Tecnópolis Federal por dentro

Joakito.- Son días en los que uno puede bajar por Guemes sin riesgo a ser asaltado o detenido por la policía o con miedo a las balas perdidas que suelen rondar en las barriadas que rodean Puerto Nuevo.



Al acercarse al Paseo Jardín de Paraná ya se empieza a sentir el cambio en la fisonomía que la Muestra Técnopolis Federal le impuso no solo al paisaje sino también a la idiosincrasia pueblerina que tiene la capital provincial.

La Sala Mayo es una de las entradas a la muestra, donde uno se encuentra con diferentes stands que muestran lo mejor de la ciencia y de la tecnología de nuestro país, fundamentalmente de nuestra provincia.
Tecnopolis Federal es algo así como la Feria del Libro de Buenos Aires: un Shopping de la Ciencia, pero gratuito, y a diferencia de la muestra que se realiza en la Rural de Buenos Aires esta es muchísimo mas divertida. La muestra en simultáneo también se realiza en Santa Fé. pero a diferencia de la vecina ciudad -en Santa Fe está montada en la ex Estación de Trenes-  acá esta montada en carpas gigantes, los galpones remodelados de la Ex Sala Mayo y al aire libre, con una privilegiada vista hacia la barranca de un lado y al río Paraná del otro.


La primera vez que entré (al momento de escribir esta crónica he ido tres veces y todavía no la recorrí por completo) fue una mala idea. Pensé en ir el domingo para no cruzarme con las delegaciones escolares. Pésima idea, si lo que buscaba era transitar con tranquilidad, dar una vuelta, ver algunas atracciones y seguir paseando por el Parque: el domingo mas de 120 mil personas estuvieron dentro de la muestra.
Es por eso que a los que quieran pasear por Tecnópolis les recomiendo que lo hagan los días de semana y sobre todo a la tarde para evitarse el inconveniente de andar pisando escolares en el camino. Son muchos, muchísimos los gurises que andan a lo largo y ancho de la muestra.

Para poder acceder al juego de realidad virtual, una experiencia donde uno puede elegir ya sea en bicicleta o como si estuviese haciendo Aladelta  un recorrido virtual por las cataratas, sobrevolar los glaciares, atravesar nubes y hacer asombrosos vuelos rasantes tuve que hacer una cola inmensa llena no solo lógicamente de gurises, sino también de jóvenes y mas de algún que otro grandulón. El tiempo de espera es mas o menos de 20 a 30 minutos, Esta es quizás una de las atracciones mas convocantes, al igual que el Parque Paleontológico donde madres con sus hijos, o borrachines con sus celulares buscan sacarse selfies con réplicas gigantes de estos bichos que aún habitan en alguna que otra oficina gubernamental.


Es un pastiche. En las dos acepciones del término (y que no son en sí mismos peyorativos):

1. Imitación que consiste en tomar diversos elementos y combinarlos de manera que el resultado parezca una creación original.

2. Mezcla de objetos, colores o ideas diferentes sin ningún orden.

También es un recorrido que busca anular la temporalidad del presente. Lo mismo que, en cierto modo, une a museos con pubs, shoppings con aeropuertos, recitales con videojuegos. La búsqueda de diluir la temporalidad, el presente deshecho entre el pasado remoto y grotesco de los bichos raros que se extinguieron hace miles de años, puestos en tamaño original, con promesas tecnológicas a futuro, recorridos históricos despolitizados, centrados en la técnica y un mar de gente que no encuentra ilación entre una cosa y otra y que suspende su cuerpo en atracciones que evocan las realidades virtuales como si el propio cuerpo de uno estuviera en otro lugar.
En conjunto, no deja de ser interesante.
Un parque de diversiones con cierta patente de de conocimiento. Un Wikipedia hecho con instalaciones artísticas.
Una muy buena atracción y para el aprendizaje es el stand que muestra la historia y recrea la epopeya de lo que significó para la región la construcción de Tunel Subfluvial. Es el toque local, lo que en el razonamiento de los funcionarios y encargados de la muestra le da el contorno "federal" sin que la palabra provoque controversias.
El federalismo, en este sentido, es un conjunto de accidentes geográficos, representaciones culturales trilladas y obras de ingeniería que, por cierto, se encuentran en cualquier país de desarrollo medio. Con ciertas excepciones que no están destacas, como los avances argentinos en materia satelital o de energía nuclear.

Los horarios de la muestra son de lunes a jueves de 9 a 19; los viernes y el lunes 19, de 9 a 21; y los sábados, domingos y el feriado del 20, de 14 a 21.