¿Cuáles son las chances de Cambiemos?

Pablo Mori- Cambiemos puede ganar en las próximas elecciones.





En las últimas elecciones, Cambiemos estuvo cerca de arrebatarle la gobernación al peronismo, que fue dividido. Esa división no se expresará en estas elecciones pero también corrió mucha agua bajo el puente. Las denuncias de corrupción sobre el kirchnerismo que ventilan los medios nacionales tendrán efectos en el electorado entrerriano, que consume más medios nacionales que provinciales.
Además, el desgaste de cuatro gobernaciones justicialistas seguidas puede incidir, aunque ésta sea una elección para legisladores nacionales, el propio peronismo se presentará como un partido provincial, llamado "Somos Entre Ríos", lo cual expresa la voluntad de provincializar la campaña.
¿Es una buena idea poner la gestión de Bordet a plebiscitar?
Las urnas lo dirán.
Pero que el peronismo no vaya dividido, a pesar de las profundas diferencias que alberga en su interior, revela también el miedo a perder las elecciones.
La confianza del 2015 se fue evaporando a medida que aquel año se abrieron las urnas. Ya desde entonces, comenzó el operativo unidad del peronismo.
Les salió bien. Y es la principal complicación de Cambiemos. Pero no todo está dicho.



En estas elecciones, no habrá división peronista, con lo cual se dificultan las chances de Cambiemos en este sentido.
Sin embargo, hay algunos factores que lo favorecen.

En primer lugar, el gobierno de Macri no resultó un gobierno típicamente neoliberal. No hubo privatizaciones ni un dolar planchado como en el esquema de la convertibilidad. Se mantuvieron y ampliaron los planes sociales y no se discriminó a las provincias por su color político.

Las dudas sobre la capacidad política de Macri quedaron disipadas al sacar leyes claves para su gestión con minoría en el Congreso.




En 2015 el candidato fue De Ángelli, que no mostraba ninguna capacidad para gestionar, lo cual agravaba el déficit crónico de la UCR, que es la gobernabilidad. El perfil rudimentario y quilombero de Alfredo De Ángelli daba verguenza ajena a muchos afiliados radicales, que no militaron.
En esta ocasión, se eligen legisladores nacionales, no ejecutivos. La discusión electoral, al ser legisladores nacionales, se vuelve más sofisticada.

Bordet está en el medio de un gobierno que solicita hasta comida al gobierno nacional para distribuir ante las constantes inundaciones. No ha lanzado ninguna obra pública propia de relevancia. Tiene un complicado frente con los gremialistas y el enojo de los estatales por la rebaja salarial -suba nominal del sueldo más baja que la suba real de la inflación-.

La foto de Bordet con Busti no necesariamente suma votos. Es la vieja política.
El pase mágico de Busti de aliarse con Dualdhe en el 2011, el PRO en 2013, con Massa en el 2015 y con el kirchnerismo en 2017 tiene sus costos. Se ve en los actos hechos en pequeños clubes, que sin embargo se presentan como congresos provinciales.

 Además, en Entre Ríos, cambiemos logró retener al GEN y sumar a dos massistas como Zacarías y Maier, que si bien tienen mala imagen desperfilan el prejuicio de que Cambiemos es "gorila".

Es cierto que Cambiemos pudo haber sumado a Busti, que fue aliado del PRO para que su esposa sea diputada, pero Rogelio Frigerio no tuvo habilidad política. Entre sus tantos desvaríos, no haber dividido al peronismo entrerriano es el principal.




Las intendencias de Cambiemos en Paraná, La Paz y Nogoyá han sido exitosas.
La ayuda del gobierno nacional a Concordia puede traer algún rédito electoral.
El voto del campo, además, no irá hacia el peronismo donde están los kirchneristas. A su vez, si bien no se dividió el peronismo como en anteriores ocasiones, tampoco Cambiemos tuvo turbulencias internas como en otros distritos como Santa Fe, CABA y el Chaco. La UCR y el PRO marchan juntos.

Si la campaña se provincializa, como pretende el propio peronismo al denominarse "somos Entre Ríos", el voto opositor al gobierno provincial se concentrará en Cambiemos.

Resta saber quiénes serán los candidatos y cómo se desarrollará la campaña. Pero por como están las cosas hoy, Cambiemos tiene chances electorales de ganar si logra presentarse como lo nuevo contra lo viejo.