La presentación de Bittel

Gonzalo García Garro-. Es oportuno hoy también recordar a Deolindo Felipe Bittel, un representante o dirigente afín a un sector del peronismo que reiteradamente sufre ataques, muchas veces injustos, especialmente de los sectores de la izquierda gorila, en relación a los hechos acaecidos en aquellos días de dictadura militar.

El peronismo de Paraná, sin candidatos

Pablo Mori-. La principal curiosidad del frente "Somos  Entre Ríos" es que todos los concordienses que hicieron esta alianza peronista, pusieron su gente y ninguno es de Paraná.



El gobernador Gustavo Burdet, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Urribarri y el ex gobernador Jorge Busti, incluso Néstor Loggio, otro concordiense que se dedica a ser oficialismo permanente a través del Frente Grande, conformaron "Somos Entre Ríos", cuyo nombre real debió ser "Somos Concordia".
El intendente de Concordia, Enrique Cresto, puso a su hermana en la lista.
Bordet lo puso a Juan José Bahilo, Busti a Zavallo y Urribarri a Carolina  Gailard.
Ningún dirigente del peronismo paranaense tiene un ministerio relevante en el gobierno. Ni ocupa un cargo en la lista oficial.



Si Bahilo renunciase a la banca de diputado nacional en el caso de perder el peronismo, recién ahí entraría el diputado de Massa, Gustavo Zavallo. Generando el plan criminal por el cual hay presos y condenados, en un intento de supuestamente asesinar a Alejandro Bahler. Pésimo final para la versión entrerriana de la película "Sicario".
Si lo mismo hiciera la hermana del intendente de Concordia (renunciar a la banca para quedarse en el Instituto de Becas de la provincia), Gaillard podría seguir siendo diputada nacional.
Como todos los familiares de Cresto, la hermana del intendente vive del estado en un cargo relevante. Su padre había amenazado con presentarse a la interna si Busti era candidato. Busti tuvo que correrse y correr a su esposa- actual diputada nacional por el PRO, aunque después se hizo massista y luego kirchnerista- y Cresto padre pudo poner a su esposa.
Esta interna vecinal del barrio de las mansiones -el que está delante de esa gran villa miseria que es Concordia- se resolvió de manera educada, tratando de contentar todos los involucrados.
Con el detalle de que Paraná, que es el tercio del padrón electoral, fue ninguneado. O peor, directamente ignorado.

Hay una lista menor presentada por un tal Jorge Barreto, que al parecer es de Santa Elena. Lleva candidatos a las PASO de Concepción del Uruguay y de Concordia, Miguel Pelandino. No se avivó que Paraná quedaba vacante. 



La estrategia de dejar afuera a Paraná no es nueva. La utilizó Busti en varias ocasiones cuando era gobernador.
Para que ningún dirigente crezca y piense por sí mismo, alambraba Concordia y no dejaba que nadie crezca en Paraná, para lo cual, los acuerdos con Varisco (tanto el padre como el hijo) siempre fueron funcionales. Tanto como los acuerdos de Bordet con Sergio Varisco ahora. Excepto que venga Rogelio Frigerio, que suele retar a Bordet si lo trata con demasiado respeto a Varisco.
La cuña siempre la metió Julio Solanas, que en esta ocasión está fuera de escena.
Urribarri, cuando fue gobernador, intentó cambiar esta estrategia, apostando todo a que crezcan dirigentes de Paraná, como José Cáceres, a quien llevó de vicegobernador, Humberto Bhal, que fue Ministro de Gobierno y Blanca Osuna, a quien apoyó fuertemente. Pero era Blanca Osuna...insalvable.

Con Varisco en el ojo de la tormenta judicial por la movida interna de Cambiemos para allanarle el camino a Frigerio, que Bordet no ponga a nadie de Paraná, también le conviene al jefe del peronismo entrerriano y Ministerio de Interior, Rogelio Frigerio. Además de lo mucho que le conviene a Bordet.
El Partido Justicialista dará su aval a ésto, dado que forma parte del armado, excepto José Cáceres, cuyas chances de incidir son nulas tras perder la senaduría por Paraná.



El progresismo que se acercó al peronismo durante la etapa K está radicado sobre todo en Paraná. Difícilmente se enamore de una lista tan insulsa, pero la adversidad hacia el macrismo los llevará a votar con la nariz tapada. El problema está en las agrupaciones peronistas de Paraná. Tanto las que huyeron con Varisco luego de que Blanca Osuna fuera la candidata oficial, como las que se acercaron después o las que aún no lo hicieron. Son pocos los incentivos para militar esta lista.
La departamental de Paraná está manejada por el solanismo, que quedó afuera de la lista.
A Blanca Osuna no la invitan ni cuando Bordet y Varisco inauguran obras que ella inició gracias a Urribarri.

Si "Somos Concordia" gana esta elección legislativa, será un triunfo de Bordet y crecerán sus chances de ir por la reelección. Al igual que crecerán las chances de Frigerio de hundirlo y ser él el candidato. 
Si el peronismo pierde, la caldera de la interna estallará en Paraná y será fácil que se propague por toda la provincia, poniendo en duda la unidad con plasticola del peronismo concordiense.



Será el pueblo soberano el que finalmente, con su voto, el único día donde todos los hombres somos iguales ante la ley, decida el destino de los prohombres que gobiernan lo público.
Mientras tanto, es de esperar que la campaña se centre en Concordia, donde el peronismo espera sacar un diferencial tan grande que le permita contrarrestrar lo que presuponen una derrota en Paraná.
Más o menos la misma fórmula que le permitió a Bordet ser gobernador, aún con el porcentaje de votos más bajo de la historia del peronismo entrerriano.
Cierto que en aquella ocasión había tres boletas peronistas: la de Urribarri, que puso a Bordet, la otra de Urribarri, que puso a Fuertes y Busti y la de Frigerio, que puso a De Ángelli. Los tres candidatos eran peronistas.
Pasó un año y medio, los peronistas se cambiaron el vestido y se lo volverán a cambiar cuando empiece la campaña electoral para diferenciarse del gobierno nacional. No mucho ni de manera hiriente, dado que Entre Ríos no cobra impuestos y vive de las dádivas del unitarismo. Como cualquier provincia del norte.



En pose de Familia Ingalls, la lista de "Somos Entre Ríos" quedó conformada por Bahilo (el de camisa blanca con pose de Robert  Redford) seguido de la hermana del intendente de Concordia (la rubia teñida) y en tercer lugar, Zavallo (el de camisa beige). Luego siguen en la nómina la diputada nacional Carolina Gaillard (de negro) y la ex intendenta de Diamante, Claudia Gieco.
El gobernador de Entre Ríos es el que está de camisa celeste, se llama Gustavo Bordet.
Si gana "Somos Entre Ríos" Gustavo Zavallo deberá dejar la banca de diputado provincial por el Frente Renovador, con lo cual asumiría el asesino de Alejandro Bahler (que va con los socialistas, tras sobrevivir al atentado vía youtube), cuyo móvil fue justamente dejar un lugar vacante para asumir.
Hay presos y condenados por este mamarracho, pero la Familia Ingalls por las buenas y sin derramar sangre logró el objetivo criminal tan buscado.