La gran brecha es la desigualdad social




Ramiro Pereira-. Frente a las declaraciones del presidente del Bloque de Diputados de “Cambiemos”, Sergio Kneetman, que en el marco del conflicto docente en nuestra provincia salió púbicamente a apoyar al gobernador Bordet, no puedo menos que afirmar que el lugar del Radicalismo está al lado de la justa lucha que emprenden, y de ninguna manera al lado del gobernador.

Entiendo que resulta insuficiente la propuesta de aumento del 18% que se propone para los docentes en Entre Ríos, y esto es así -básicamente- porque ello no llega a compensar el deterioro salarial del 2016, profundizando la pauperización de la carrera docente.

Ahora bien, el diputado Kneetman piensa que el ofrecimiento del gobierno provincial es razonable. Pero debiera saber que la única pauta de lo razonable no puede ser el razonamiento de los satisfechos, en una sociedad donde la gran brecha está dada por la desigualdad social.

Asimismo, no puedo sino señalar que resulta inconsistente hacer referencia al federalismo para defender la desactivación de la paritaria nacional docente.

La UCR de Entre Ríos, que desde los tiempos de Laurencena y Mihura supo pelear por la autonomía entrerriana, no merece esta referencia muy menor, frente a la realidad de la falta de autonomía de la provincia al depender financieramente de la gracia del o la presidente.

La causa federal debe ser tomada en serio por los partidos políticos entrerrianos, no ser utilizada livianamente frente a la realidad de un sistema federal con provincias desfinanciadas.

La Unión Cívica Radical, lejos de la solidaridad propiciada por Kneetman, debe en cambio solidarizarse con los docentes ante una norma dictada por el Consejo General de Educación que busca disolver la alta función educativa de los directivos de las escuelas, queriéndolos convertir en simples burócratas. Eso hace la Resolución N° 2.566/2016, instrumento del gobierno provincial para quitarles el salario a maestros, profesores, directivos y hasta ordenanzas. Norma que rompe el rol pedagógico de los directores de escuela, los que tienen que cargar montañas de datos en un sistema informático, cuando las escuelas o no tienen internet o esta anda poco y nada.

Por eso, lejos de las simplificaciones que se proponen, el camino es defender y a la vez buscar la transformación de la Educación Pública. Para ello, debe tenerse presente que no hay calidad educativa sin jerarquización docente, lo que entre otras cosas significa salarios acordes a la alta función que prestan

Suscribirse

Información sobra. Falta entenderla

Qué piensa el falso Pacha Mori

"La cabeza de Ramirez tiene un interés literario"/Juan Basterra

"Los intelectuales no tienen relación con la realidad"

Rosario Vera Peñaloza y los jardines de infantes