La inteligente campaña de Cambiemos

Alexis Gravier-. Claves para entender cómo hará campaña Cambiemos en Entre Ríos


Mientras Cristina Kirchner, vestida con un  pullover de color poco llamativo para que resaltara la gente común que subió al escenario (llamándolos por su nombre de pila, besándolos y poniéndose, en suma, en un pie de igualdad), presentaba "víctimas" del modelo macrista en Mar del Plata, en lo que fue sin dudas el mejor acto de campaña en toda su historia política y posiblemente, el más profesional y sin un mínimo de improvisación. Mientras eso sucedía, Cambiemos largó un spot muy simple pero, a mi juicio, efectivo para entender los ejes por los cuales girará la campaña nacional de Cambiemos. Por lo tanto, la campaña de Cambiemos en Entre Ríos.
Como ya explicamos, Cambiemos arranca con ventaja publicitaria. 
Los dos actos comunicacionales en simultáneo, el de Cristina transmitido en cadena incluso por los canales que se quejaban de las cadenas nacionales de Cristina, son de distinta magnitud y distinto impacto, aunque ambos buscan el público independiente, que es el que define las elecciones cuando se inclina hacia uno u otro lado, sumándose a los "votos duros" de cada formación política.

La importancia de este spot reside en su minimalismo, en su poquedad, pero establece los ejes estratégicos de la campaña por venir.



Este spot, presentado por Cambiemos, es para la provincia de Buenos Aires, batalla electoral que resulta crucial para el oficialismo nacional pero aún más para la oposición: Randazzo, Massa, Stolbizer y Cristina de Kirchner se juegan, ni más ni menos, que su superviviencia política. Cambiemos se juega su gobernabilidad.
Aunque, como me dijera recientemente un candidato a legislador de Santa Fe "en política nadie está muerto del todo nunca". Es cierto.

A grandes trazos, se puede medir esta lucha política con el registro de Marca Vs Oferta. 
Lo primero que llama la atención del spot en cuestión es que no tiene imágenes.
Lo segundo es que no está el habitual colorido que tienen los isotipos de Cambiemos. Tampoco la señalética de Cambiemos, específicamente del PRO, está presente.
Y apelan, quizás por primera vez, a las palabras, no a las imágenes.



Sobre un fondo completamente blanco y con letras negras ubicadas a la izquierda -donde son más fáciles de leer, ya que las personas leemos de izquierda a derecha, y al ubicar las palabras en los márgenes, en vez de en el medio, dan la idea de que no se trata de un texto largo- alguien anónimo hace preguntas por escrito. No hay ninguna voz.
La cantidad de caracteres de cada pregunta no supera nunca lo que sería un tuit, que tiene 140 caracteres. La música de fondo tiende a la esperanza. El esquema general busca meter proeza y seriedad. Transmitir esos conceptos.
Recién hacia el final y sin música, aparece la firma: Cambiemos. Con una luz más apagada y los subrayados de colores, más finitos que de costumbre, así como la palabra Cambiemos está en un negro más cercano al gris.


Las preguntas formuladas contienen la respuesta que esperan transmitir. Pero no son ellos, los políticos, los que responden, sino el televidente. Lo cual es muy inteligente, porque las preguntas están formuladas de manera sesgada, pero buscando que el televidente sienta que puede responderlas y así se va creando en su cabeza la noción de que es él quien está razonando, es él quien está decidiendo y que no lo están tratando de engañar.
Por supuesto, esto no es así. Se trata de una estrategia publicitaria. Una estrategia publicitaria muy inteligente y sin dudas, efectiva.
Las preguntas del spot buscan instalar la idea de comunidad. Machaca sobre los temores que genera la UCR en torno a la ingobernabilidad por las experiencias pasadas y el temor de que un partido nuevo, como el PRO, esté al mando del país.
También traza un panorama de lucha contra las mafias, de que "aún falta mucho por hacer", de que las promesas no cumplidas en algún momento se lograrán, dado que lo que parecía imposible, como ganar la provincia de Buenos Aires o el simple hecho de gobernar, se volvió posible.

Al transformar estas realidades cotidianas (que son fruto del voto de la gente) en proezas de los dirigentes, se deja abierto el campo de la esperanza hacia un futuro mejor. Un futuro que, el propio spot lo asume al no incluir logros del gobierno, se muestra escurridizo. Genera dudas la idea de que la economía, la inseguridad, etc, van a mejorar.
Para disipar esa duda es que están elaboradas las preguntas.



Suponemos que esas serán las claves para Cambiemos también en Entre Ríos. El escándalo del narcotráfico en el municipio de Paraná, por ejemplo, será presentado como un proceso de combate a las mafias enquistadas en el Estado. Una parte de la "pesada herencia", en clave con lo sucedido en La Salada, el ingreso a la villa 11.14, los grandes operativos del narcotráfico y hasta la captura de los hermanos Lanatta cuando huyeron del penal de máxima seguridad y deambularon por Santa Fe hasta que los encontraron.
A la vez que intentarán neutralizar los ataques de la oposición. Por ejemplo, los tarifazos son presentados como una lucha contra los cortes de luz. Esto se complica en Entre Ríos porque los tarifazos los ordena Bordet, pero hasta el vicegobernador Bahl, pasando por encima este dato obvio, dijo que en estas elecciones había que repartir dos boletas: las boletas del peronismo y las boletas de luz.
Funcionaría si se repartieran las boletas de luz de Capital o provincia de Buenos Aires.
Bahl, rápidamente archivó lo que seguramente creyó que era genialidad de discurso.
Otro de los ataques que se busca neutralizar es la apelación a "mantener lo conseguido", una referencia clara hacia la continuidad de los planes sociales, escorados por la inflación. Inflación que dicen que bajaron. No es cierto. Pero en las campañas La Verdad no suele ser un insumo importante.


Suscribirse

Información sobra. Falta entenderla

Medios locales y redes sociales

"Hay gente que teme más pensar que morir"

Stella Berduc, la avanzada

Laura Forchetti: poesía y feminismo

Zidane, crónica del pájaro que daba cuerda al mundo