¿Por qué el Patito Sirirí está en bolas?

Osidrio Sibilante-. Si hubo una ordenanza municipal que prohibía que los maniquíes en Paraná estén desnudos, ¿por qué no hay una ordenanza que lo vista al Patito Sirirí?






Cosas que pasan, dijo la abuela y estaba mirando autos en la avenida. Y la verdad es que en aquella escena para cualquiera cómica,  encerraba para ella y para quienes lo piensan aún más profundo, una carrera con o contra el tiempo. Y es que aquella señora que todavía pedía un millón de pesos argentinos de cosas sueltas, y para quien el último cajón donde se guardan los corchos todavía sigue siendo el templo de las cosas por usarse, las cosas habían cambiado. Y no solo eso sino que se había adentrado sin quererlo, quizás sin saberlo, en una lucha contra el tiempo poniéndose del lado de la resistencia.

Las cosas cambian y por eso la vigencia de aquello que dicta que lo de "antes siempre fue mejor”, pero mi abuela aún ante lo indeclinable del paso del tiempo no logra acostumbrarse si quiera a las “pelfies” de los ad…

Trabajar gratis para Bachetti y Eskenazi



Lucas Carrasco

A la escandalosa extensión contractual de la desastrosa privatización del Banco de Entre Ríos en manos de chantas seriales, se suma el grave problema -que se agrava cada día porque los entrerrianos están obligados a trabajar gratis para Sebastián Eskenazi, el empresario K que "compró" sin poner un peso YPF y luego la deuda la tuvimos que pagar todos los argentinos con intereses puestos por el acreedor, Repsol- del hacinamiento, la falta de respeto, la burla y la pérdida de tiempo para pagar los servicios estatales e impuestos, que luego ellos mismos se embolsillan en parte. O cobrar cheques y salarios y jubilaciones, que ellos mismos luego se embolsillan en parte.
Al igual que "compró" la privatización del BERSA ya no solo sin poner un peso, sino ¡cobrando! dinero de los entrerrianos, Eskenazi fue comprando el silencio de los medios nacionales que antes lo señalaban junto a Cristóbal López y Lázaro Báez. Probablemente, porque ya debe haber acordado con SOCMA.
A esta situación, se le suma que hay que trabajar gratis para Eskenazi.
A través de Nicolás Bachetti (Gerente de Entusiasmo VIP del banco), que paga generosas pautas publicitarias a los medios que silencian el contrato leonino -el gobierno de Entre Ríos paga por el "servicio" donde Eskenazi en Santa Fe, por ejemplo, debe pagarle al gobierno, el doble de lo que los entrerrianos pagamos, en una provincia mucho más chica- esta calamitosa situación se silencia sistemáticamente y se difunden idiotas campañas publicitarias donde una Fundación hecha por el banco para evadir impuestos regala (a cambio de la fotito publicitaria, cuyo costo es mayor, claro) el 0,000000000000000000001% de lo que a diario esquilma a los rehenes llamados clientes: empleados estatales y jubilados. Además del propio Gobierno, al que no le presta un peso ni siquiera para que los estatales y jubilados no tengan que cobrar el 10 de cada mes o para que la provincia no tenga que hipotecarse a tasas somalíes.
Pero además, se suma que cientos de miles de entrerrianos deben trabajar gratis para Bachetti y Eskenazi.
Lo saben todos.
Para ahorrar en empleados que trabajen -los altos funcionarios del BERSA ganan como si fueran ejecutivos de una multinacional francesa, gracias a los impuestos que nosotros pagamos- y retaceando aumentos a los pocos empleados que quedan, las sucursales del BERSA son un espectáculo de degradación africana.
Día tras día, los locales desbordan de gente. Para no pagar más alquileres ni contratar empleados, el BERSA deja que se apilen de manera inhumana viejitos enfermos, discapacitados, empleados de comercio que pierden toda la mañana, trabajadores que deben faltar a sus laburos, madres que no pueden buscar los hijos en la escuela, embarazadas, gente en sillas de ruedas. Es decir, gente que trabaja para Eskenazi y Bachetti. El banco, para colmo, cierra a las 13hs. Y no hay cajeros en ningún lado. Incluidos pueblos enteros. Y en los cajeros que hay, nunca hay plata. Enorme negocio financiero.
Por supuesto, semejante maltrato solo es posible porque desde las arcas del banco sale el dinero para pagar las campañas de todos los partidos políticos y la mayoría de los medios de comunicación.
Quien critique esta situación, será inmediatamente sometido a un fuerte escarnio.
¿Cuánto más puede durar esta sistemática e inhumana explotación sin que la situación estalle?
¿Cuánto más puede aguantar la provincia ser esquilmada?
¿Dónde rajarán a hacer nuevos negocios esta Patria Contratista que no sirve ni para brindar un servicio -fácil, simple, baranto incluso para ellos- decente?
¿Cuánto más hay que soportar trabajar gratis para esta gente que hace enormes negocios con las LEBACS financiando la fuga de capitales; es decir, subsidiando los paraísos fiscales?