El hecho maldito del país burgués



Gonzalo García Garro-. Breves apuntes para una historia del peronismo. Primera parte.

Introducción: 

“Muchacho, el pueblo recoge todas las botellas que se tiran al agua con mensajes de naufragio. El pueblo es una gran memoria colectiva que recuerda todo lo que parece muerto en el olvido. Hay que
buscar esas botellas y refrescar esa memoria”. Leopoldo Marechal. 


Es imposible intentar resumir la riquísima historia del peronismo en tan breve espacio.
Desde 1945, hasta hoy, en estos últimos 71 años, el peronismo de un modo u otro, ha modelado la vida de los argentinos.
Escribir la crónica del peronismo es escribir en buena medida, al fin y al cabo, la historia de los argentinos, la historia de la Argentina moderna.


Para cualquier argentino ya entrado en años, peronista o no, el movimiento justicialista no se le presenta como algo extraño, al contrario, cualquier ciudadano conoce a grandes rasgos la vida y obra de Perón y Evita, el significado de los 18 años de exilio del Líder, la profanación del cadáver de Eva Perón, los retornos de Perón a la Patria, las elecciones del 73 con el FREJULI, el gobierno de Cámpora, la muerte de Perón en 1974, el golpe militar del 76, los desaparecidos y el terror.

Puede ser que los más jóvenes no lo sientan tan cercano ni conocido, pero en términos generales podríamos afirmar que el pueblo conoce empíricamente lo que fue el peronismo, y quienes no lo experimentaron lo saben por el constante ejercicio de memoria política que hace el PJ y los sucesivos y recientes gobiernos peronistas.

En fin, toda la historia argentina de los últimos 70 años está teñida de peronismo. El pueblo argentino en su totalidad ha sido protagonista y testigo de las luchas y los anhelos de nuestro movimiento.
Por esta razón, porque entendemos que es conocida por todos, especialmente por los militantes, es que no escribiremos una crónica histórica del peronismo cargada de datos y fechas. Sólo trataremos algunos hechos y procesos históricos, aquellos que consideramos más relevantes y significativos en la crónica histórica del peronismo. Aquellos hechos que, por su trascendencia indiscutible conformaron y conforman la identidad política de nuestro movimiento. Los hechos que constituyeron al peronismo como el movimiento político transformador de la Argentina contemporánea. La fuerza política del trabajo, la producción y la Justicia social, la que expresó la contención y representación social de los humildes, de los que más sufren, de los desamparados.





El peronismo atravesó las vicisitudes más variadas que puede sufrir un movimiento político. Fue una fuerza política que nació de una manera revolucionaria, espontánea y casi inesperada y que después de gobernar 10 años cae abrupta y violentamente ….Y así transitó más de 70 años la vida política argentina, con vaivenes notorios, derrotado y victorioso, unido y quebrado, en la vida pública y en la clandestinidad, con Perón vivo y con el Jefe muerto, con sus mártires y con sus traiciones, con sus muertos y con sus “vivos”… hasta llegar a nuestro presente, en la segunda década del Siglo XXI, gobernando la provincia, afuera del poder en la Nación y nuestra ciudad, pero con la certeza que las verdades que le dieron vida son acompañadas por la mayoría del pueblo argentino.

Queremos en este cuaderno entonces recordar y reflexionar sobre algunos hechos relevantes en la historia del peronismo y homenajear en este trabajo también, a toda la militancia peronista que dejó su vida en la lucha por la construcción de una Patria más justa, libre y soberana, una Patria verdadera para todos.



El 17 de Octubre 


“Presentía que la historia estaba pasando junto a nosotros y nos acariciaba suavemente como la brisa fresca del río. Lo que yo había soñado e intuido durante muchos años estaba allí presente, corpóreo, tenso, multifacetado, pero único en el espíritu conjunto... El espíritu de la tierra estaba presente como nunca creí verlo”. Raúl Scalabrini Ortiz. 


Significado de la gesta 



Hemos elegido la gesta popular del 17 de octubre como el hecho histórico más relevante y significativo del periodo fundacional o pre-peronista.

Juan Perón y el peronismo, fueron producto de un momento histórico.
Las consecuencias económicas y políticas de la segunda guerra mundial, la lucha por su independencia de los pueblos dependientes, colonizados y sometidos, al igual que las fuerzas sociales que despertaban en la Argentina, se combinaron con la crisis del modelo económico liberal agro-exportador oligárquico, para crear una encrucijada en la cual el Movimiento Nacional tomará forma bajo la dirección de un Líder, cuyo genio consistía en interpretar, comprender y encarnar lo que el pueblo necesitaba y quería. Toda esta historia nace aquel 17 de Octubre de 1945.

La Argentina previa al peronismo 

A mediados de la década del 40, llegaba a su fin la llamada "década infame", signada por el fraude, los negociados y el descrédito de los partidos políticos. En esta época, a pesar del aislamiento producido por la Segunda Guerra Mundial, se había alentado el crecimiento industrial basado en la sustitución de importaciones.
En el seno de la sociedad, surgió una poderosa clase trabajadora, como resultado del desarrollo económico y de las migraciones internas del campo a las grandes ciudades.
En 1943 el Grupo de Oficiales Unidos (GOU) deponen al gobierno civil y, un tiempo después, asume, el entonces Coronel Perón, como Secretario de Trabajo y Previsión Social.
Perón generó, desde allí, las condiciones para expresar los anhelos del pueblo y darle cohesión y contenido diferenciado a un movimiento de trabajadores. Para ello, impulsó el movimiento sindical, promulgó nuevas leyes sociales, reformó las existentes y creó nuevos sindicatos.

Alcanzó prestigio y apoyo entre los sectores obreros. Pero los cambios sociales inaugurados no eran suficientes. Hacía falta conquistar el poder, asumir el gobierno y controlar los resortes del Estado; y lograrlo por medios democráticos, para consolidar la revolución y legitimarla. Y por sobre todo se debía derrotar a los intereses de la oligarquía, el imperialismo y toda la vieja política de entonces que se oponía abiertamente a esa nueva argentina que estaba naciendo.


El hecho maldito del país burgués 

Según crecía el poder de Perón, aumentaban sus enemigos entre las Fuerzas Armadas.
El equilibrio de fuerzas dentro del Ejército se quebró desfavorablemente al entonces Coronel Perón, éste renunció, fue detenido y la oligarquía se disponía a retomar el control del poder.
Los enemigos de Perón no pensaban rendirse ni entregarle el poder al pueblo.
Fue entonces cuando la historia de nuestra patria encontró su bisagra.
El 17 de octubre se produjo un movimiento absolutamente espontáneo que desbordó a los dirigentes y que le dio al peronismo un sentido místico que perdura hasta hoy, más de siete décadas después.

El dirigente político, peronista o no peronista, que no tenga en cuenta éste factor no entenderá nunca lo que es el peronismo, ni entenderá nunca lo que es la historia política y el futuro político de los argentinos.

Los dirigentes que gestaron el 17 de octubre eran laboristas, radicales, nacionalistas, forjistas, socialistas, católicos militantes e incluso comunistas y anarquistas.
Era un movimiento emergente sin cuadros políticos propios ni militantes, sin estructura partidaria, sin la disciplina ni el oficio propio de los políticos experimentados.

Era solamente el carisma, la conexión mágica, inexplicable para los hombres cultos de la oligarquía, que unía, al entonces Coronel Perón con el Pueblo, lo que hizo que se pudiera, de la nada, constituir en un partido político electoral que triunfara en las elecciones. Y, frente a la figura de Perón, contra lo que su figura expresaba, se alinearon todas las fuerzas tradicionales y convencionales de la República de entonces.
Todos los partidos políticos tradicionales, todas las organizaciones empresariales, todas las universidades, toda la prensa; todos bajo la dirección de la embajada norteamericana.


No había dudas: el poder “real” no estaba con Perón… he ahí el significado político del 17 de Octubre, en este punto radica su identidad y su trascendencia histórica. Y en esta génesis, en esta característica fundacional de nuestro movimiento, como fenómeno antagónico al poder oligárquico, al “establishment” de aquel momento, encontramos también el significado real de la definición del peronismo como “el hecho maldito del país burgués” que tan brillantemente esbozara John Wlliam Cooke en uno de sus escritos.

Suscribirse