El laberinto y la ventana

Ramiro Pereira-. El laberinto y la ventana

El viento de La Mazorca


Jorge Asís-. Tercer Gobierno Radical y Movimiento Nacional Macrista.


1

El Tercer Gobierno Radical despacha la actividad diaria y el Movimiento Nacional Macrista cubre el fundamental rol estratégico.
A ninguno de los dos, ni al TGR ni al MNM, les va exactamente bien. Les va “menos mal”. Mejor, en todo caso, de lo que merecen.
Sin plan B, sin siquiera plan A, al decir del pensador Miguel Broda.
El planteo económico se reduce al conjunto pueril de improvisaciones. Un “vamos viendo” sobre la marcha, entre las olas del surf.
El TGR no puede dominar, ni contener, la inflación. Persigue las tasas, hasta sobrepasarlas. El endeudamiento sistemático genera el preludio estratégicamente inquietante. El suspenso demorado que anticipa otro mal film.
Así como el kirchnerismo supo disfrutar del viento de cola de la economía, el MNM mantiene a su favor, en cambio, el viento de cola de la política.
La economía se destaca como el peor obstáculo. No se acierta con los brotes del cuarto semestre, la lluvia de dólares aporta la inundación especulativa.
Sobran, a falta de planes, los pretextos. La incertidumbre atenta contra la credibilidad.
Sólo La Doctora hoy tiene licencia oficial para confrontar al TGR y al MNM. Porque -aunque pueda ganarles- les sirve.
En cuanto La Doctora reaparece, misteriosamente el TGR se consolida, el MNM se extiende. Se nacionaliza mientras el kirchnerismo queda mayormente apartado en la reserva popular de la inviable Buenos Aires.
El viento de La MazorcaCrece entonces el MNM en el bosque espeso de la resignación.
Gracias a la magnitud e intensidad que irradia la mujer acosada que procura la revancha.
Los macristas se disuelvan paulatinamente en el amague. Los cautivos, de todos modos, igual los van a apoyar.
El piso, que merodea el tercio, está alto. Como la vara jactanciosa de la transparencia.

2

El kirchnerismo es el riesgo delicado para manipular.
La influencia, la centralidad en la adversidad, deriva en el propio límite.
Para interpretar el cuadro, resta esclarecer dos ecuaciones. La relación kirchnerismo-peronismo, y el dilema Buenos Aires-Nación, que se arrastra desde el Diecinueve.
De pronto los gobernadores peronistas se despiertan. Aunque no dormían.
Alertados, advertidos, previsibles, necesitan asegurarse un pedazo de los recursos que les aporta el vejestorio de la “nueva política”.
La originalidad de las obras, la apuesta ideológica por el cemento. Metodología eficaz para mostrar realizaciones, que complementa la rutina menor de abonar los sueldos.
El viento de La MazorcaLos gobernadores acuerdan, en la Casa de Entre Ríos, mantener la gobernabilidad. Asegurarla. Para el poder central, o sea el TGR, y para cada una de las provincias. Cada cual debe cuidar sus propios porotos en el territorio. Se sobreentiende que el compromiso de la gobernabilidad requiere la conveniencia de no ganarles. O ganarle, en todo caso, al MNM, por puntos. Nunca por nockaut.
Se comprometen también a “mirar para adelante”. Manera diplomática de acotar la proyección de La Doctora. Frenar los ímpetus.
Si la dama domina en la reserva popular de Buenos Aires, los gobernadores prefieren reservarle el monopolio del pasado.
La Doctora está territorialmente frágil. Respaldada por “la mazorca”, como llama a los bonaerenses cierto caudillo despojado del norte. A través de la captación de varios poderosos mini-gobernadores, vulgarmente llamados intendentes.
Sin condenarla, los gobernadores se distancian. Ya se abstienen de arriesgarse al incendio de defenderla. Como Jefa no la aceptan. Como Conductora menos. Le preparan el paciente olvido de la historia.

3

El regreso posiblemente triunfal de La Doctora sólo impresiona a los cautivos incautos.
Asusta al esternón del macrismo. Capas medias, con el complemento de la clase que se supone alta. O recientemente elevada.
Para el vigoroso antiperonismo, presentado con el uniforme del antipopulismo, resulta providencial que el MNM se encuentre en permanente ebullición. Para rescatar a la sociedad indefensa del naufragio populista que podría producirse.
Aquí se ejercita el juego diplomáticamente macabro. Se agita el peligroso destino de Venezuela.
Consecuencia de la otra ecuación deplorablemente falsa. La controversia entre el macrismo y el kirchnerismo. Segundos (como Massa) afuera.
La confrontación entre lo menos malo, en plena vigencia, y lo más malo aún que busca la segunda oportunidad. Concentrado en Primera y sobre todo Tercera Sección Electoral de Buenos Aires. Con potencialidad casi intrascendente en el resto del país (con la excepción de los fieles de Santa Cruz, Tierra Santa).
Como señala el superado caudillo peronista del norte, es imposible gobernar la Argentina desde la mazorca. La Matanza, Lomas, Berazategui.

4

Desde la gira asiática, Macri -líder del TGR y del MNM- emite el mensaje racional, que repite también La Reina del Dengue.
Protegido por el encanto del agua bendita que emana, sin darle mayor importancia a la escenografía de la ruta de la seda, baja la claridad del lineamiento.
“O se sigue con el camino del cambio o se vuelve el populismo”.
Macrismo o kirchnerismo.
El viento de La MazorcaEl maniqueísmo estremecedor admite la inmediata resignación de optar por el cambio (que no se registra).
Para evitar el retroceso, conseguirse el objetivo transversal de ganar, en las elecciones legislativas de mediano término.
Se comprende entonces que la señora Gabriela Michetti, en un rapto de reflexiva lucidez, se proponga anularlas. Audacia teórica que contiene el argumento inapelable. Las transiciones electorales cada dos años banalizan los mecanismos para la toma de decisiones (postergadas indefinidamente).
Después de octubre, sobre todo después del verano de 2018, va a asistirse al dilema de la reelección en 2019. Para continuar con el relato del cambio que nunca se produce.
Con agua bendita y generosidad, Macri decide sacrificar ocho años. Por el objetivo de enderezar la pasión argentina de Mallea.
Para hacer lo que, hasta hoy, no hizo, y tal vez nunca va a hacer. Mientras habla del cambio para que todo siga, en efecto, igual. Con transitoria prolijidad. El suspenso avanza. El final de Hitchcock es abierto.
Los opositores escogidos del kirchnerismo lo critican preventivamente. Como si Macri hubiera hecho lo que nunca hizo. Pero creen que, en efecto, lo hace. O lo va a hacer.
Amaga con que pronto, si gana, va a hacer aquello que no va a hacer, en efecto, nunca.
Ajuste es la palabra horrible que debiera desterrarse del diccionario.
Lograr la reducción del déficit, utopía liberal que se agiganta. Dista de conquistarse a través de “la mejora en la calidad del gasto”. Por la epopeya módica de gastar sin robar.

5

El viento de La MazorcaExclusivamente La Doctora mantiene la licencia de corso para confrontar.
Los pocos que pueden noquear al macrismo, en los distritos, prefieren abstenerse. En pos de la gobernabilidad.
Se impone ganar o perder por puntos. Bajarle el precio a la confrontación. Desdramatizar.
Explicable que los pocos candidatos fuertes decidan adoptar la ética de Casildo. Borrarse, “paso al costado”, arrugue de barrera sin contar los votos.
Dejar pasar el 2017 en virtud del hipotético 2019.
Hoy sólo La Doctora quiere vencerlos. Junto a la nueva mazorca. Aunque forme parte del viento que, en efecto, los favorece. Al TGR y el MNM.