Arrancó la campaña del bipartidismo en Entre Ríos

Ignacio Gutierrez.- Primero fueron los radicales hablando mal de sus socios del PJ, ahora los peronistas le devuelven la pelota.


La semana patria arranco con novedades y chicanas dentro de la estructura bipartidista de la provincia. Los del partido centenario tiraron la pelota a la cancha después de que su Comité Provincial se reuniera en Colón durante el fin de semana. En el plenario, no se hablaron de candidaturas sino de chicanas. Para los radicales, la reiteración de los sucesivos gobiernos peronistas hizo tocar fondo.y acusan a Bordet de no tener  iniciativa propia convirtiéndose en un apéndice dependiente del gobierno nacional o de la toma de endeudamiento externo.

Del otro lado de la cancha, el Consejo Provincial de los peronistas-que el gobernador preside- los peronistas agarraron el bolo y le contestaron que si hay alguien que está endeudando a los argentinos, ese es el gobierno de Cambiemos, acusando al radicalismo de tomar deuda a un ritmo de 5.000 millones de dólares por mes desde que asumieron. Todos esto -desde ambos lados de la cancha- sin mostrar propuestas de desarrollo económico que permitan crecer a la provincia sin necesidad de endeudarse o sin dependencia nacional.
Mientras en Entre Ríos al igual que en el resto del país, los precios siguen aumentando, el empleo formal ya sea estatal o privado está estancado, los dos principales partidos políticos de la provincia se pasean por diferentes medios periodísticos sacándose chispas a ver cual de los dos es capaz de sacarnos de la crisis a la que nos llevaron justamente los protagonistas de las chicanas.
 Ambos partidos se centran en la misma discusión que parece una remake de la película "La historia sin fin" acerca de lo endeudadisima que se encuentran las arcas provinciales,  todo, en medio de un conflicto docente, que, por suerte para ambos partidos se destrabo en estos días.


Los radicales insisten en que el gobierno provincial no solo se endeuda sino también que no ejerce un control sobre las cuentas públicas. Dicen que el gobernador Bordet no deja de pronunciar un puñado de buenas intenciones, pero que no corrige la matriz de su gobierno, conspirando incluso contra la tarea de control de las cuentas públicas.

Vale la pena detenerse un poco en lo que respecta al tribunal de cuentas de la Provincia, ya que de un lado del mostrador acusan a los que gobiernan que se le recortan las facultades, pero a su vez, desde ese  mismo lado del mostrador, se mira para otro lado, cuando los hechos vinculados a la falta de transparencia asolan al gobierno nacional.(caso Arribas, Panama Papers,etc)


Lo cierto es que mientras radicales acusan a peronistas de falta de transparencia -fundamentalmente en cuanto a lo que respecta a la obra pública- cuando tienen que mostrar gestión vinculada al gobierno nacional se ve que solamente se  inauguran obras que fueron ejecutadas en altos porcentajes en la gestión anterior y a su vez las obras que están en marcha en nuestra provincia, no se sabe muy bien quien las financia.

Por otra parte, recordemos que ambos partidos, ya sea apoyando la gestión nacional, ya sea gestionando la provincia, no dejan de endeudarnos, de una u otra manera siempre atando las principales obras estratégicas que necesita la provincia a los mercados externos, como se ve en el caso del ansiado puente Santa Fe-Paraná (atado a créditos internacionales otorgados por el BID) o en el caso del acueducto del norte de la provincia (atado a los capitales chinos)


De uno o del otro lado del mostrador, ambos nos muestran lo mismo: como hacer para que en la provincia no crezcan nuevas alternativas de desarrollo político y que no quedemos a contramano de lo que ocurre en el tablero de la democracia en la Argentina, Ganan todos los políticos, perdemos los entrerrianos.