Ese Fuego


Ramiro Pereira





















Todo es ese fuego,

insignificancia que se yergue

entre dos oscuridades.

Materia en que reposan mis afanes

vanos, y a un tiempo, espléndidos y plenos.

Y mientras la madeja se devana,

me dedico a mofarme de los dioses

y a correr tras el viento,

porque no cedo.

No cedo a la angustia de las oscuridades,

pues miro el fuego,

y fatigaré el viento.




Suscribirse

Información sobra. Falta entenderla

Stella Berduc, la avanzada

Qué piensa el falso Pacha Mori

"Los intelectuales no tienen relación con la realidad"

Martin Rodriguez, uno de los mejores poetas de la nueva generación