Ese Fuego


Ramiro Pereira





















Todo es ese fuego,

insignificancia que se yergue

entre dos oscuridades.

Materia en que reposan mis afanes

vanos, y a un tiempo, espléndidos y plenos.

Y mientras la madeja se devana,

me dedico a mofarme de los dioses

y a correr tras el viento,

porque no cedo.

No cedo a la angustia de las oscuridades,

pues miro el fuego,

y fatigaré el viento.




Suscribirse