Entre Ríos cae menos pero cae

Ezequiel Bauman-. Se desploma el consumo y ésto impactará de manera decisiva en el resultado electoral.





El INDEC (Instituto Nacional de Estadísticas y Censos) informó que las ventas en supermercados tuvieron en mayo (último dato disponible, informado a fines de julio) un crecimiento del 19,9% y en los shoppings del 12,3%.
¿Es una buena noticia?
Para nada, es una pésima noticia.
Significa exactamente lo contrario de lo que se informa.



Volvamos con la reiterada aclaración que hacemos en esta columna económica: es un mérito importante del gobierno del ingeniero Mauricio Macri volver a hacer creíbles las estadísticas oficiales, insumo esencial para el diseño de políticas de estado.

El informa en cuestión dice que las ventas en cadenas masivas minoristas, o sea supermercados, aumentó 19,9% y en los centros comerciales de grandes superficies, los shoppings un 12,3%. Este aumento es en comparación con el año pasado, un 2016 donde se desplomó de manera estrepitosa el consumo, con la consecuente pérdida de puestos de trabajo, cierre de locales, menor capacidad de las familias de comprar cosas, etc.
El aumento del consumo que registra el INDEC es en pesos a valores nominales, con lo cual, hay que descontarle la inflación para dar con los valores reales.
omo en mayo del 2016 había un apagón estadístico, se utilizaba como modedidor de la inflación el IPC (Índice de Precios al Consumidor) del Gran Buenos Aires, como indicador para todo el país. Pues bien, al inflación de mayo del 2016 a mayo del 2017 fue del 24%.

Hay que recordar que la ola inflacionaria arrancó con fuerza en noviembre del 2015, siguió con la devaluación de enero del 2016 y la rebaja salarial de las paritarias cerradas en mayo. Por lo tanto, la comparación anual entre mayo del 2016 y mayo del 2017 es una "avivada" del gobierno para que le de bien. Aunque de todas maneras, le da mal. Porque ni la suba de las ventas en supermercados (19,9%) ni en shoppings (12,3%) da por encima de la inflación. Con lo cual, en realidad, cayó el consumo de manera importante.

Una vez entendidas estas cuestiones técnicas imprescindibles, hay que sacar la cuenta: el consumo en supermercados cayó un 2,5% y en shoppings un 4,3%.



Ahora viene la noticia que atenúa un poco la cuestión anterior.
Los datos son porcentajes nacionales.
Si se calcula nacionalmente, dan los resultados citados más arriba. Pero cuando se desagrega por distritos, Entre Ríos está entre los que menos cayeron en consumo. El "aumento" del consumo en supermercados fue de Entre Ríos fue del 21,8%; o sea, una caída del 2,2%. Solo cayeron menos la ciudad de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires.
Para comparar, las caídas en la mayoría de las provincias del norte y cuyo rondó el 13%. Como tienen menos población, en el total nacional afectan menos el número estadístico.

Ahora bien, si hacemos una proyección de estos resultados económicos a la política, podremos intuir en qué lugares ganará seguro Cambiemos, como CABA, en qué lugares la tendrá peleada como Gran Buenos Aires, Entre Ríos y Córdoba (que está cuarta en menor caída del consumo) y dónde estará complicadísimo, como La Rioja, Catamarca, San Luis y San Juan.

Por supuesto, este traslado mecánico no es del todo correcto, son apenas indicadores.
Además, queda tiempo para las elecciones y es de suponer que los gobiernos apuntalarán el consumo. Tanto el gobierno nacional como, en el caso de Entre Ríos, el gobierno provincial. Que compiten entre sí pero Cambiemos tiene también varias intendencias, como la estratégica intendencia de la capital provincial, que por ejemplo paga los sueldos y aguinaldos el último día del mes y sin complicaciones, a diferencia de la provincia que por corrupción está enredado con Eskenazi y la privatización hasta de las liquidaciones a los docentes.
Evidentemente, el contador Bordet prefiere perder votos pero seguir enriqueciendo a Eskenazi a costa del empobrecimiento de los docentes. Ante la mirada distraída del gobierno nacional, por cuestiones OBVIAS:

Eskenazi solucionando La Grieta