La religión PRO

Osvaldo Quinteros-. De qué se trata el marketing de Durán Barba. Copias a telepredicadore, mormones y hasta Lula en el Brasil de los años 80.



Las técnicas de marketing político de Durán Barba no son ninguna novedad. Ya las usaba a fines de los años ochenta Lula en Brasil, cuando aún era de izquierda y no hacía campañas profesionales: sus discursos para la candidatura presidencial los hacía en escenarios redondos, con gente común en todos los costados. Pero sí copiaba -lo mismo que hace Durán Barba- a los telepredicadores evangelistas, que en Brasil son legión y tienen mucho poder entre los más pobres. 





A esas técnicas, Durán Barba le aplica la receta militante de los Testigos de Jehová. De ahí salen, por ejemplo, "los timbreos". De los mormones copió la cuestión del manual para convencer a la gente, repitiendo siempre el mismo enunciado con formato de eslogan publicitario, aún cuando sea abiertamente mentira, como "Pobreza Cero".  
Del discurso religioso viene también la apelación al futuro como manera de soportar el angustioso presente, cuestión que llevada al terreno de la práctica se aplica perfectamente para militar en un partido que hizo un ajuste brutal y necesita convencer a sus bases de que a futuro, el sufrimiento presente, será recompensado. Y es también de las iglesias evangelistas que copia el credo de no historizar jamás nada. Abolir el pasado. Es lo que hacen las nuevas iglesias new age, que no cargan con la mochila de las religiones milenarias. Lo cual le viene perfecto a una derecha como la argentina, cuyo pasado está complicado por el apoyo a las dictaduras, la proscripción de peronistas y comunistas y la corrupción con la que se enfiestó durante el menemismo. 
Aunque sí incorpora en el discurso político elementos de las religiones milenarias: la política como entrega, como vocación de servicio, como sufrimiento, como culpa y arrepentimiento en el arte de gobernar. 



La utilización de los globos es una técnica que se utiliza en las campañas presidenciales de Estados Unidos desde los años sesenta. De ahí proviene también la coordinación del merchandise: gorros, prendedores, remeras, globos, sombrillas. Todos con el mismo diseño gráfico, un cuidadoso estudio de marketing sobre los colores a utilizar y la supuesta despolitización de los eslóganes. 
Estas técnicas provienen del marketing comercial pero en los Estados Unidos se incorporaron primero a la política -ya en los años 60- y luego recién a la industria de la publicidad comercial. 
En Estados Unidos, esta estética se trajo de los eventos deportivos masivos a la política, que les dio su toque particular. 
En Argentina, fueron pioneros en la utilización de estas técnicas los políticos derechistas, principalmente de la UCEDE.  



El entrenamiento para la campaña sucia el propio Durán Barba lo viene aplicando en países caribeños hace mucho tiempo (en sus primeros reportajes como bufón de Mauricio Macri, hace ya más de una década, explicaba que él era experto en campañas sucias. Además, fue procesado por este tipo de maniobras por la Justicia argentina). De hecho, es un experto en "humanizar" derechistas impresentables en países bananeros. Es la primera vez que trabaja en un país mediano y con alto nivel educativo en comparación con la región, como es Argentina. En Brasil, nunca pudo asesorar más que a figuras marginales de la derecha.
El currículum de volver presentable a impresentables fue lo que sedujo a Macri tras perder el balotage contra Ibarra, que era apoyado para Jefe de Gobierno por Carrió, Kirchner y todo el arco político menos el PJ porteño y partiditos de la derecha nostálgica de la dictadura. 
 Así fue como recaló en Argentina, aprovechándose de la escasa formación política de Mauricio Macri y de su abultada billetera. Hoy, Durán Barba vive en los Estados Unidos gracias a los impuestos de los argentinos, aunque sean ultrasecretos los contratos de este militante rentado VIP. 



El Presidente Macri es un hombre que va dos veces por semana a un psicólogo y una vez por semana a un psiquiatra desde hace casi 30 años, luego de que fuera secuestrado por policías corruptos. Una persona que tiene esa agenda semanal de psiquiatras y psicólogos y escasísima cultura, es propensa a comprar los espejitos de colores que vende el ecuatoriano chantún que se pasea por los medios oficialistas difundiendo sus libros, diciendo tonterías sin sentido y dejando siempre en claro que subestima a Macri, solo que lo subestima de una forma tan inteligente que el Presidente no se da cuenta. Siempre le baja el precio y deja en claro que Macri es Macri gracias a él, el autorreferencial y ególatra encuestador que, depende del humor del momento, dice que no hace encuestas. Otras veces dice que sí. Tiene un complejo de inferioridad evidente con su rol de encuestador: él quisiera ser Maquiavelo, un consejero del Príncipe, pero es el hazmereír de la dirigencia política. 



Sin embargo, como atestiguan los radicales sin dignidad que se postran ante los sermones de este charlatán caribeño, por la plata baila el mono y solo en privado, o en público pero recién pasados dos años, se animan a criticarlo apenitas. 
Nadie lo toma en serio, excepto el Presidente. 
Lo increíble es que esta mezcla de López Rega con Cantinflas que es Durán Barba, tenga tanto poder en el gobierno nacional de un país medianamente en serio como Argentina. 
Cuando fue funcionario de tercera línea de un gobierno de corruptos derechistas en Ecuador, no duró ni un año que lo echaron a patadas. Acá se pasea como si fuera el verdadero Presidente de la Nación. Y lo peor es que quizás efectivamente lo sea.  

Suscribirse

Información sobra. Falta entenderla

Medios locales y redes sociales

"Hay gente que teme más pensar que morir"

Stella Berduc, la avanzada

Laura Forchetti: poesía y feminismo

Zidane, crónica del pájaro que daba cuerda al mundo