviviente Designado y después Fanny, la Fan.





Si Somos Entre Ríos quiere expresar que los problemas de la gente común serán arreglados en Entre Ríos, tendrá que explicar, por ejemplo, la inflación. No solo la que promueve Leonardo Simons a través de Enersa, Ingresos Brutos, el túnel, etc, etc, etc sino también las bestialidades del Ministro Shell Juan José Aranguren, de los asaltantes del Banco Central y el Ministro de Buenas Notis, Nicolás Dujovne.
O sea, en vez de plebiscitar el gobierno nacional, el nombre busca sin beneficio de inventario comprarse todo el combo del gobierno nacional y encima decir "somos mejores".
¿No será mucho, che?

La única foto de Leonardo Simons donde no está con Frigerio es en blanco y negro

Tranquilos, que Somos Entre Ríos, así que la baja de las pensiones de discapacidad ¿se resolverán en Entre Ríos? ¿El gobierno provincial se hará cargo del cierre de fábricas? ¿Y qué pasa con la desocupación? ¿Y la pobreza? Tranquilos: Somos Entre Ríos.
¿Qué onda con la fibra óptica, con que los celulares nunca tengan señal, con que hay que pagar por el fútbol? Ah, Somos Entre Ríos.
Ajá.
¿Y?






Picasso sobre la interna del PJ
Antes de que a la franquicia local del Movimiento Evítala (a Cristina) le dieran un puestito simbólico en la lista, el gobierno nacional despidió a sus militantes de la Subsecretaría de Agricultura Familiar de Entre Ríos. Leonardo Simons no tuvo la deferencia de contratar a esos cuadros políticos para instituciones similares que tiene el organigrama de gobierno provincial. Estaba muy ocupado en la transacción por la cual el Pemo Guastavinoycerveza junto a la señora Kunath (¿se escribe así?) le regalaron medio país a Paul Singer a cambio de la única obra pública que Nación financió desde que asumió Leonardo Simons: los cosos ésos que están en la puerta de Casa de Gobierno. Unos cuadrados de madera con tierra y plantas marchitas, que viene a simbolizar una especie de plaza. Un homenaje a la Campaña del Desierto o algo así, porque lo único que tiene de plaza es la voluntad. Hay una sensación de plaza en la puerta de Casa de Gobierno. Dicha sensación de plaza consiste en esos maceteros, si es que les cabe el nombre, que están detrás del camión repartidor de agua envasada (porque no toman agua de la canilla, si el de Obras Sanitarias es un flor de delincuente!).
La gente sin sensibilidad para captar lo sublime y oculto del arte, presupondrá que esos grotescos maceteros no simbolizan más que un insulso insulto a la arquitectura pero es por falta de sensibilidad artística de quien mira. ¿O acaso el Guernica es un cuadro lindo? Ah, viste.
Bue. De hecho, esos maceteros -creo que son tres- deben haber costado lo mismo que un Guernica, porque pasaron por las manos del curador de obras de arte Miguel Marizza.

Bahilo, el Sobreviviente Designado, despertando el entusiasmo de las masas peronistas

Con su nombre artístico -Gustavo Bordet- resaltado, el grupo Seis para triunfar quiere convencernos que desde Entre Ríos se pueden resolver los problemas que son nacionales. Como es manifiesto que no lo ha hecho, la vaga promesa del Sobreviviente Designado, cuyo nombre artístico es Juan José Bahilo y encabeza la boleta de Seis para triunfar (es el que está al lado de Fanny, la Fan), es que si los votás -por cierto, yo lo haré- tendrán fuerza para que Leonardo Simons pueda hacer más maceteros. ¡Hasta la Victoria Siempre, Comandante!
¡Maceteros o Muerte!
El chantaje subliminal es que si gana la gente de Macri, te llevan el macetero a la puerta de tu casa y te obligan a mirarlo y te cobran por mirarlo. Seguro que además te cobran en australes, como los premios de Seis para triunfar.
Ok, habrá que votarlos.
Pero con menos entusiasmo que el televidente frente a Fanny, la fan.

Suscribirse