Martín Carrere y la militancia cultural


Joakito. Empezó a tocar bajo a los 15 años, estudiando con Corcho Soñéz (bajista de la mítica banda Acólitos Anónimos) y a los 24 "mis viejos me compraron el primer contrabajo".
Luego estudió con Patricio Cotella y con Ciro Buono. y tuvo su pase por la escuela de música de Avellaneda. En la actualidad  estudia con Guillermo Trobiani.
Fundó en Buenos Aires el Sexteto Los Sábalos, con quien grabó dos discos clásicos de Cuba y entre hermanos junto al Septeto Matamoros, participó en Cuba del festival internacional de Septetos Ignacio Piñeiro en 2006. Represento al país en el foro social mundial en Porto Alegre con Los Sábalos en 2005.
Desde 2012 trabaja en la Coordinación Provincial de Orquestas Infantiles, y actualmente es profesor titular de la cátedra de contrabajo en la orquesta Romina Iturain de barrio Mosconi y de la Orquesta de San Agustín.
Coordina también la banda Liga de los Pueblos Libres del barrio San Martín.
Entre sus trabajos discográficos cuenta con una grabación junto a Miguel Gonzáles en el disco solista  "Identidad".
Acompañó al cantor y compositor de tangos Juan Penas. Y grabó en los dos discos de este.
Martín Carrere habla sobre arte, música, autogestión y su militancia en la Agrupación "Luche y Vuelve".

¿Como ves el desarrollo de las políticas culturales en este llamado "cambio de época"? ¿Cual fue tu motivación para militar en La Cámpora?

El cambio de época ha sido muy notorio en cuanto a las políticas culturales. Veníamos de trabajar desde las orquestas con un montón de programas y políticas públicas que se han caído. Hay un blanco sobre negro, en cuanto a diferencia entre gobiernos. Por lo menos a nosotros los músicos, teníamos trabajo por todos lados, desde dar clases en las orquestas hasta recitales y propuestas de trabajo que eran muy frecuentes.
También está en los actores culturales en no fijarse solo en los gobiernos y generar nosotros nuestros propios espacios de trabajo. porque desde ahí uno puede motorizar acciones transformadoras desde lo cultural, sino nos quedamos esperando que el "Papá Estado" nos cobije bajo su manta.
Creo que lo que nos dejó la década ganada fue la experiencia de poder generar nosotros mismos las herramientas de trabajo, crear nuestros propios espacios, nos dio esa posibilidad. Yo me sumo a La Cámpora porque me invitó un amigo mío que fue funcionario de la municipalidad a que participe. De hecho a Mariano Kohan lo acompañé en la construcción de la pista de Skate y en el crecimiento de este deporte en la ciudad que fue un motor como nunca se vio. Creo que La Cámpora como organización nos contuvo a todos como militantes generando los espacios necesarios para que podamos construir y militar en nuestros espacios, en mi caso, en el ambiente musical.

¿Como ves el escenario musical en los barrios?

Paraná tiene propuestas culturales muy variadas y hay experiencias que son muy buenas. Creo que el mayor problema con que nos encontramos en la ciudad, es el de los espacios: los públicos son muy pocos y desde el ámbito privado, los espacios para desarrollar propuestas artísticas los contás con los dedos de las manos. Y hay reglamentaciones municipales que atentan contra que se abran espacios (por ruidos molestos,etc) y en el centro se hace muy difícil trabajar porque vive mucha gente. Es difícil también llevar arte a los barrios ya que estamos muy acostumbrados al centralismo con el que se vive en la ciudad, a su vez, el mal estado del transporte público no ayuda en ese sentido. También creo que existe un desafío desde los artistas de generar nuestros propios espacios y no estar siempre esperando que te cobijen las políticas públicas.

¿Como nacieron las orquestas infanto/juveniles en las que trabajas?

El tema de las Orquestas es así. Los programas de las orquestas estaban asignados acá en la provincia y los manejaba el Consejo General de Educación pero como no lo llevaba a cabo, el Ministerio de Cultura - en ese tiempo a cargo de Pedro Baez- lo toma y crea la Coordinación Provincial de Orquestas Infantiles y Juveniles y las hace andar. Hoy en día tenemos en la provincia 3 orquestas sinfónicas, 4 coros, y bueno, también se formaron ensambles musicales que son dependientes de la provincia. Si no fuera por esta coordinadora no se hubieran llevado adelante. Y bueno, desde Nación no hay nada, esta el coordinador y tres empleados más. Yo soy categoria 6. No tenemos cargo ni nada, somos militantes de la cultura que queremos que el proyecto de las orquestas se lleven adelante, junto a los profesores. Este año nos cortaron 3 veces el sueldo y sin embargo las orquestas siguen, porque los profesores tenemos las herramientas y queremos que sigan creciendo.  

¿Tienen arraigo barrial?

Las orquestas tienen arraigo en los barrios,y en este sentido, la orquesta de Barrio San Martín tiene mucho arraigo en el propio barrio. Es un camino largo a recorrer para que las distintas orquestas tengan arraigo en los diferentes barrios. vamos camino a ello, que nos lleva  mucho trabajo para que la orquesta pueda ser una expresión barrial.

¿Como es para vos la relación entre la política y la música o el arte en general?

Nosotros que no somos ni capitalistas ni oligarcas, la única posibilidad de transformar nuestra realidad es a través de la política, aprovechando las herramientas que nos da la vida democrática. Y poder pensar en acceder a los espacios de poder que nos permita transformar nuestras realidades cotidianas, y nosotros poder generar nuestras propias herramientas, eso lo posibilita la política. Con el anterior gobierno, nosotros los músicos teníamos espacio donde plantear nuestras inquietudes y de participación, ahora, el recorte y el ajuste también llegó a la cultura. Ahora entienden la cultura como una industria, pero acá en Paraná estamos lejísimos de eso, fíjate que no hay casi espacios para tocar y tenés que esperar a ver si el gobierno te paga para tocar. Creo que si nosotros no generamos los espacios, no creamos un círculo virtuoso, un espacio propio de trabajo no vamos a poder pensar políticas culturales, sobre todo ahora que en términos de gobierno es muy diferente, fijate que durante la presidencia anterior había 140 orquestas infanto juvenil  y este gobierno solo dejó 12 y en condiciones precarias, antes trabajábamos todo el año, ahora trabajamos 9 meses. y ni hablar del salario que no nos aumentan desde 2014.

¿Como vez la escena musical y artística en general en Paraná?

Hay un montón de músicos y muy buenos y un montón de grupos también muy buenos.
El problema principal es la poca autogestión. Mas allá de algunos trabajadores, siempre se espera que el Estado te dé todo, y también es cierto que los vecinos no acompañan, no son solidarios con los músicos, con los artistas, no te pagan una entrada, no les interesa. No se si será una cuestión de la ciudad, pero calculá que -nosotros que abrimos espacios y que tocamos bastante seguido- hay entre 2000 y 3000 personas que consumen música en vivo en la ciudad. Entonces se hace difícil muchas veces sostener la actividad.
Desde lo privado tampoco se apoya ni se fomenta la actividad cultural. Cuando algún boliche trae alguna banda, enseguida te cierran el local. Eso no es de acá, es a nivel nacional. La música en vivo está discriminada, por darte un ejemplo, vos pones un mago en un bar y "guauu, esta bárbaro"! , ahora la guitarra se prende y ya le cae un inspector y le multa el lugar por tener música en vivo. Frente a eso nos cuesta todo el doble o el triple.
Hay que buscar la manera de que la música mueva plata, por ejemplo, las radios no te pagan un mango.

Contame como fue que empezaste a vivir de la música

Empecé primero con los cubanos, después hice tango. Y acá en Paraná, con Ernesto Marval (director del Combo Mutante) yo había estado trabajado con él en Buenos Aires, tuvimos un sexteto de música tradicional cubana que anduvo bien (Los Sábalos), los compañeros siguen trabajando. Bueno, nos encontramos acá, el había se había armado su grupo. Al principio hacía una suplencia con el contrabajo, seguí trabajando con ellos como operador, hasta que se liberó por un problema de salud que tuvo el contrabajista -el Tati Amatti- y bueno, yo pasé a ser contrabajista y el Tatí pasó al bongó y les hago de sonidista todavía. Ahora estoy trabajando ya de músico fijo del Combo Mutante.

¿Como es el tema de la autogestión y de ser independiente en la música?

Nosotros ya sea con Los Sábalos o con el Combo Mutante, somos socios de la Unión de Músicos Independientes. Cuando eramos chicos buscábamos lugares para tocar y no había y bueno un poco así para hacerla corta se fue formando la UMI. Ya en los 90, desde las bandas punk y hardcore empezaron con la autogestión, a hacer sus recitales, a fabricar sus discos, el merchandansing. Ir  a las disqueras y conseguir precios mas bajos porque sino no podes competir con las grandes compañías. Y bueno hoy en día la UMI tiene mas de 40 mil socios. En los 90 lo hicimos así que mirá lo importante que es la autogestión. Fijate La Beriso, yo los otros días fui a Buenos Aires y tocaban en la cancha de River, un grupo independiente, autogestionado tocando en la cancha de river, una locura.

¿Y en Paraná se da ese fenómeno?

Acá los que vienen en punta son los muchachos de La Posta, ahora están trabajando con un sello de Buenos Aires, pero siempre fueron autogestionados. Los pibes de 12 monos también, pero a nivel convocatoria y demás me parece que son los de La Posta.  Y en cumbia andan muy bien el grupo Nikel y obviamente los mejores de todos, los Mutantes!!!