Medios locales y redes sociales

Julio Reibel-. El caso de Infor-Villaguay sirve para entender la relación entre medios locales y redes sociales.



Roberto Kuttel, con una moto, una cámara y Facebook, creó el sitio web de información local más leído (por mucho) de Villaguay.




La ciudad de Villaguay, cabecera del departamento homónimo, tiene alrededor de 35 mil habitantes en total. El Facebook de Infor Villaguay  tiene más de 25 mil seguidores, mientras que su sitio de noticias Infor Villaguay, que en días normales tiene 5 mil visitas y en otros llega a las 100 mil.
Si se lo compara con otros sitios del mismo rubro orientados al público local, es el mejor rankeado por Alexa.com en Villaguay, la empresa más importante de medición y análisis de tráfico web propiedad de Amazon.com, en la lista de los sitios más visitados del país: está en el puesto 9.552.


Infor Villaguay está conformado por tres personas: Roberto Kuttel, Rosy Crossa y Juan Monzón. Rosy releva a Roberto publicando noticias cuando él no está y Juan es el encargado de la parte técnica de todo lo relacionado con el sitio web.


Roberto es de Villaguay, tiene 58 años y tiene cuatro hijos. Tiene algunos departamentos alquilados, un taller mecánico y un local de venta de artículos electrónicos y de computación, Informati-K, que él atiende, a cuatro cuadras de la plaza 25 de Mayo, la principal de Villaguay. El local tiene puertas de vidrio transparente justo en una esquina de las calles Paso y 9 de Julio. Aficionado a la fotografía, allá por el 2010 la página de Facebook de su comercio ya tenía varios álbumes llenos con fotos de personas que juzgaba interesante: "curiosidades, personajes de nuestro pueblo, personajes pintorescos o personas que conocían todos".



"Un buen día", recuerda, "saco un accidente, veo la repercusión que tuvo y empiezo a sacarle fotos a accidentes, cada vez más; los que encontraba, los que me avisaban". Eso fue a finales del 2011, actualmente los choques en la vía pública componen buena parte del contenido de su portal.
¿Quiénes le avisaban? "La gente, la gente hace la página".

Su perfil de Facebook ya tenía una llegada considerable, en parte debido a su seguimiento de la farándula local, y su teléfono era público. "Infor, hay un accidente en tal esquina", Roberto agarraba su cámara, cerraba el local y, en moto casi siempre, iba al lugar, quede a 40 kilómetros o a pocas cuadras, como lo sigue haciendo.
Desde ese comienzo el crecimiento fue continuo, hasta que le pareció que Facebook le estaba quedando chico y decidió crear, a mediados del 2014, su propio dominio en Internet con la ayuda de Juan. Eso le permitió, eventualmente, poder solventar sus gastos vendiendo espacios publicitarios.
"Al tener auspiciantes, por lo menos, pagaba la nafta de la moto" contó a Noticias Entre Ríos.


Ahora, hablando de esta nueva situación de autosuficiencia con modestas ganancias y del tamaño de su audiencia, dice que ese esfuerzo dio sus frutos. Luego de años en que los otros medios se resistían a reconocerlo como un par (recuerda haber sido citado como "dicen las redes sociales"), a fuerza de publicar buena información antes que ellos y una popularidad innegable, ya nadie puede dejar de admitir su importancia, por más que algunos se apuren a manifestar que lo hacen con reservas.

Él no se formó académicamente como periodista. "Soy un improvisado" reconoce sin enorgullecerse a la vez que ve su trabajo como un largo proceso de aprendizaje. Dice haber desarrollado una intuición acerca de lo que le interesa a su público, ayudado por las interacciones con sus seguidores en redes sociales y los datos de las visitas en su página.


En cuanto al contenido, el sitio de Infor Villaguay presenta dos diferencias destacables respecto de los de su competencia: una deliberada escasez de noticias acerca de políticos y una mayor abundancia de las referidas a accidentes automovilísticos y hechos propios de la tradicional sección de policiales, ilustrada con fotos propias o provistas por testigos que lo contactan. De estas últimas casi todas las noticias son reportes policiales a los que accede y publica luego de adaptar el lenguaje y suprimir nombres, números de documento y otros datos sensibles. Debido a una buena relación con sus fuentes (entre los que se incluyen personal de la Oficina de Tránsito y de distintas comisarías de esa y otras ciudades) generalmente, en los casos de choques de vehículos, llega al lugar del hecho antes que la ambulancia. Otras veces ha acudido casi en simultáneo con la policía a operativos de allanamiento. En algunos casos especiales, como consecuencia de esa velocidad, tuvo que pactar el retraso de ciertas publicaciones para no perjudicar labores policiales en curso: alertado por un lector que vio un operativo policial en la ruta 18 ("No sé qué pasa, hay un tipo esposado"), Infor Villaguay fue el único medio presente durante la detención de Gonzalo Caudana, el empresario de la cocaína, pero no hizo pública la noticia hasta que se realizaron los allanamientos que siguieron a ese suceso y que terminaron con 22 detenidos.
----------------------------------------------------------------------------------------------

Los medios locales y la globalización

Daniela Sánchez-. La principal amenaza de los medios locales no son los medios "nacionales" sino la globalización. Enterate acá por qué sucede ésto.


-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

A Roberto no se le escapa que la instantaneidad es de importancia capital para los consumidores de sus noticias y que, respecto de los medios tradicionales, él los aventaja: "Competir con un medio en papel es desleal porque yo, a los diez minutos que ocurre, vengo y pongo la foto. Ellos tienen una redacción, sale una vez por día; cierran a las 12 y si el hecho ocurrió a las dos y media ya hay que esperar al otro día y al otro día es viejo. El mundo ha cambiado... Acá hay un semanario, yo nunca me expliqué cómo puede trabajar un semanario".

Atendiendo a esta urgencia fue que adquirió varias cámaras y las tiene listas para distintas circunstancias (unas adaptadas para fotografías nocturnas, otras con distintos tipos de lentes), de manera que no tenga que perder tiempo preparándose para salir a cubrir una noticia.
Sin embargo Infor Villaguay hace la diferencia en su página de Facebook. Respecto de los demás medios locales no posee ventajas en cuanto a las tecnologías de las que dispone pero las ha capitalizado de manera novedosa. Roberto dice que la gente hace la página y la gente está en su Facebook. Visto así su sitio web funciona como un depósito de los artículos de corte más tradicionalmente periodístico a los que sus seguidores son redirigidos desde Facebook y Twitter, pero en el sitio de Zuckerberg publica constantemente contenido exclusivo: diariamente recibe decenas de denuncias, quejas, avisos solidarios, pedidos, etc. Así como le llegan, casi todos por mensajes privados, los publica. Roberto destaca que la gratuidad de su servicio es un factor importante si se quiere explicar el volumen de solicitudes de este tipo.
Los únicos avisos que ya no difunde son los relacionados con mascotas perdidas o en adopción: al ver que llegaban muchos mensajes a la vez que sus lectores demostraban poco interés, decidió crear un grupo especial en esa red social y le dio la administración a gente de la Sociedad Protectora de Animales de Villaguay.


Actualmente Roberto dice estar cómodo con su situación y no adelanta que vaya a hacer grandes cambios en el futuro previsible. Declara que ve a Infor Villaguay como un proyecto que le da la satisfacción que es para él sentirse útil para su comunidad y, al preguntársele acerca de aspectos negativos de su labor, destaca las veces que ha publicado anuncios de vecinos que encuentran objetos perdidos o mascotas extraviadas y, al momento de ser contactados por los dueños legítimos, exigen recompensas onerosas.

Por otra parte, lamenta haber "comprado 'pescado podrido'... Sobre todo en épocas de elecciones... en época de elecciones casi que no tenés que hacerle caso a ninguno que quiera hablarte en off"; sostiene. En particular recuerda el caso de una denuncia de abuso de una menor que, tras su publicación (que incluía información que luego no se pudo corroborar), suscitó una marcha numerosa que terminó en el domicilio de un juez que no había tenido intervención en la causa. Como siempre, no deja de ver estos sinsabores como oportunidades para perfeccionarse en su nuevo oficio.

Suscribirse

Información sobra. Falta entenderla

Stella Berduc, la avanzada

"Hay gente que teme más pensar que morir"

Laura Forchetti: poesía y feminismo

Zidane, crónica del pájaro que daba cuerda al mundo