¿Quien inventó la chamarrita?

Santiago Zorrilla.- No es un invento entrerriano. La chamarrita fue traída, desde lugares remotos, por los inmigrantes. Luego, por supuesto, se adaptó a Entre Ríos y desde esta provincia cobró vuelo propio hacia todo el país.



La chamarrita es una danza originaria de las islas Azores, Portugal; vino con los inmigrantes hasta el sur de Brasil, bajó por el Uruguay y se instaló finalmente en la provincia de Entre Ríos, adquiriendo en cada uno de estos lugares la impronta de cada región. Tanto es así que se la llama de distintas maneras: “chimarrita”, “cimarrita”, “chamarra”.
Recibió influencias del Fandango brasilero y de la Polca, con los inmigrantes provenientes de la región del Volga, en Rusia, comúnmente llamados "alemanes del volga".


Este ritmo viajó a  través de rutas comerciales controladas por la nación Charrúa.
La chamarrita se va mezclando con el fondo cultural charrúa, africano y de gauchos cimarrones, aunque hay quienes pretenden sostener que la chamarrita llega a la provincia como consecuencia de la guerra del Paraguay. La discusión, por supuesto, sigue y no está saldada. Aunque hay cierto consenso en tópicos básicos, que son los que se desarrollan en esta nota.




La chamarrita llega e Entre Ríos por medio de los inmigrantes, particularmente por la corriente migratoria de los Alemanes del Volga, estos inmigrantes, introducen en la provincia un instrumento musical clave para la chamarrita como lo es el acordeón, llamado comúnmente "verdulera". La verdulera era de dos hileras y ocho bajos. Dicen las historias que los hombres que andaban a caballo con el ganado lo incorporaron a sus largos viajes y el contoneo de estos viajes les fue dando forma al ritmo de la chamarrita.




Pero recién  con Linares Cardozo, la chamarrita cobra trascendencia y se instala como el ritmo musical caracteristico de nuestra provincia. Ya que Linares Cardozo había recopilado material sonoro recorriendo la provincia y junto a Santos Tala termina difundiendo la chamarrita por todo Entre Ríos.
Este ritmo alegre y propio del litoral fue masificado nacionalmente gracias al dúo de cantores paranaenses de Los Hermanos Cuestas cuando en 1963 graban la  “Canción de cuna costera” y “Como los pájaros”, de Linares Cardozo.



El cantante Victor  Acosta en su libro “La Chamarrita Entrerriana: Su historia y su Influencia Cultural" sostiene que en nuestra provincia a la chamarrita la adoptaron las distintas clases sociales de músicos y bailarines, convirtiéndose en el medio por el cual se expresan poetas, autores y compositores para reflejar la cultura de esta región litoral de la Argentina.

Por diversas razones, la chamarrita fue perdiendo vigor. No hay nuevos artistas de relevancia que innoven en el género y hoy está, fundamentalmente, inundado de nostalgia. Se asocia la chamarrita con la identidad entrerriana, como si la identidad no fuera un proceso en construcción -como lo demuestra el recorrido histórico de la chamarrita- sino un momento de la historia que echa raíces.
Si de las raíces no crecen árboles y frutos, tarde o temprano se pudren y se mimetizan con el suelo. Sirviendo de abono para otras raíces florecientes.

Sin el conservadurismo que caracteriza a los historiadores de la chamarrita, hace ya unas décadas Alfredo Zitarrosa cantaba "Chamarrita de los milicos"

Los boliches del Cerrito
no son para los ricos;
si alguno llega a entrar,
difícil que haya lugar.
Allí cerca hay un cuartel
con cañón y coronel.

Chamarrita cuartelera,
no te olvides que hay gente afuera.

La otra noche en una farra,
un milico con guitarra,
mirándolo al patrón
le cantaba esta canción:
"aunque salga a hacer mandados,
un milico es un soldado".

Chamarrita de los milicos,
no te olvides que no son ricos.

Los boliches del Cerrito
están llenos de milicos
con ropa militar
y otros de particular:
una cosa es una cosa
y otra cosa es otra cosa.


Si se forma algún merengue,
el cuartel de los Blandengues
se queda donde está
-cada cosa en su lugar-;
los milicos no son bobos,
aunque sirvan para todo.

Chamarrita de los milicos,
no te olvides que no son ricos.

Los boliches del Cerrito
están llenos de milicos,
y el milico cantor
les entona esta canción:
"Cuando pasa el Presidente,
los milicos ya no son gente."

Chamarrita cuartelera,
no te olvides que hay gente afuera,
cuando cantes pa' los milicos,
no te olvides que no son ricos,
y el orgullo que no te sobre,
no te olvides que hay otros pobres.

Suscribirse

Información sobra. Falta entenderla

Qué piensa el falso Pacha Mori

"La cabeza de Ramirez tiene un interés literario"/Juan Basterra

"Los intelectuales no tienen relación con la realidad"

Rosario Vera Peñaloza y los jardines de infantes