Agrimensura de un idiota

Lucas Carrasco-. El razonamiento de un idiota político.



La parcela reservada a la Memoria es demasiado extensa en el territorio de su pensamiento político. Un territorio con valles hermosos, grutas tenebrosas y lo demás, puro desierto y desencanto.
La Memoria, con mayúsculas, es una parcela de tierra con epitafio fijo hacia la posteridad ajena. De la que quiere colgarse con el infantil entusiasmo de quien remonta un barrilete para acariciar el sol.
Su agrimensura con la Historia tiene la tranquera electrificada de la aspereza: los divide el alambrado del debate, la controversia, que es siempre una manzana envenenada y sabrosa, fruto maldito de la tentación.
La Memoria no es debatible. La Historia, sí.

-Cobarde, releé el párrafo que escribiste.
-Lo releí. ¿Y?
- ¿Por qué no te animás a decirlo más claro?
-¿Decir qué cosa?
-No te hagás el boludo.

Las metáforas espaciales, combinadas con el lenguaje técnico del campo, deja hectáreas de confusión. Bordea el organicismo, la biología que impregnó el positivismo entusiasta de las Ciencias Sociales cuando aún debían justificarse a sí mismas.
La Luz Mala del esencialismo se aleja a medida que uno se acerca, como la utopía.
La bosta tradicionalista deja además el aroma a un nacionalismo de vacas y ombú. Ranchera epistolar de aguerridas liturgias del folclore sepia. Siempre atento al calendario. Al desfile de modas de próceres y revoluciones.

-Podés matizarla con la arborescencia, con los rizomas, las mil mesetas.
-Deleuze era insoportable.
-¿Para cuánta gente es un texto así?
-Para uno. Yo.
-Ah, qué estoico, cuánta determinación.
-Lo mío nunca fue la modestia.

Luego del desierto el valle hermoso, con orquídeas, faisanes, cascadas de pasionaria bajo alfombras de glicinas y una parra de uvas con un martín pescador vigilando el atardecer. Ese oasis en el territorio del pensamiento constituye el lóbulo derecho del hemisferio ideológico. Donde todo está prolijo y claro. Donde los buenos son muy buenos y los malos son muy malos.
Las grutas tenebrosas con ratas y vampiros, cucarachas y frío, son para el hemisferio izquierdo, que razona con sistema d'Hondt.
Después, lo demás, todo lo demás, es desierto. Un extenso desierto esperando que baje un mesías.



Suscribirse