¿Y los descuentos para universitarios?

Julio Reibel-. Hasta el mes pasado cualquier estudiante universitario, presentando un certificado de regularidad emitido por su facultad y a veces también una fotocopia del DNI, en cualquier boletería de una empresa de transporte de pasajeros que opere en la provincia, podía comprar un pasaje con un descuento del 20% para viajar a cualquier destino, ya sea dentro o fuera de Entre Ríos.



Esto ya no es así y muchos estudiantes lo aprendieron por las malas, metiéndose el certificado en el bolsillo. Así se lo contaron a la redacción de Noticias Entre Ríos y a la de El Entre Ríos, según lo informó en un artículo del 15 de junio pasado.

Sin embargo el descuento sigue vigente en algunos casos, dependiendo del recorrido. Los que empiezan y terminan dentro de la provincia pertenecen a órbita de la Dirección General de Transporte de Entre Ríos y los que trascienden las fronteras provinciales son considerados de jurisdicción nacional en su totalidad (sin importar que se pida un pasaje, por ejemplo, de Paraná a Chajarí; si el colectivo hace escala en Chajaría pero luego va a cualquier otro destino fuera de la provincia, forma parte de un recorrido nacional).

Para estos últimos aplica el descuento del 20% en todos los casos, destinado a estudiantes universitarios, secundarios y personal docente, porque así lo ordena una resolución de 1972 del Ministerio de Obras y Servicios Públicos (res. 103/72
[http://168.101.24.238/estructu/moysp103_72.htm] , art. 3°, donde también se prescribe ese mismo beneficio para estudiantes secundarios y personal docente).




La normativa provincial, en cambio, no establece beneficios similares. En este sentido, la Ley provincial de Transporte N° 8.897 se limita a declarar la gratuidad del pasaje para alumnos de primaria (presentando un certificado emitido por la dirección de la escuela, "cuando se trasladen o regresen de dicho establecimiento") y para "los niños con cualquier tipo de discapacidad y un acompañante, cuando se trasladen o regresen de un establecimiento especial".



Descuento 20% pasajes de micro universitarios from jose luis martinez on Vimeo.


Esta ley, en su artículo 17°, le da el poder a la Dirección General de Transporte para intervenir "en el diseño y empleo de sistemas de abono de pasajes especiales o con descuento". Además, en el 16° prescribe que esa entidad fije las tarifas máximas y obliga a las empresas a pedir su autorización para implementar aumentos, cosa que ha venido pasando cada vez con más frecuencia: las empresas reunidas en la Asociación de Empresarios de Transporte Automotor (AETA) piden un aumento porque suben los insumos, por las medidas impuestas por el gobierno nacional, porque hubo una devaluación, porque tienen que aumentar los salarios, etc. y el gobierno provincial lo encuentra razonable por que... pobres empresarios.
(Si hay un lector interesado en conocer más sobre la citada ley provincial va a tener que dirigirse a la Biblioteca de la Legislatura ya que no es de acceso público vía Internet, porque la ley es igual para todos pero conocerla es otro precio —literalmente, porque hay archivos de leyes provinciales en línea pero son emprendimientos privados que cobran por el acceso).

Ya sea que se le pregunte a los empleados de las boleterías, a los representantes de las empresas o a el personal de la DGT sobre los descuentos para estudiantes, la respuesta es la misma: hay descuentos. Y es cierto. Está vigente un convenio del 2009 entre la DGT y AETA en el que las empresas se comprometen a realizar, para estudiantes secundarios, terciarios y universitarios, "descuento por abonos del 25% por compra de un mínimo de cuatro (4) pasajes, previa acreditación...", y lo mismo corre para jubilados y pensionados, aunque en su caso el descuento es del 23%. Vale aclarar que estos pasajes tienen una vigencia limitada: se compran del 1° al 10 de cada mes y vencen el 10 del mes siguiente. Y, por si alguien se quería hacer el vivo, son "nominales e intransferibles".

No contentos con eso, los empresarios del transporte acordaron a ofrecer un abono único para trabajadores y docentes que no cobren más que un salario mínimo y medio, también con un mes de vigencia: 23% de descuento para los que compren entre 10 y 19 pasajes, 28% entre 20 y 39 pasajes y 33% para 40 o más pasajes.

Claro que las empresas reciben una contraprestación por tanta bondad: un 50% de descuento en el impuesto a los automotores para todo su parque móvil.

El "descuento" implica que los usuarios le otorguen un crédito blando a la empresa, que puede utilizar esa masa de dinero para la timba financiera y, además, obtener privilegios fiscales.

Noticias Entre Ríos consultó a personal de la DGT acerca los descuentos para estudiantes pero se limitaron a repetir que lo que está vigente es el convenio del 2009. La jefa de marketing de Flechabus no estaba enterada de que se haya dejado de otorgar ese beneficio (cagarse en los estudiantes no es muy marketinero) y los empleados de las boleterías no estaban seguro de por qué había pasado pero seguían órdenes de sus superiores.

Entonces, según se pudo saber, no se está cometiendo ningún delito por parte de las empresas y, por ahora, hay descuentos para los que puedan comprarlos.
¿Qué hace falta que se amplíe el régimen de descuentos para viajes de jurisdicción provincial? En el mejor de los casos, que el Congreso modifique la ley de transporte. Si no va a haber que esperar que el Gobernador se sienta de buen humor y le instruya a sus ministros que, haciendo uso de sus prerrogativas legales, obliguen a las empresas a poner un descuento de verdad y no un abono que nadie puede usar.

Suscribirse

Información sobra. Falta entenderla

Medios locales y redes sociales

Stella Berduc, la avanzada

"Hay gente que teme más pensar que morir"

Laura Forchetti: poesía y feminismo

Zidane, crónica del pájaro que daba cuerda al mundo