El finado

Manuel Langsam-. En un campo de Bergara había un peón al que todos llamaban "El Finado” o “El Finadito". ("El Finau", traducido al entrerriano).

COPNAF: el lado oculto de la gestión Bordet


Joakito-. Desde que asumió Bordet el único cambio significativo que se realizó en terminos de gabinete, fue desplazar a la sobrina del diputado nacional Julio Solanas (Mercedes Solanas) que como si viviéramos en una monarquía, había heredado el cargo tras la muerte de su padre, el reconocido y prestigioso legislador Raúl Solanas.
Incluso durante la última gestión de Sergio Urribarri los problemas en el organismo encargado de proteger a la infancia y a la adolescencia se acrecentaron producto de que quienes conducían el COPNAF no eran funcionarios capacitados sino que llegaron a esos cargos en base a su filiación política, por ser hijos ‘de’ o pertenecer a alguna agrupación del peronismo. Tal el caso de Mercedes Solanas y de quienes la acompañaron.

Los conflictos en el COPNAF se fueron agravando aún mas, al no dar respuestas a ninguno de los problemas que el organismo presentaba. Por ejemplo en el 2012 ya se había denunciado el cierre abrupto de algunos espacios institucionales que alojaban a los niños en situación de riesgo.También los trabajadores denunciaban la negativa por parte del COPNAF para el ingreso de nuevos chicos a los hogares, aún cuando los diagnósticos lo recomendaran, lo que ha llevado a que se produzcan “externaciones compulsivas" de los menores a cargo del consejo.

Ese mismo año el Colegio de Asistentes Sociales de la Provincia de Entre Ríos, denunciaba que al existir un crecimiento notorio de la demanda espontánea y de otras instituciones, de acuerdo al rol central del COPNAF, se generó un desborde en las posibilidades de intervenciones adecuadas y que puedan dar respuesta a las necesidades de la población. A su vez señalaban que desde la coordinación existía "una debilidad de liderazgo interno con poca posibilidad de articular los recursos existentes, y generar políticas acordes a las necesidades locales".




Esta situación en el último año y medio de gestión de Bordet de a poco se  fue revirtiendo sobre todo a partir de poner enfrente del organismo a Marisa Paira -Trabajadora Social con años de experiencia en cuestiones relacionadas a niñez y familia-: ese es el lado oculto de la gestión del gobernador. El haberse tomado en serio a la niñez, a la adolescencia y a la familia y en tratar de ordenar un organismo tan importante como el COPNAF. No todo es mediocridad y dejar pasar, incubando o agrandando los escándalos y problemas estructurales que la provincia que heredó ya acumulaba.
La decisión de poner al frente del COPNAF a gente que por lo menos haya estudiado la materia tuvo como resultado no solo el ordenamiento del personal y que hayan disminuido los reclamos gremiales en el organismo, sino también el desarrollo de políticas socio educativas hacia los menores, mejor y mayormente coordinada con los demás estamentos del estado y de la sociedad civil: la creación por ejemplo de una residencia para madres adolescentes en Paraná, o llevar a quienes están internados en las residencias a pasear al circo y no a "fiestas VIP" como era antes,  va en ese sentido.

Sin duda alguna el mayor problema al que se enfrenta la actual presidenta del COPNAF es sin duda el crecimiento de la judicialización de los menores y de la pobreza, sobre todo teniendo en cuenta que la anterior gestión no tenía ningún tipo de mérito o título como para poder discutir y hacerle frente al lumpenaje judicial.
Es un desafío que sin duda alguna tiene que estar en agenda: No se trata de entrevistar muchas veces al juez Barbiroto, que habla bonito y sabe y se compromete realmente con la niñez más vulnerable, sino mas bien, de demostrar que en el COPNAF la situación con Bordet designando a Paira de a poco fue dando sus frutos, ejemplo de esto es que el trabajo técnico profesional de atención a los menores ya no es suplido con la contratación de trabajadores sin formación. y los profesionales ya no son remplazados por operadores o promotores comunitarios que no tienen ni idea de que hacer ante casos de tamaña complejidad.
Otro de las cosas que Bordet tendrá que prestar atención y también toda la dirigencia política, sobre todo quienes ocupan una banca en diputados o en senadores es la aplicación del artículo 27 y 289 de la ley 9861 (Ley de Protección Integral de los derechos del Niño, el Adolescente y la Familia) que establece la constitución de un Consejo Consultivo ad honorem (art 27) y la creación del  Consejo Asesor ad-honorem del COPNAF.(integrado por representantes de magistrados y funcionarios judiciales, colegios profesionales, Universidades de la zona, medios de comunicación locales y cultos religiosos) previsto en el artículo 28 y que jamas fue puesto en funcionamiento.

Bordet tiene este costado poco publicitado, incluso por su aparato de prensa -que probablemente no quiera destapar ollas o no comprenda la complejidad del problema- y una política de estado sostenida en esta dirección, puede dar frutos a mediano plazo sobre inclusión, inseguridad, educación, entre otros problemas acuciantes que solo encuentran por parte de los gobiernos parches a corto plazo que nunca significan una solución de fondo.