La presentación de Bittel

Gonzalo García Garro-. Es oportuno hoy también recordar a Deolindo Felipe Bittel, un representante o dirigente afín a un sector del peronismo que reiteradamente sufre ataques, muchas veces injustos, especialmente de los sectores de la izquierda gorila, en relación a los hechos acaecidos en aquellos días de dictadura militar.

Insólita actitud de una pizzería

Ezequiel Bauman-. Sucedió lo insólito. Una pizzería me trajo, con un motomandado, una pizza. Estaba la caja envuelta con una bolsa y pegada a la bolsa, lo insólito: ¡UN TICKET LEGAL!



Inmediatamente pensé que esta pizzería competía con las otras pizzerías de la ciudad de Paraná en condiciones desventajosas, dado que al trabajar en blanco, tienen mayores gastos. El IVA, por ejemplo, que es el 21% del total del precio. Además de Ingresos Brutos, que el contador Gustavo Bordet aumentó de manera escandalosa llevando al borde de la quiebra a muchos negocios y profesionales.

Debería ser normal que todos los comerciantes cumplan con la ley, hagan la correspondiente factura, que es obligatoria, y paguen los impuestos como corresponde, a pesar de tener una estructura impositiva reaccionaria, agravada en el caso de Entre Ríos especialmente desde la asunción de Bordet.

El Presidente Mauricio Macri lo dijo con todas las letras: hay una fuerte carga impositiva.
A mi juicio, este planteo es un error. Porque el problema no es la carga impositiva, sino el esquema regresivo.
Los países desarrollados tienen altas cargas impositivas, pero no recaen, como en Argentina, sobre los más débiles. A la vez que otorgan servicios públicos de calidad. Bélgica, Suecia, Dinamarca, Finlandia, tienen IVAs parecidos a la Argentina, pero allá los gobernantes van al hospital público y mandan a sus hijos a la escuela pública.



Basta pensar que la mujer con el bebé que pide limosna en la peatonal de Paraná, después va al supermercado y compra, si le alcanza la plata, un paquete de fideos. El Estado pasa a cobrarle el 21% de IVA. El mismo porcentaje que le cobra a quien compra cinco quilos de lomo, un tipo de carne que la señora mendiga jamás conocerá. Ambos pagan los mismos impuestos. ¿Es justo?

El IVA ganó peso en el total de la recaudación gracias a la baja y eliminación de las retenciones, el aumento del desempleo y del empleo en negro y la quita de Bienes Personales.
A ésto sumemosle los aumentos de las tasas municipales de Paraná, la brutalidad de Bordet en los aumentos de Ingresos Brutos y la electricidad, además del aumento de las naftas, los peajes, los cigarrillos, el túnel, el transporte público.
Todo precios regulados por el Estado.
El cuento de la libre competencia y la liberación de las fuerzas del mercado, no es más que eso, un cuento. Los resultados están a la vista.

Recientemente, nuestros vecinos de la República del Uruguay tomaron la drástica medida de bajar el IVA -Impuesto al Valor Agregado- del 22% al 18%. Una baja significativa porque en Uruguay el Estado brinda servicios de calidad, sobre todo, los servicios educativos y de salud. Ambos son gratuitos y, reiteramos, de calidad. No puede compararse con lo sucede en Entre Ríos y una muestra cabal de ésto es que los políticos entrerrianos no van a la universidad provincial ni a dar clases, y menos que menos se hacen atender en un hospital público o mandar a sus hijos a una escuela pública.
Y por primera vez, el Presidente argentina y la Vicepresidenta, son egresados de universidades privadas.
Al bajar el IVA Uruguay, Argentina quedó en el podio de los que más cobran en América Latina este impuesto distorsivo, inequitativo e injusto.




En el mundo hay tres modelos de IVA. Uno es el nuestro: un impuesto a todas las compras, con algunas excepciones puntuales y fugaces. El otro modelo, que impera en casi todos los países del mundo, es el de dos IVAs. Uno para muchos productos de consumo y un IVA Reducido para alimentos, medicinas, etc. Incluso, hay países que aplican el IVA Reducido a sectores de la economía que buscan impulsar, como el turismo o las energías ecológicas, por poner dos ejemplos.
El tercer modelo es el que existe en Estados Unidos: no tiene un IVA general, directamente Aunque algunos Estados dentro de Estados Unidos, e incluso algunas ciudades dentro de esos estados, aplican un impuesto a las compras, lo que sería un IVA, aunque le llaman sales taxes.

Hay países que tienen dos y hasta tres IVAs reducidos y que gravan (sí, va con ve corta) los consumos suntuarios como autos de lujo, yates, mansiones.
En Argentina se ha intentado, con poco éxito, instaurar algunos de estos gravámenes al lujo.
Pero nuestro retroceso viene de lejos.
Ya el Proceso de Reorganización Nacional había eliminado el impuesto a la herencia, un tributo de carácter progresista. La democracia nunca reimplantó este impuesto, que sería de estricta justicia.


Canadá tiene un IVA del 5%. Japón y Suiza del 8%.
En estos tres países, además, el IVA efectivamente se paga.
Uno no se encuentra con la sorpresa de que una pizzería manda al cadete con la boleta donde indican que pagan el IVA nacional y los Ingresos Brutos provinciales.