Bordet vs CFK: el sordo antagonismo

Martín Vázquez-. Subiéndole el precio a Florencio Randazzo, los náufragos del kirchnerismo están incubando un nuevo Massa. La apuesta de Bordet al escenario contrario.



Casi ni tuvo que hacer campaña, se la hicieron por él. En el 2013, el entonces intendente de Tigre, ex candidato testimonial derrotado en las urnas junto a Néstor Kirchner, Daniel Scioli y Nacha Guevara, se cortó solo y rompiendo el Frente Para la Victoria recogió el malestar económico y político de un sector que había acompañado al kirchnerismo en 2011. Ese sector se alejaba al calor de una economía estancada y mentirosa, el creciente autoritarismo y a nivel dirigencial, un culto a la personalidad escalofriante seguido de un sectarismo elitista.
Sin necesidad de hacer mucho ruido, Sergio Massa logró quedar en el centro de la escena por el escarnio al que el kirchnerismo quiso someterlo.
Eso está pasando ahora con Florencio Randazzo, a quien le quieren volver a negar una interna dentro del Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires.



Randazzo, a días del cierre de la inscripción de alianzas y frentes, ya ganó.
Se posicionó como un opositor racional, que mira hacia el 2019 y promete una renovación de estilos y programas.
¿Tiene todas esas virtudes?
Quién sabe. Es un enigma.
No da entrevistas, se le conoce poco de su vida privada y su trayectoria política carece de logros relevantes. Mencionar el buen trabajo con los DNI no da piné para tamaña espesura política. La gestión con los trenes es más discutible.
Por lo tanto ya ganó. Con tres videos en youtube.
Hay que reconocerle habilidad para entender el contexto político en el cual se insertaba. Hay que reconocerle también que supo manejar los tiempos de acuerdo a su conveniencia. Todo lo demás es un enigma.



Al contrario de lo que el kirchnerismo está haciendo en provincia de Buenos Aires, en Entre Ríos Gustavo Bordet logró sumar a Busti que venía del Frente Renovador y contener al Frente Grande y las distintas franquicias -¡hasta el Partido Comunista!- de centroizquierda manteniendo a la vez la unidad partidaria al interior del justicialismo.
Si esto se lo compara con lo mediocre de su gestión, es un logro político importante.

Es cierto que el corrimiento de Urribarri a un segundo plano facilitó esta convergencia.
También es cierto que si Bordet pierde estas elecciones legislativas, su liderazgo se verá seriamente comprometido. Por no decir directamente acabado.
Aunque en política nadie muere en las vísperas.
El constante resurgimiento de Busti, con rostros y aliados distintos, es un ejemplo.

En las últimas semanas Bordet cambió su estrategia. Arrancó en el diario Clarín que le hizo una cálida entrevista: ahí el gobernador entrerriano se despegó de sus propios dichos en La Nación, "!el kirchnerismo se terminó en el 2015" y en declaraciones a FM Litoral "es una estudiantina" dijo en relación a los diputados nacionales K que no le responden.
Lo dijo en el diario de La Corpo.

Se alejó un poco del macrismo paladar negro y puso un huevo en cada canasta. Que es lo que suelen hacer los políticos inteligentes. De ahí a que funcione es otra cosa. La gente vota y cuando vota, premia o castiga estos movimientos circulares de la dirigencia.
Con esta nueva estrategia, Bordet ¿está haciendo control de daños ante una eventual derrota o solo está tratando de sumar de todos lados para ganar?
Sea como sea, es el movimiento inverso al de Cristina Kirchner en Bs As.

Si gana Bordet en Entre Ríos y pierde Cristina, es el fin del kirchnerismo. El ala local de los K tendrán que seguir refugiados y a la espera de que cambien los vientos de la historia. Mientras tanto, se irán desangrando en "autocríticas" oportunas.
Si sucede al revés, que gane Cristina en Bs As y pierde Bordet en Entre Ríos, Cambiemos tendrá casi asegurada la gobernación de Entre Ríos para 2019 y la interna peronista, en el medio, será mucho más difícil de ordenar.

Siempre y cuando al gobierno nacional le siga yendo como le va. Si en cambio hubiera una crisis económica o estallidos sociales incontrolables, el tablero nacional se reordenaría y quizás el peronismo también.

Suscribirse

Información sobra. Falta entenderla

Stella Berduc, la avanzada

Qué piensa el falso Pacha Mori

"Los intelectuales no tienen relación con la realidad"

Martin Rodriguez, uno de los mejores poetas de la nueva generación