La presentación de Bittel

Gonzalo García Garro-. Es oportuno hoy también recordar a Deolindo Felipe Bittel, un representante o dirigente afín a un sector del peronismo que reiteradamente sufre ataques, muchas veces injustos, especialmente de los sectores de la izquierda gorila, en relación a los hechos acaecidos en aquellos días de dictadura militar.

Samuel Eichelbaum, el teatrero entrerriano de los inmigrantes


Santiago Zorrilla-.Samuel Eichelbaum fue un gran escritor, periodista y dramaturgo que nació en Entre Ríos, hijo de inmigrantes judios y criado en el campo, hechos que marcaran la posteridad de sus obras rompiendo con el estilo literario que pregonaba el llamado "criollismo".
En Buenos Aires va a iniciar una prolífica carrera como periodista escribiendo para La Vanguardia, Caras y Caretas, La Nota, críticas literarias para Noticias Gráficas y Argentina Libre. En la década del 40 comienza a publicar sus primeras obras de teatro siendo Un guapo del 900 (1940), que trata sobre la corrupción política y el abuso de poder la mas conocida dado su adaptación cinematográfica con Alfredo Alcón y Lydia Lamaison como protagonistas.
Este hijo de inmigrantes supo romper los lazos con el criollissmo superficial y así lo refleja en sus obras El lobo manso (1917) y con La mala sed (1920).

Representó a los escritores de nuestro país en 1942 en el  Congreso de Sociedades de Autores que se celebró en Washington. Fue, además, integrante de Argentores, guionista cinematográfico y agregado cultural de la Embajada Argentina en Uruguay.
Es junto a  Roberto Arlt, Conrado Nalé Roxlo y Armando Discépolo uno de los mejores autores de su época. Influenciado por las obras de  Strindberg y de Chejov, evoluciona su estilo  hacia un teatro en que predominan los aspectos introspectivos sobre los sociales, a causa del interés que empieza a ofrecerle el psicoanálisis. Es en esta etapa que escribe Un guapo del 900, Ecuménico López,el protagonista era del barrio del Abasto de la ciudad de Buenos Aires, ciudad que el propio Eichelbaum supo disfrutar. Se cuenta que el cuñado de Eichelbaum. Edmundo Guibourg, era un gran amigo de Carlos Gardel, y ambos frecuentaban el bar O´Rondeman, el de la esquina de Humahuaca y Agüero, propiedad de la familia Traverso, protectores del Zorzal criollo, y donde se juntaban los malevos. Cuatro décadas más tarde, cuando aquellos malevos eran una especie extinguida, sepultada por el tiempo y sus mudanzas Eichelbaum los retrata casi a la perfección.


Un guapo del 900 se estrenó el 28 de marzo de 1940 en el Teatro Marconi, con dirección de Armando Discépolo y compañía encabezada por Francisco Petrone (quien tuvo a su cargo el papel de Ecuménico López) y Milagros de la Vega (Natividad López), quienes tuvieron actuaciones consideradas en su momento como consagratorias. En esta obra, que describe la vida de un guapo vinculado a los políticos caudillistas, Eichelbaum escarba en la personalidad humana y expone sus preocupaciones más profundas de raíz psicológica, el malevo corajudo simboliza la lealtad hacia el amigo, noble sentimiento que lo lleva a intervenir y vengarlo.
La Revista de Estudios de Teatro en el año 1986 sobre su obra sostenía que “preocupado por el análisis en profundidad de la personalidad humana, se caracteriza por delinear personajes que, enfrentados a situaciones críticas, se ven obligados a desnudar sus más profundos y contradictorios sentimientos. Con inclinaciones psicologistas e intelectuales, creó personajes prototípicos y vigorosos.”
Eichelbaum también incursionó como guionista destacándosé las adaptaciones para el cine de Un tal Servando Gómez que, bajo el título de Arrabalera se estrenó el 25 de abril de 1950 con dirección de Tulio Demicheli y actuaciones protagónicas de Tita Merello y Santiago Gómez Cou y, fundamentalmente, la versión de Un guapo del 900 (guión compartido con Leopoldo Torres Nilsson) que se estrenó el 17 de agosto de 1960.
Este notable escritor entrerriano murió el 4 de mayo de 1967 en Buenos Aires, descansando sus restos en el mítico cementerio de Chacarita.