Malas noticias para Entre Ríos

Ezequiel Bauman-. Un nuevo aumento en la tasa de interés demuestra la falta de rumbo, imbuido en internas, del gabinete económico. El impacto en Entre Ríos.




El Banco Central dispuso aumentar 150 puntos básicos su tasa de política monetaria. 
La lógica que rige al presidente de la entidad, Federico Sturzenegger, es la de las llamadas metas de inflación, cuyo objetivo prioritario es bajar la inflación a través de secar el mercado. Se denomina secar el mercado a quitar dinero del bolsillo de los contribuyentes a través de diversos mecanismos, por ejemplo, poniendo tope a los aumentos salariales nominales por debajo de la inflación real. 
El principal mecanismo de las metas de inflación es subir las tasas de referencia para todos los depósitos bancarios, con lo cual la gente con capacidad de ahorro retiene su dinero en el banco -que no lo presta a terceros, porque las tasas son muy caras- y así, al haber menos dinero en la plaza, baja la inflación por la baja de la demanda y el aumento de la oferta. 
Claramente, durante 2016 esta estrategia del Banco Central no funcionó. Disminuyó el consumo, aumentó la rentabilidad financiera, pero la inflación fue mayor a la del 2015, último año de la administración de la doctora Cristina Fernández de Kirchner. 
El escenario de inflación más recesión, se denomina técnicamente estanflación. Aún, Argentina continúa en estanflación, aunque hay algunos indicadores que señalan que posiblemente estaríamos saliendo de la recesión. 
Estos indicadores positivos podrían verse frenados por la suba de las tasas, que pasó del 24,75% al 26,25%. 




El Banco Central venía de una fuerte puja interna en el gobierno contra quienes le criticaban esta estrategia de metas de inflación y pedían flexibilizarla. Este fue el motivo principal de la renuncia del sólido y experimentado Alfonso Prat Gay y del presidente del Banco Nación, Carlos Melconian, uno de los economistas más respetados del país. 
Tras esas renuncias, la mayor homogeneidad económica del gobierno anticipaba un endurecimiento del Banco Central, que sin embargo, hizo lo contrario. Comenzó, lentamente, a bajar las tasas de referencia. 
Hoy revirtió esta tendencia a la baja. En medio de las discusiones paritarias y el discurso optimista del flamante Ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, que dio por terminada la recesión. 
En un comunicado emitido por el Banco Central se sostuvo que “en el día de la fecha se conocieron los datos de inflación de marzo del IPC GBA, publicado por el INDEC. La inflación fue de 2,4% para el nivel general y 1,8% para el componente núcleo. Al igual que en febrero, se observó una incidencia importante, aunque no exclusiva, de los precios regulados”. 
La inflación núcleo son los precios que no son estacionales y los precios regulados son, entre otros, las tarifas de los servicios públicos. 
Con estos indicadores de inflación, la meta de un 17 por ciento anual de inflación se complica. 



El escenario impacta en tres frentes en Entre Ríos. 
Por un lado, en estos días AGMER Paraná levantó la toma del Consejo General de Educación bajo la promesa de que dialogarán sobre los días descontados, pero también de una posible cláusula gatillo por si la inflación no es como está prevista en el presupuesto aprobado por la Legislatura de la provincia, del 17 por ciento. El Banco Central está previendo que la inflación sea mayor. Es de esperarse entonces que crezca la conflictividad gremial en todos los frentes, pero especialmente en el de los empleados públicos. Habrá que prestar mucha atención también al comportamiento de la policía, que hasta ahora son los más afectados en la provincia por estas políticas de rebaja salarial y ajuste. Y son los que no tienen canales de expresión sindical. 
Por otro lado, el aumento de las tasas encarece el crédito ya tomado y el eventual crédito que toma para gastos corrientes el gobierno. Al frágil escenario financiero de las cuentas públicas entrerrianas se agrega esta nueva complicación, además de la incertidumbre. 
En tercer lugar, impacta en el alicaído mercado interno y laboral entrerriano, lo cual derivará en una menor recaudación y por lo tanto, arcas más flacas aún. Un ciclo recesivo que puede profundizarse, como es sabido que sucede con las políticas neoliberales. 
La provincia viene aplicando estas políticas en sintonía con la Nación. Hasta ahora, solo se ha creado problemas, a cambio de nebulosas promesas de obras públicas que, hasta ahora, no son más que eso, promesas. 



Suscribirse