Sobre las marchas de estos días




Lucas Carrasco-.Los siguientes 7 párrafos están escritos para que muy poquitas personas puedan entenderlas. Es adrede. Para romper las pelotas. E incentivar la natural curiosidad perversa del lector. Nunca hay que apostar por las buenas intenciones del lector para que un texto no fracase. Oh, sí, lo siento, la vida es así. El mundo es así. Qué feo, che.

1-Ningún significante puede escapar a su destino, el significado.
En la lingüística estructural la relación no es biunívoca y en la semiótica, el triángulo de Pierce le agrega la Referencia, es decir el Ente, que en cierta corriente de la filosofía lo que es, es todo lo que no es. Aquello que no es, es lo que es.
Lacan, en el psicoanálisis, introduce los síntomas dentro del universo del significante. Pero se constituye en tal, en significante, cuando ingresa al orden de lo simbólico, algo parecido a la Referencia. Pero su significado se establece en relación a otros significantes, llegando inclusive - otros autores, más volcados a la posmodernidad- a establecer una semiosis infinita. Donde el signifcado último es la necesidad de la presencia de lo real.



2- Deleuze creó el concepto de rizomático para situaciones como las movilizaciones de la derecha de estos días, en defensa de la democracia. Uauuu, TODO ESO DEFIENDEN. Qué capos, muchas gracias. Si es que tienen la amabilidad de incluirme en su democracia.
Una totalidad expresada en la consigna que se contrapone a la totalidad donde cobra su significado, la patria. Cuando la patria, el pueblo, se moviliza, la gente, los ciudadanos responden en defensa de la democracia. Espontáneamente. Con la candidez primaveral de Manuel Puig. A diferencia de los Patria, los pueblo, que andan en oscuras maquinaciones de choripanes en sótanos de Roberto Arlt.
De manera que si usted, lector, no es ni macrista ni kirchnerista -es decir, no es militante ni periodista, único lugar donde estas identidades obran como ontología nuclear- no es la patria, no es la democracia, no es una mierda. Es un extranjero hijo de puta, que posiblemente, como en la novela de Camus, no haya llorado en el velorio de su propia madre, lo cual lo hace pasible de cualquier crimen. De los peores posibles, ya que estamos.


3- Laclau hubiera encontrado -en su discusión con el marxismo austrohúngaro, que el aparato de propaganda macrista convirtió en nazismo por la lógica amigo enemigo y por pereza y bestialidad intelectual- que el momento populista de las movilizaciones, tiene luego su momento institucionalista, donde la cadena de equivalencias se debilita hacia los tuits de Cristina Kirchner o los remakes de los fracasos de Kicillof que anuncia a diario Macri, Ahora 12, Procrear, quedar bien con el mundo y todo eso, claro que con verba antichoripanera para alegría de la platea e indignación de la popular. Nada que le interese al argentino de a pie.



4- Carl Schmitt fue la bestia pop de la prensa militante antiK cuando Cristina Kirchner hacía lo que hoy hace junto a Mauricio Macri. Pero como es Macri el máximo responsable, porque hoy tiene el botón rojo del Estado, el teórico del nazismo ha pasado de moda. En un año, nomás. Porque ahora la prensa antiK le exige decisionismo a Macri, que como bien explicó Carl Schmitt no es posible bajo el régimen ni la concepción ideológica liberal. A esta imposibilidad, Durán Barba la llama Humildad. Un presidente que retrocede cuando ve que sus decisiones no son las más adecuadas y etc, etc, etc,...
Carl Schmitt lo llamaba Estado Total dentro del régimen liberal.
Una burrada aplicarlo así, pero se dijo con tanta liviandad durante tantos años que es legítimo extrañar al Club de Antifans de Carl Schmitt ahora que sus burradas interpretativas calzan tan bien con su nuevo ídolo, el titubeante Presidente de la Nación.

5- La gente, el pueblo, los ciudadanos, los choripaneros, los republicanos, los sindicalistas, son significantes al vuelo, condenados al significado.
El significante está condenado al significado en la Teoría Literaria.
Es una condena inmanente. Insorteable.
La literatura sería imposible sin esa condena a priori, en juicios sumarios, del significante a ser significado. Como la potencia en Aristóteles. Las marchas son el Acto -en el sentido aristotélico, no se ofendan- en Potencia.

6- Las luchas por el significado son graciosas, porque suelen estar pre escritas. De antemano. Aunque el Acto no quiera ser esa potencia. Y aunque el error de interpretación luego derive en tensos disparates. Porque en el medio, está la gente. Que cada dos años, vota. Y puede destruir estos sofisticados algoritmos pensados para la satisfacción del cliente, que son los gerentes de la industria de la polarización.

7-Uno de los teóricos más importantes del siglo pasado, Tu Sam, siempre advertía. Puede fallar.