Argentina ya produce más aceite que Brasil

Julio Calzada-.Para la campaña 2016/2017, Argentina estaría pasando del 7° lugar a la 6° posición como productor de aceites y grasas vegetales a nivel mundial.



De esta forma, estaría superando a Brasil, país que había ostentado el 6° puesto en los últimos años. Si comparamos puntualmente la producción por países de los últimos dos años, Argentina integra el lote de los tres países que más han visto crecer sus producciones de aceites y grasas en el mundo.
En materia de exportaciones, Argentina seguiría en la actual campaña en el tercer lugar a nivel mundial.
Hay múltiples factores que explican este fenómeno.



A continuación analizamos el mercado mundial de aceites y grasas para evaluar el posicionamiento de Argentina tanto a nivel de producción como en exportaciones. Para ello hemos utilizado los datos de Oil World Statistics del mes de Marzo de 2017, quien categoriza como “aceites y grasas” a la suma de distintos tipos de productos. En primer lugar a los de origen vegetal, los cuales surgen por la trituración de semillas oleaginosas tales como el aceite de soja, girasol, colza y otros que provienen de cereales como es el caso del aceite de maíz. También la estadística suma a los de origen vegetal como el aceite que se obtiene del fruto de la planta de palma y los de origen animal como el aceite de pescado o los sebos y grasas en general.




En ambos cuadros 1 y 2 podemos observar que Oil World incluye dentro del concepto de “aceites y grasas” a los siguientes productos: aceites de palma, soja, algodón, maní, girasol, colza, sésamo, maíz, oliva, almendra de palma, coco, manteca, grasas, aceite de pescado, lino, castor, sebos y grasas.



En el cuadro 1 vemos el ranking de países productores de aceites y grasas, donde Argentina estaría pasando en la campaña 2016/2017 del 7° lugar a la 6° posición a nivel mundial, superando a Brasil quien había ostentado el 6° puesto en los últimos años. Con una producción anual esperada en la campaña 2016/2017 de casi 10.231.000 toneladas, nuestro país estaría aventajando a Brasil en casi 100 mil toneladas de aceites y grasas (Brasil rondaría las 10.127.000 toneladas en la 16/17). Si bien es bastante exigua la diferencia, tengamos presente que en el ciclo 2014/2015 –hace apenas dos años- Brasil producía un millón de toneladas más que Argentina y hoy nuestro país ha logrado equiparar la producción de nuestros hermanos limítrofes y levemente superarla.

El cuadro muestra algo muy interesante. Si comparamos la producción por países de los últimos dos años, Argentina integra el lote de los tres países que más han visto crecer sus producciones de aceites y grasas en el mundo. El mayor crecimiento le correspondió a Estados Unidos cuya producción creció en dos años cerca de un 12,6%. Luego viene India con un incremento del 12%, aumentando su producción en casi 1.000.000 de toneladas en dos años. Luego Argentina con un aumento del 10,5% en términos entre estas dos campañas.

En el cuadro 2 hemos expuesto a los principales países exportadores de aceites y grasas. Argentina seguiría en la actual campaña 2016/2017 en el tercer lugar a nivel internacional, luego de Indonesia y Malasia. Estos dos países son los principales exportadores de aceites y grasas del mundo, los cuales registrarían ventas al exterior en la campaña que se está cerrando de 27,8 millones de toneladas y 17,9 millones de tn., respectivamente. Argentina, en cambio, se estaría situando en las 6,6 millones de toneladas exportadas. Tengamos presente que Indonesia y Malasia muestran excelentes números por ser los principales productores y exportadores de aceite de palma. Habitualmente más del 90% de las exportaciones de Indonesia y Malasia de aceites y grasas, son despachos de aceite de palma.





Como todos sabemos las exportaciones argentinas de aceites y grasas dependen centralmente del aceite de soja y, en muy menor medida, del aceite de girasol. Esto podemos verlo en el cuadro 3 donde se estima la composición de la producción y exportaciones de aceites y grasas de nuestro país para la actual campaña 2016/2017 con estimaciones combinadas de nuestra entidad y Oil World.



En materia de producción de grasas y aceites, en la actual campaña se espera que Argentina llegue a las 10,2 millones de toneladas compuesta por 8,5 millones de toneladas de aceite de soja y 1,3 millones de toneladas de aceite de girasol. Otros aceites y grasas sumarían 409 mil toneladas. De estas 10,2 millones de toneladas, se estarían exportando este año cerca de 6,6 millones, compuesto por 5.800.000 tn de aceite de soja, 500.000 toneladas de aceite de girasol y 283 mil toneladas de otros productos.

Argentina estaría vendiendo al exterior casi el 70% de su producción de aceite de soja, en tanto que el 30% restante quedaría en el mercado interno para abastecer –principalmente- a la industria del biodiesel (industria automotriz) y luego a otras demandas derivadas de los consumos locales. En lo concerniente a las exportaciones de aceite de girasol, nuestro país vendería este año cerca del 40% de su producción al exterior, quedando el 51% en el mercado interno, principalmente para uso comestible.

La mejora sostenida en el posicionamiento argentino en el mercado mundial de grasas y aceites obedecería a cuatro factores principalmente:

a) Argentina tiene preparada su industria para aumentar sus niveles productivos. El crecimiento de las inversiones en plantas aceiteras de los últimos años ha hecho que nuestro Complejo industrial oleaginoso nacional cuente en la actualidad con 48 fábricas (casi todas activas) con una capacidad teórica de molienda de soja y girasol de 202.831 Toneladas/día. Dentro del Mercosur ampliado, Argentina es el país más importante en materia de capacidad instalada de procesamiento en la Industria Oleaginosa. Hay que tener en cuenta que la capacidad de molienda de semillas oleaginosas de Argentina se encontraba hace 10 años (al segundo semestre del año 2003) en 97.546 Tn/día.  Se ha duplicado en menos de 15 años. Con la capacidad de molienda que tiene Argentina actualmente podría triturar cerca de 67 millones de toneladas de soja y girasol todos los años. Esto significa que a nuestro país hoy no le alcanza la mercadería propia para alimentar a este “gigante oleaginoso”. Este año Argentina podría llegar a cosechar 58 millones de toneladas de soja y 3,5 millones de tn de girasol. Necesita del aporte de la importación temporaria de soja paraguaya que reapareció en el año 2016, como se expone más abajo.

b) El incremento en la producción de girasol para el presente ciclo. En la campaña 2016/2017 el Ministerio de Agroindustria estima que Argentina podría llegar a tener una cosecha de girasol de 3.500.000 tn, en tanto que en el ciclo anterior la producción habría estado situada en 3 millones de tn. Estas 500 mil toneladas adicionales, consolida una mayor producción de aceite en girasol.

c) La relativa estabilidad en la producción nacional de soja. En las últimas tres campañas, a pesar de todos los problemas climáticos, Argentina no ha bajado su cosecha de soja por debajo de las 58 millones de tn según el MINAGRI. En la campaña 2015/2016 fue de 58,8 millones de toneladas y en la actual podría situarse en 58 millones según el Ministerio. Nuestras estimaciones están dando algo menos: 57 millones. De todos modos, parecería consolidarse un piso por arriba de las 55 millones de tn que le permite a la industria oleaginosa contar con buena cantidad de mercadería para moler, salvo eventos climáticos aún peores a los registrados en los últimos dos ciclos. Podría estar jugando aquí las variedades genéticas utilizadas en Argentina en los últimos tiempos, las cuales priorizan el rinde sin mirar la proteína del poroto.

d) La apertura de la importación temporaria de poroto de soja cuya decisión adoptada por el Gobierno Nacional a fines del año 2015 permitió el ingreso de 852.000 toneladas de Paraguay al Gran Rosario. Estas fueron molidas por el Complejo Industrial Oleaginoso de dicha zona. Habría sido importante la importación temporaria de soja paraguaya –principalmente- en los primeros meses del 2017.

Esta situación de crecimiento en la producción y exportaciones de aceites y grasas podría consolidarse en el futuro con las nuevas inversiones en plantas aceiteras que se están realizando en RENOVA, Terminal 6 y otros emprendimientos.

Suscribirse

Información sobra. Falta entenderla

Qué piensa el falso Pacha Mori

"La cabeza de Ramirez tiene un interés literario"/Juan Basterra

"Los intelectuales no tienen relación con la realidad"

Rosario Vera Peñaloza y los jardines de infantes