Esperando la devaluación: mercados de granos a la baja

Ezequiel Bauman-. A la espera de la devaluación, el mercado de granos no para de sufrir bajas en los precios.



Los productores retienen en los silo bolsas la cosecha, a la espera de que luego de las elecciones, se produzca un masivo ajuste que caiga en la espalda de los trabajadores y aumente sideralmente la ganancia de los empresarios rurales y financieros ligados al principal (y acaso único) instrumento financiero que funciona como tal en Argentina: la especulación con la comida producida en el campo.
Los empresarios rurales esperan una devaluación.



El mercado financiero presentó ofertas de compras bajistas, y escasas operaciones comerciales en la Bolsa de Cereales de Rosario, que es la principal del país y la que importa para Entre Ríos.

La principal merma está ligada al alimento con que la dictadura china engorda su ganado de cerdo.

Por soja, la oferta de compra por la mercadería con entrega contractual cayó a $ 3.650/ton. Por su parte, el precio por maíz disponible descendió a $ 2.100/ton, y la oferta por el trigo cámara sin descarga se mantuvo en $ 2.650/ton.
Esta stuación incidió para que en el mercado de Chicago, todos los futuros cerraran con bajas.

Se añadieron otros factores, ya no de carácter local:

La soja y el maíz, producto de las buenas condiciones climáticas para ambos cultivos en EE.UU, y el trigo, producto de ventas de fondos.

En el Mercado a Término de Rosario (ROFEX), el contrato de Soja Fábrica Julio cotizó a u$s 234.7/ton.

En el mercado local, los valores ofrecidos en el recinto de la Bolsa fueron los siguientes:



- Por soja, la oferta de compra se ubicó en  $ 3.650/ton con entrega contractual.

- Por maíz, el valor propuesto fue de $ 2.100/ton con entrega inmediata, y u$s 141/ton  entrega en noviembre.

- Por trigo, la oferta fue de $ 2.650/ton con entrega contractual, y u$s 165/ton entrega diciembre.

- Por girasol, el valor propuesto fue de u$s 290/ton entrega contractual.

- Por sorgo, el precio se ubicó en $ 1.850/ton con entrega disponible.

Cuando se habla del campo se habla de subsidios, mercados ultraregulados y extranjerización. Pero principalmente, se habla de productos financieros ligados al acontecer político.

Es justamente el contexto político lo que lleva a los empresarios y brókers a retener la cosecha,  pero en un marco de incertidumbre porque si el oficialismo nacional no obtiene un buen resultado electoral, se demoraría la devalución y la baja de las retenciones.
Lo de siempre.
Ahora sin un gobierno "populista".