El castillo entrerriano donde nació "El Principito"

Santiago Zorrilla.- Construido en 1888 por un falso conde, el Palacio San Carlos contiene la mística de haber inspirado a Saint-Exupéry, el  creador de "El Principito".

En 1884 se había firmado un convenio con Francia para la construcción de un frigorífico en la ciudad de Concordia que se dedique a la producción de carne enlatada. La fábrica se llamó "La Uruguay" y comenzaría muy pronto a producir. Para hacerse cargo de la administración llegó a Concordia el hijo de uno de los dueños, Eduardo De Machy, a quien le decían Conde por su portentosa vida: siempre que se paseaba por la ciudad lo hacía en unos majestuosos carros tirados a caballo. De Machy llegó con su esposa y un hijo de 7 años. Al principio se alojaron en el hotel de pueblo, después en una casa familiar en el centro de la ciudad, hasta que se mudan al paraje San Carlos, donde se construyó el palacio del que actualmente sólo se ven sus ruinas.


Un artículo publicado en 1918 la revista Caras y Caretas que dirigía Fray Mocho contaba sobre el castillo que "el palacio San Carlos, que así se llama el castillo del francés, está construido en piedra viva, de la que hay bloques enormes, fuertemente soldados uno con otro gracias a materiales de primer orden. Paredes macizas, salones con techo en madera esculpida, mármoles, tapicería finísima que cubría las paredes y se cambiaba muy a menudo, pues el dueño no era muy conservador, sino que encontraba agradable solamente lo variado, el hecho es que el palacio de San Carlos se parecía más bien a la residencia de un rajá indio, que a la suntuosa mansión de un europeo. Por su cuenta y riesgo llegaban troupe de artistas y bailarinas, que daban funciones ahí mismo para uso exclusivo del dueño y sus amigos; en fin, un derroche, que apenas habría podido sostener el patrimonio de los Rostchild o Rockefeller”.




Resulta fascinante leer las historias de este castillo y de "La Uruguay". Suena poco creíble que Concordia alguna vez haya sido próspera, fundamentalmente a la luz de los acontecimientos actuales pero fue así.
Hoy del Palacio sólo quedan la estructura de la mansión, las ruinas de lo que fue el saladero y en más de 70 hectáreas se extiende un gran pulmón verde: el parque San Carlos.





El Palacio San Carlos poseía un taller de herrería artística, donde se modelaron y construyeron los elementos de hierro y enrejado de estilo gótico que aún se ven en las ruinas del palacio. En 1891, desaparece el falso conde con su mujer y nunca más se supo de él.  "La Uruguay" entra en bancarrota y el Palacio es abandonado. Entonces la propiedad es adquirida por el estado que la pone a la venta pero nadie la compro. Solo se sabe de una familia que arrendó la propiedad, es la Familia Fuchs Valon. Sobre el falso conde desaparecido la municipalidad de Concordia llevó adelante un proyecto de Cooperación Descentralizada Francia-Argentina con el objetivo de desarrollar un trabajo cualitativo biográfico de documentos y material visual que se encuentre sobre la familia Demachy. Fue así que se pudo documentar lo que ya se sabía a partir de las historias orales. 


Será esta familia la que tendrá la oportunidad de recibir en el castillo a nada mas ni nada menos que al autor de "El Principíto", Antoine  de Saint-Exupéry, cuando aterrizó por sorpresa una tarde en los jardines palaciegos. En este Palacio, se sostiene que el aviador escribió su obra mas reconocida.Como la nave en que viajaba cuando aterriza se le rompe una rueda, Saint- Exupery acepta la invitación de los Fuchs Valon para hospedarse en el Palacio hasta que termine de arreglar el avión. Aún no era escritor, sino que era un aviador al servicio de Aeroposta francesa que lo contrata para trabajar en la Argentina, delinear rutas aéreas y desarrollar el transporte aeropostal. Tenía encargado el trabajo de realizar un vuelo de reconocimiento para delinear la ruta entre Buenos Aires y Asunción del Paraguay; cuando pasó por las tierras de San Carlos, vio un campo llano y decidió aterrizar para descansar con su avioneta.

No se puede establecer con exactitud si "El Principito" fue escrito en tierras entrerrianas, lo que si se conoce estando alojado en el Palacio Saint-Exupery escribió “Las princesitas argentinas”, inspirándose en las dos hijas de la familia Edda tenía en ese momento 9 años y Susanne 14,las dos disfrutaban de las cabalgatas y salían diariamente a recorrer la zona. Son ellas las que se encuentran con Saint-Exupery cuando aterriza de emergencia. También en el Palacio escribió  "Tierra de Hombres" y  en el capítulo cinco hace  una de las descripciones más poéticas del lugar, al que tildó de “castillo de leyenda”
El azar de que la avioneta se descomponga en un paraje muy lejano y que justo aterrice en un Palacio sirvieron de inspiración para la legendaria historia de "El Principito", que relata las anécdotas de un piloto perdido al encontrarse con un príncipe en el medio del desierto.
Saint- Exupery volvería varias veces a Concordia, al encuentro de sus “amigos deliciosos” como el le llamaba, que “vivían en un castillo de leyenda, una casa donde se aspiraba como incienso ese olor de vieja biblioteca que vale por todos los perfumes del mundo”
Actualmente al recorrer las 100 hectáreas que ocupan las ruinas de Palacio se puede apreciar l homenaje que la artista paranaense Amanda Mayor le realiza a Saint-Exupery con el “Monumento al principito y su asteroide”