Línea de largada

 Hugo Presman-. El semáforo pasó de rojo a verde y la política irrumpió con intensidad sobre un escenario económico donde sólo el gobierno visualiza una reactivación que no se percibe en la vida cotidiana y cuando hasta economistas que simpatizan fuertemente con el libre mercado como Juan Carlos de Pablo sostiene que “Argentina está incubando su próximo default”.



La paradoja profunda es que con ese panorama económico, un gobierno que concretó la hazaña de bajar todos los índices que debían subir y subir todos los índices que debían bajar, tenga posibilidades ciertas de hacer una buena elección y alentar expectativas de triunfo.

En ese marco, se puede percibir a un peronismo luchando por superar sus contiendas internas, lamiéndose las heridas de una derrota cercana y con un oficialismo que espera validar sus políticas antipopulares para “ir por todo”, es decir desempatar definitivamente la lucha entre dos modelos en pugna que vienen desde el fondo de nuestra historia. Eso que dio en llamarse con acierto la restauración conservadora.


CRISTINA FERNÁNDEZ

Reapareció  en un reportaje en C5N que tuvo una muy destacada audiencia. Fue la misma ex presidenta de siempre, en sus virtudes y defectos. Su discurso, el único clara y consistentemente opositor, tiene una amplitud del que careció en los últimos años y donde pueden encontrarse algunas de las explicaciones de la derrota. Esa amplitud se opaca cuando no puede evitar ciertos gestos autoritarios y descalificaciones innecesarias hacia los periodistas en un ambiente claramente favorable. Su hincapié sobre los aspectos que afectan a la mayoría de los argentinos fue un aspecto favorable de cara al futuro. Al respecto escribió el periodista Eduardo Aliverti: “…lo mejor que hizo Cristina en la entrevista del jueves fue hablar para adelante. Con sus modos desde ya. Un problema grave de la oposición K es cotejar únicamente con los méritos de la década ganada, lo cual no fue suficiente para vencer a Macri ni para estructurar, hoy, una ilusión superadora. Dormir en los laureles y no dotar de sentido específico “al vamos a volver” es una gran contribución a la Alianza gobernante, que festeja la probable candidatura de Cristina en la seguridad que así se seguirá. Por eso dio en el clavo al citar el desempeño activo que debe corresponderle al Congreso para frenar la ofensiva macrista. Son elecciones legislativas después de todo”. Esta última afirmación es formalmente cierta, pero en la Argentina de modelos en pugna, es mucho más que una elección de medio término. Un triunfo de “Cambiemos” es la revalidación de lo hecho en el plano económico, político y social y se va a la consolidación del modelo agro-extractivo-exportador, mixturado con el de rentabilidad financiera
 Apuntó al endeudamiento superlativo: “El Estado Argentino se ha endeudado en 97 mil millones de dólares, más del doble de la deuda de la dictadura”. Apuntó a que “el gobierno está protagonizando una formidable estafa electoral; sus políticas generan violencia; bajando impuestos no se bajan los precios; éste 25 de mayo me da tristeza. Confirmó lo que ya había adelantado en privado en la reunión con los intendentes: “Si es necesario que yo sea candidata para darle mayor cantidad de votos a este proyecto lo soy, pero si hay otro candidato que puede garantizar el triunfo y ponerle límites al gobierno y que cuando se sienten en las bancas voten como tienen que votar y no los corran con amenazas, bienvenido sean….Si la mayoría de los dirigentes creen que hay otro candidato mejor, yo no voy a pelear con nadie. No voy a ser un obstáculo…Introducir hoy una pelea interna ante esta situación que está viviendo el pueblo marca que vamos por mal camino” Con relación a Randazzo se preguntó: ¿Debería hablar mal de quién fue mi Ministro durante 8 años? ¿Eso hablaría bien de mí? Habló de temas omitidos en su gobierno como la inflación y la inseguridad y realizó una formal aunque muy limitada autocrítica cuando afirmó: “Mi sector político, no todo, muchos diputados, no han estado a la altura de las circunstancias en cuanto votar leyes que perjudican a la sociedad” Aunque no los mencionó era fácil percibir que se refería  a Pichetto, Bossio y Abal Medina. Se negó a hablar de traidores.
Cristina Fernández tiene que recorrer el llano, incursionando en  una materia en la que padece su mayor déficit que es el de la construcción política, lo que resulta contrastante en un cuadro político que se caracteriza por su solvencia ideológica y su capacidad expositiva.



SERGIO MASSA- MARGARITA STOLBIZER

Su acto concitó un número interesante de gente, con una puesta de escena muy parecida al macrismo, con los oradores en un escenario en el medio del lugar, rodeado por su público. Las ideas centrales de ambos oradores confirmaron en buena parte que el Partido Renovador es la segunda marca del PRO.
El ex intendente de Tigre afirmó: “Si Cristina aparece, vamos a volver a frenarla, como lo hicimos hace cuatro años”. Queda claro entonces: para Massa el principal adversario es Cristina Fernández y no el gobierno de Mauricio Macri. Está respondiendo a su electorado que es fundamentalmente peronista antikirchnerista y “progresista” antiperonista. En caso de polarización la mayoría de “la amplia avenida del medio  “se estrechará significativamente y sus ocupantes derivaran hacia CAMBIEMOS. Por si quedan duda agregó: “Estamos de pie, no nos van a condenar a elegir entre un gobierno de ricos y otro de ladrones”. Reducir al kirchnerismo del que formó parte durante varios años, primero presidiendo el ANSES y luego como jefe de gabinete, a un capítulo del Código Penal, es por lo menos, para ser benevolente, una ligereza imperdonable.
Luego habló Margarita Stolbizer que señaló que “los progresistas están en este espacio” Luego trató de  “reaccionarios a los K y de conservadores al Gobierno”, lo que ratifica lo expresado por Massa. Stolbizer es la quintaesencia de un progresismo de cartón, profundamente gorila y antipopular, razón por la cual el establishment le pone la alfombra roja de la seducción, y su pinet político solo alcanza para denuncias basadas en recortes periodísticos y su audacia se detiene en el vestíbulo del poder.




FLORENCIO RANDAZZO

 Político de larga trayectoria, dos veces diputado, Ministro en la gobernación de Felipe Solá, del cual en algún momento fue considerado su delfín, posible candidato a gobernador de la Provincia de Buenos Aires en el 2003, que no cristalizó porque no medía en las encuestas, luego Ministro del Interior de Cristina Fernández. Tiene el áurea de funcionario eficaz demostrado con los documentos y la renovación del material ferroviario, principalmente, de la línea Sarmiento. Poco, para no decir nada, se conoce de su pensamiento político, más allá de su adscripción al peronismo. Parece ser un hombre de acción mucho más que de pensamiento. Su frustrada interna con Daniel Scioli, es fruto de un error de manejo de Cristina Fernandez y luego de un enojo personal que revela un  ego que empequeñece su visión de político. Su decisión de renunciar a la posibilidad de ser candidato a gobernador de la Provincia de Buenos Aires, en respuesta a un manejo discrecional y poco político de Cristina Fernández, fue una de las causas de la derrota del kirchnerismo.
Ahora tiene aparentemente la firme convicción de ir a las internas de las PASO, después de haber mantenido un silencio entre llamativo y cómplice con relación al primer año y medio del gobierno macrista. Sería el único partido que transite realmente por internas. Con lo cual existe la firme posibilidad de recibir el voto de muchos electores de los otros partidos que odian a Cristina Fernández y que encontrarían en Randazzo el instrumento para destruir a la ex presidente, que hoy es la que mejor mide. Contaría en esa jugada, con el apoyo y el fogoneo del poder económico y de los grandes medios, sin descartar el accionar de la Embajada estadounidense. Randazzo, intencionalmente o no, terminaría siendo la tercera marca del macrismo. Falta superar las patéticas miserabilidades, como decía el Presidente Hipólito Yrigoyen, alguien que sabía lo que era moverse detrás del escenario. De este laberinto se sale deponiendo egos y soberbia y acordando un programa parlamentario de diez puntos básicos. Un encuentro entre Cristina y Randazzo en donde como es lógico la ex presidenta sea candidata a Senadora y su ex Ministro el primer candidato a diputado, ambos por la Provincia de Buenos Aires. Luego en la conformación de las listas, ser amplio y dar cabida a la mayor variedad de tendencias. Con sólo Cristina no es suficiente para derrotar categóricamente al macrismo a nivel nacional y sin Cristina o con su apoyo explícito no se alcanza el triunfo.
Randazzo está ante una divisoria de aguas. Su grandeza o su pequeñez decide su futuro, que es lo secundario. Lo fundamental es tener en claro cuál es el enemigo principal y proceder en consecuencia.




LOUSTEAU-CARRIÓ

El ex Ministro de Economía de Cristina Fernández y ex embajador en EE.UU de Mauricio Macri, encontró que no le permiten competir en las internas de la Alianza, con la forjadora de Cambiemos Elisa Carrió, fiscal de la Alianza, la misma que ha conseguido con el apoyo mediático que el prontuario de Mauricio Macri y su legión de CEOS, se convierta provisoriamente en esta etapa en un currículum. Es la norma IRAM, que permite tapar las fechorías pasadas y los delitos presentes. El republicanismo y el pretendido respeto a las instituciones funciona o mejor dicho necesita de una figura política al margen de las mismas que actúa como supervisora determinando acusaciones y bill de indemnidad. Actúa tan sesgadamente determinando réprobos y elegidos que los cuentos infantiles de Andersen parecen, al lado de sus discursos, haberse escrito para adultos.
Ante todo ello Lousteau se posiciona para hacer una elección en la Capital que lo coloque en buena posición para las elecciones a jefe de gobierno de la ciudad en el 2019, acercándose a Stolbizer, dividiendo aguas con Massa y diferenciándose del macrismo al afirmar que “el kirchnerismo cometió infinidad de errores pero es evidente que parte de la población siente que parte de esas cosas que hizo están bien”. Es una figura joven y de recambio que prepara el establishment.
Carrió parte de una cifra muy importante de votos, por lo que casi no necesita realizar campaña. Sin embargo, así como en materia económica se viene un ajuste colosal en materia económica después de las elecciones de octubre, desde el punto de vista político el ajuste en esa área puede llegar al matrimonio Carrió- Macri.  Es fácil imaginar la cantidad de calmantes que debe tomar el Presidente ante una aliada que descalifica con los peores adjetivos a su padre, parientes, funcionarios y amigos,  precisamente a quien por su posición dominante está acostumbrado a recibir pleitesía, aunque la chaqueña lo eleva a la categoría de impoluto, cuando hace menos de dos décadas lo acusaba de ladrón y contrabandista, negándose siquiera a sentarse en la misma mesa en televisión con el actual presidente.
No deja de ser paradojal que las funciones de control de la transparencia “republicana” lo efectúe una socia política del partido gobernante, al margen de las instituciones que hipócritamente pretenden “sanear”, cuando el objetivo es colonizarlas  .



PERIODISMO MILITANTE

El periodismo militante de Clarín y La Nación, de sus múltiples medios, los programas del Canal América de Vilas- Manzano, fundamentalmente Intratables y Animales Sueltos, a los que se podría calificar en forma precisa como Quirófano, por estar surcados por operaciones, tienen la enorme hipocresía de autocalificarse de independientes o de periodismo crítico. Ahí militan desde Jorge Lanata a Luis Majul, desde Alfredo Leuco a Alejandro Fantino, los columnistas de los dos principales diarios. Prolongaciones de la política editorial del gobierno, apuntan a su estrategia electoral que hasta ahora le ha dado buenos resultados en la demolición del populismo en general y del kirchnerismo en particular: “Se robaron todo”; “Fueron una asociación ilícita que se apoderó del Estado”; “Evitamos una crisis que nos conducía a Venezuela”; “Santa Cruz es el ejemplo en que terminan los populismos”
La capacidad de análisis de este periodismo tendencioso y superficial, puede ejemplificarse en el columnista dominical de La Nación Jorge Fernández Diaz, un buen escritor y un pedestre analista político que ha decidido ser, consciente o no, un chirolita que se ha apropiado de los argumentos del polemista Fernando Iglesias, siendo éste una mezcla a destiempo del aluvión zoológico de Ernesto Sanmartino y “Se acabó la leche de la clemencia” de Américo Ghioldi.
Tomando una buena dosis de Reliberán puede leerse:  “El lanzamiento de Cristina Kirchner tuvo el mérito de recordarnos una patología de la política nacional: está vivo entre nosotros el proyecto venezolano de destrucción de la república, el ideal nacionalista del partido único, un régimen agazapado que nunca se fue y que pretende recuperar sus bastiones para desestabilizar a sus enemigos y para profundizar su hegemonía. Ese proyecto nos trajo hasta esta decadencia, pero contó con la inestimable ayuda de los inútiles, los insensibles y los egoístas de distinta laya: el populismo es la respuesta aberrante que encuentran los pueblos angustiados a las impericias de sus gestores y a la impotencia del sistema. Aunque habitualmente el remedio termina siendo peor que la enfermedad. Si Cambiemos desatiende a sectores de la clase media baja del conurbano y permite la consecuente regeneración de esta aventura totalitaria, será corresponsable de una nueva frustración democrática, y no se salvará de la furia de sus propios simpatizantes. El presidente de la Nación declaró, hace pocos días, que la sociedad decidirá en octubre si el país sale del populismo o si vuelve a caer en esa trampa. Muchos creyeron que esa expresión efectista y no del todo cierta encerraba además una aspiración modesta; por el contrario, la tarea parece de largo aliento y verdaderamente titánica, tal vez incluso utópica. El enano populista que todos llevamos dentro, después de décadas de esa cultura letal pero facilista, está atento y vigilante, y no se erradicará sino con la demostración concreta de que su alternativa es capaz de crear prosperidad equitativa, como sucedió en países admirables que se desarrollaron bajo la democracia republicana y el capitalismo vigilado……… Al lado de este cristinismo bananero y recargado que se vio el lluvioso 25 de Mayo, Massa es Mitterrand, Randazzo es Obama, Schiaretti es De Gaulle y Pichetto es Churchill.”



UN NUEVO CAPÍTULO DE LA BATALLA CULTURAL

Se está preparando la profundización de una ofensiva feroz, acusando a la ex Presidenta a la que se la procesa como jefa de una asociación ilícita de ser la instigadora de la muerte del fiscal Nisman. La designación arbitraria del juez Bonadío, su cena con Ricardo Lorenzetti, implican que se utilizará la carta de la prisión de la ex presidenta si se estima necesario ante la posibilidad de una derrota oficialista.
La campaña de demolición  se completa con profusas escenas de Venezuela y Santa Cruz y el recuerdo de los bolsos de López. Esto no significa desconocer o minimizar las islas de corrupción kirchnerista y la corrupción estructural macrista.
Sobre el tema, el psicoanalista Hernán Guggiari escribió en Pagina 12: “….nuestro paraíso moral naturalizó que solo es robo al Estado cuando el dinero está en bolsos, pero si los bancos fugan dinero a cuentas off-shore es un negocio de los grupos económicos o de nuestro padre (nueva versión del delito permitido en la Argentina). …Ellos pueden acusar a su par de ladrón y a la vez asociarse al mismo sin cuestionamientos personales. Su moral se va torciendo en función de obtener reconocimiento que les dé participación en el poder: inventaron la frase ¡mi límite es….!, límite que se corre según acuerdos espurios o grado de sometimiento.”      

 Sobre la batalla cultural, es muy claro y preciso el ex Presidente de Ecuador Rafael Correa cuando en su despedida de los maestros, recordó como gente no afectada por el proyecto de gravar la trasmisión de bienes por muerte del causante con el impuesto a la herencia, salió a apoyar a los que se movilizaban porque si se sentían perjudicados. Sectores medios y populares defendiendo el interés de los más poderosos. Una versión ecuatoriana de lo que pasó en la Argentina con la Resolución 125. Recurrió a los personajes muy conocidos del “Chavo del 8”. Dijo Correa: “La mayor de las oportunidades es educarse convenientemente. Nunca más esa educación como mercancía, peor aún como limosna. Uno de mis más grandes fracasos, es no haber podido cambiar la mentalidad de los hijos de la burguesía. Mentalidad trasmitida lastimosamente a los hijos de los que pretenden ser nuevos burgueses. Por ejemplo, cuando salieron a defender, una minoría, herencias reales, y una mayoría herencias que nunca iban a tener. Y esa mayoría que defendían herencias que nunca  tendrían, los hijos de las nuevas Doñas Florindas, que apenas tuvieron más que el resto, empezaron a llamar chusmas a los demás, a maltratar a los sencillos obreros, a los Don Ramones, a engreír a sus malcriados hijos Quicos y a votar por gente de bien como el capitalista compasivo de Don Barriga. Uds. maestros son claves para lograr el proceso de cambio, Para evitar que la gente vote contra sus propios intereses. Que jamás un explotado vuelva a votar por su explotador. Son Uds. los responsables de proveer una educación verdaderamente liberadora”


LINEA DE LARGADA

 El semáforo se puso en verde. Los candidatos se lanzan en busca a la bandera a cuadros. Detrás de esa línea de llegada están diferentes variantes del futuro. El pueblo deberá comparar pasado con el actual presente las perspectivas de futuro. Todo está medianamente claro. No hay posibilidad de confundirse. En el interior de las urnas hay luces y sombras. Esperanzas y decepciones. En el camino a Octubre hay barro y pedregullo. Será una campaña con infinidad de trampas. El pueblo como siempre tendrá la última palabra. Esperemos salir de la banquina y no seguir haciendo trompos, con la posibilidad, una certeza, de un abismo al final de este camino.
En términos automovilísticos, nada mejor que recurrir a  tres frases de Juan Manuel Fangio: “Las carreras no se ganan en la primera curva, muchas veces se pierden”; “ Para ganar lo primero que hay que hacer es llegar”; “Los hombres cobardes ven la muerte muchas veces, los hombres valientes sólo una”