Orígenes del periodismo entrerriano

Santiago Zorrilla.-Cuenta el historiador Perez Colman, que en épocas de la República Entrerriana, el Supremo, Francisco Ramirez, hizo traer una imprenta desde los Estados Unidos.


La llegada de la imprenta tuvo varias complicaciones para llegar, ya que enemistado con Buenos Aires -que manejaban el puerto y las aduanas- tuvo que ingresar vía Montevideo y esta ciudad estaba todavía ocupada por los portugueses.




La imprenta era traída por José Carreras, un militar y político chileno que se vincula luego en Montevideo, a las luchas federales de nuestro país.
Él fue quien transportó desde el Uruguay a Paraná, la imprenta adquirida en los Estados Unidos, que se destinó a publicar proclamas contra el Directorio.
La invariable posición lo llevó a no cejar en la lucha, y tras apresárselo en la Argentina, fue fusilado en Mendoza, por lo que se puede decir que al igual que con Mariano Moreno (precursor del periodismo en Argentina) en nuestro suelo, el periodismo también tuvo orígenes sangrientos.



Recordemos que la muerte de Mariano Moreno hasta el día de hoy no ha sido aclarada, aunque la mayoría de las posiciones de los historiadores de diversas escuelas y tendencias, sostienen lo mismo: que fue envenenado.

Una vez que la imprenta se pudo ubicar, según cuenta Miguel Andreeto fallecido en el 2012 y quizás uno de los pocos que haya escrito sobre la historia y los orígenes del periodismo en Entre Ríos, la máquina impresora fue ubicada en lo que hoy es la peatonal San Martín, a media cuadra de la Plaza Mayor. Desde ese lugar comenzó a elaborarse la Gaceta Federal, el primer diario entrerriano, donde escribía el propio Ramírez y también Cipriano Urquiza (Hermano de Justo José y Ministro de Ramírez)

Con la caída del Supremo Entrerriano e intervenida por los porteños la provincia, que ponen de gobernador a Lucio Mansilla, desde la imprenta salen las páginas de un periódico dirigido básicamente al público porteño. Se trata de "El Correo Ministerial del Paraná", que en sus notas, además de la información administrativa informa sobre la elección de Mansilla como gobernador, la renuncia de Agrelo (uno de los redactores de ese diario) a la Secretaría del Congreso Entrerriano y su reemplazo por don Juan Garrigó, y la crónica de la ejecución, en la horca, del comandante del ejército entrerriano don Gregorio Piris.

Por lo visto, ya desde sus orígenes, el periodismo entrerriano estuvo vinculado al Estado y a las pautas publicitarias estatales.

Cuando Mansilla abandona el poder, desaparece la primer imprenta llegada a nuestras tierras, hasta que en el gobierno de Pascual Echague en 1936 la provincia adquiere una nueva imprenta ,se monta un nuevo taller en Paraná que tuvo como particularidad  no sólo en la artesanía, con la formación de tipógrafos, sino también la formación de futuros periodistas de imborrable recuerdo en la tradición oral del viejo Paraná.

Después fueron sucesivas hojas las aparecidas por estas tierras, todas de muy poco tiempo de circulación a excepción de El Federal Entre-Riano que salió desde 1942 hasta 1952.

Quizás el triunfo de Urquiza en la Batalla de Caseros, y la necedad de la proclamada "Union Nacional" llevaron a que no se publiquen diarios de origen y contenido puramente entrerriano.
De hecho, fue el propio Urquiza el que hizo clausurar las páginas de un periódico (de aparición fugaz) llamado "La Voz del Pueblo" como así también las páginas de "El iris Argentino" -que había remplazado a El Federal Entre-Riano, por haber criticado -ambos periódicos- a la clase militar gobernante.


Con la llegada de Urquiza al poder nacional, y la elevación de Paraná como capital de la Confederación Argentina, se hizo necesaria la aparición de un órgano informativo, naciendo así "El Nacional Argentino", por donde pasaron destacados hombres de las letras y la política como Juan María Gutierrez -su director-, el coronel de origen belga Alfredo Marbais du Graty, Lucio V. Mansilla y Seguí (varios historiadores le adjudican a Seguí la redacción del famoso Pronunciamiento de Urquiza el 1° de Mayo de 1951) entre otros. Pero quizás la actuación mas destacada en este periódico se da a partir de 1860 cuando se incorpora a la redacción José Hernandez.


El autor del Martín Fierro firmaba sus notas con el seudónimo de Vincha o simplemente las iniciales de su nombre y apellido.
Con la desaparición de "El Nacional Argentino" o mejor dicho con la transformación de este en Boletín Oficial, hay que esperar hasta la aparición de "El Paraná" dirigido por Olegario Andrade.

"El Paraná" se presentaba como "Periódico político, literario y comercial" y es quizás el primer diario entrerriano con independencia del poder político central.
El periódico, que se leía los miércoles y los sábados, seguramente era financiado por privados, en razón de la poca cantidad de avisos oficiales incluidos en la página destinada a tal fin y de la proliferación de periódicos en la ciudad.

De hecho, "El Paraná" no se imprimía en Entre Ríos sino que veía la luz en los talleres gráficos porteños propiedad de Carlos Casavalle, sobre quién a excepción del notable trabajo historigráfico de Ricardo Piccinilli se ha escrito demasiado poco.

Si comparamos con el desarrollo tanto en la ciudad de Buenos Aires, como en el resto de las provincias de la Argentina, Entre Ríos es una de las pocas provincias que hacen un importantísimo aporte al periodismo nacional, en una época marcada por diversas disputas internas.

Suscribirse

Información sobra. Falta entenderla

Qué piensa el falso Pacha Mori

"La cabeza de Ramirez tiene un interés literario"/Juan Basterra

"Los intelectuales no tienen relación con la realidad"

Rosario Vera Peñaloza y los jardines de infantes