¿La Salud Publica es un sistema corrupto?


Joakito.-Según estadísticas, en el año 2015 un 32,7% de los habitantes no poseía cobertura médica de plan, ya sea por obra social o por medicina prepaga. Quienes componen el sistema público de cobertura son familias cuyo jefe de hogar es trabajador en negro, que no posee un empleo estable, y que percibe ingresos inferiores a los trabajadores registrados – 20 a 30% inferior, en promedio-.Esta cifra se ha incrementado a partir de las políticas regresivas del gobierno de Mauricio Macri. Son los trabajadores en negro y los excluidos quienes padecen la decadente estructura del sistema público de salud y nuestra provincia no es la excepción a la regla.
El cambio de gestión a nivel nacional impactó negativamente en nuestra provincia fundamentalmente en la administración de la salud.
Si bien la salud pública en las provincias es administrada por estas mismas, el recorte presupuestario en vastos programas de salud que antes sostenía la nación, afectaron considerablemente la misma. Por ejemplo  la provincia tuvo que comprar con recursos propios una partida de 150 mil preservativos para el Programa de Salud Sexual y Reproductiva,  que se distribuyen a través de hospitales y centros de salud. Esos insumos antes venían desde Nación.
Hace unos meses Sonia Velásquez, coordinadora de la Unidad de Gestión de Programas del Ministerio de Salud de la Provincia de Entre Ríos, le escribió al Ministro de Salud,un detallado informe sobre estos recortes. En la carta cuenta que “los insumos y recursos de las áreas y programas a mi cargo, en los que hemos vivenciado recortes o discontinuidad en su entrega por parte del Gobierno Nacional, con las consecuencias que esta situación genera para la garantía de los derechos de salud de la comunidad entrerriana”. 
A continuación detalló los insumos y recursos que se vieron afectados: el Gobierno provincial ha realizado durante el año 2016 una inversión de más de 20 millones de pesos para cumplimentar dos licitaciones públicas y adquirir más de 100 mil kg de leche para el Programa de Apoyo Nutricional por el cual se entrega este insumo (leche entera en polvo fortificada con Hierro, Zinc y Vitamina C) como una acción de complementación y rehabilitación nutricional a embarazadas; madres y niños”,
En otra parte sostiene que  “a través del Programa Cus Medicamentas (Ex Remediar) se otorgan insumos a 363 efectores de la red sanitaria pública lo que implica hospitales de menor nivel y centros de salud tanto provinciales como municipales. Desde mayo se registró una discontinuidad en la provisión de los mismos que se acentuó en agosto y septiembre para comenzar a regularizarse parcialmente en octubre. Oportunamente de 76 llegaron a faltar 24 medicamentos básicos para tratamientos crónicos tales como metformina para diabetes y enalapril para hipertensión. Ante esta situación la provincia, a través del Primer Nivel de Atención, se hizo cargo de los faltantes ampliando las partidas presupuestarias para la compra de estos insumos esenciales” sostuvo la funcionaria entre otros temas.


La provincia también aporta lo suyo en el desmanejo del presupuesto y la falta de explicaciones de un Ministro de Salud, que por cuestiones vinculadas a la burocracia sindical sigue en su cargo.
Nada se sabe y no se ha dado ninguna explicación oficial a la denuncia que realizaron los empleados del Hospital San Martín -el más grande de la provincia- sobre los sobreprecios que se pagan en la adquisición de insumos que justamente por pagar sobreprecios nunca alcanzan. También denunciaron sobresueldos, y que hasta se alquila un ecógrafo que podría comprarse para el hospital con 4 meses del alquiler que se pagan.


La otra caja que denuncian es  la del dinero que debería destinarse a la Salud, y que va  al negocio de las prótesis, que se compran a la empresa Prima Implantes S.A., relacionada a (el exministro de Planificación Federal Julio) De Vido
Además, denuncian que “las prótesis tienen sobreprecios, se pagan hasta cinco veces más de lo que cuestan acá en Paraná”.
A fines del mandato anterior, se realizó la  licitación pública Nº 01/15 por la cual el gobierno de Sergio Urribarri destinó 9 millones de pesos para poner en marcha el Banco Provincial de Prótesis e Implantes. La adjudicación del negocio por dos años fue para la firma cordobesa Prima Implantes S.A. La mencionada empresa fabrica casi la totalidad (el 95%) de las prótesis e implantes que se licitan de origen nacional y está habilitada para distribuir el 100% de los productos nacionales e importados, según los fundamentos del decreto.
Tampoco nada se ha dicho de la precariedad con la que trabajan los enfermeros, los médicos y los administrativos en el Hospital de La Baxada, que debió ser terminado hace mas de tres años y que en la actualidad por mezquindad e internas políticas entre el director y el Ministro de Salud de la provincia, no se les giran las partidas a tiempo.
Dirimir internas personales jugando con la salud pública, es una canallada.



Otro de los temas preocupantes que nunca se pudo resolver desde la provincia fue el de los centros de salud, enclaves fundamentales en lo que significa la Atención Primaria de la Salud. Hace unos cuantos años desde la Facultad de Ciencias de la Salud de la UNER se realizó un estudio y relevamiento de los mismos para dar un informe a la Organización Panamericana de la Salud. En el mismo se detalla que existen Centros de Salud urbanos,suburbanos y rurales con muy diversos grados de funcionalidad en cuanto a lo edilicio, con integración de profesionales y especialidades que en general no parece responder a una planificación sanitaria y equipamiento muy dispar.
El conjunto actual que trabaja en cada Centro de Salud, generalmente dista mucho de ser un verdadero equipo de Salud.
Históricamente el personal de los centros de salud está conformado por agentes que han sido transferidos desde el ámbito hospitalario (por conflictos varios surgidos en su desempeño, problemas de salud o familiares, mejor adaptación de horarios, etc). En los últimos años, en parte por la influencia del Programa Médicos Comunitarios, se ha logrado incorporar personal con mayor formación en el área de la  atención primaria de la salud -APS. De todas maneras señala el informe la poca presencia de enfermeros a lo largo de la provincia, lo que resulta llamativo teniendo en cuenta que en Paraná existe la carrera de Enfermería dentro de la estructura de la Universidad Provincial.

Un capítulo aparte merece la corporación de médicos y su cada vez mas enriquecimiento a costa de los usuarios de la salud pública, fundamentalmente el de los afiliados a la obra social provincial -IOSPER- que siempre logran que les aumenten el precio de la consulta que abonan los pacientes, como ya lo hemos explicado en Noticias Entre Ríos.
De todas maneras hay que resaltar el trabajo que cotidianamente hacen los médicos residentes tanto en hospitales como en centro de salud,  que a pesar de ser negreados y cobrar muy por debajo de lo que cobran quienes son parte de la corporación, tienen un trato ameno y con compromiso con sus pacientes.

Mas allá de las críticas que se le pueden realizar al sistema de salud pública, hay que resaltar el prestigio y el compromiso de quienes trabajan en el mismo. Es cierto que uno puede estar meses esperando en la cama del hospital por una prótesis, pero también lo es, el hecho, de que en el sistema de salud privada no mueven un solo pelo -ni siquiera te mandan la ambulancia- si no tenes la cuota al día, como bien lo saben desde la corporación médica, que más que juramento hipocrático parecen haber hecho un juramento hipotecario.

La corporación médica, 
más que un juramento hipocrático, 
hizo un juramento hipotecario.

Los médicos y su corporación son los que terminan desfinanciando al sistema público de salud al cobrar precios exorbitantes a los pacientes que son derivados por IOSPER y PAMI y a su vez, los que trabajan en Hospitales Públicos terminan muchas de las veces derivándose pacientes a clínicas privadas de las que son accionistas o dueños.
Este fenómeno se repite muy a menudo en los pacientes con problemas traumatológicos.
Entonces, la pregunta que cae de maduro es la siguiente:
¿Son solo unos pocos médicos chantas los que corrompen el sistema de salud o es el propio sistema de salud el que está diseñado para ser un sistema corrupto?

La respuesta está soplando en el viento.