"Hacerles decir a las palabras más de lo que éstas pueden decir"

Rolando Revagliatti-. Antonio Ramón Gutiérrez nació el 29 de mayo de 1951 en la ciudad de Santiago del Estero, capital de la provincia homónima, y reside en la ciudad de Salta, capital, igualmente, de la provincia homónima. Obtuvo su título de Psicólogo en 1982 por la Universidad Católica de Salta, donde además de desempeñarse como profesor en diversas cátedras ha sido Profesor Titular de la Cátedra de Psicolingüística, y es Profesor Emérito desde octubre de 2017. Es docente del Centro de Investigación y Docencia (CID) del Instituto Oscar Masotta dependiente de la Escuela de Orientación Lacaniana de Psicoanálisis. En esta materia es autor de “La precipitación de lo real” (2005), “Lingüística y teoría del significante en psicoanálisis” (2010), e integra el volumen “Soledades y parejas. Luces y sombras” (2017). Además de concedérsele en 2012 el Premio al Mérito Artístico por su trayectoria literaria, otorgado por el gobierno de la Provincia de Salta, recibió, entre otros, el Primer Pre…

Sobran declaraciones, faltan hechos concretos




Ezequiel Bauman

Pusimos fin a la recesión desde hoy
Nicolás Dujovne, Ministro de Finanzas

Todo lo que dijimos sobre el segundo semestre se cumplió
Gabriela Michetti, Vicepresidenta de la Nación

Una de las dos afirmaciones realizadas el mismo día de fines de febrero del 2017, no puede ser verdadera. Porque si se cumplió la reactivación en el segundo semestre de 2016, la recesión no podría prolongarse hasta fines de febrero del 2017. Si la recesión acabó a fines de febrero del 2017, la reactivación del segundo semestre de 2016 no fue cierta.
El gran mérito de la formación política Cambiemos es haber mejorado los números del INDEC y volverlos creíbles y accesibles para la sociedad.
Claro que esos mismos números revelan que tanto la Vicepresidenta de la Nación como el Ministro de Finanzas están mintiendo. Lo cual es particularmente grave dado que el ingeniero Macri ha insistido en que su gobierno es el gobierno de la verdad, luego de tantas mentiras y relatos por parte del kirchnerismo, especialmente en el último tramo y tras la muerte del doctor Néstor Kirchner.
Se comprende sin embargo que desde la política se trate de insuflar ánimos a la población, especialmente al segmento medio-alto porque sus expectativas son vitales para que la economía se reactive a través del consumo y las pequeñas inversiones. Además, este sector medio-alto es el más informado sobre economía y el que mejor sabe naufragar las crisis porque tiene espaldas para hacerlo y una mejor educación y contactos sociales.
Cuando se avizora un panorama negativo en la economía, por dar un ejemplo sencillo, un arquitecto de clase media-alta prefiere postergar el arreglo de un quincho en su casa o intentar hacerlo él mismo. Cuando se avizora un panorama optimista a mediado plazo, contrata a alguien especializado, que a su vez tiene un ayudante. El dinero del ayudante se destina al consumo en despensas barriales, el dinero del especialista va a la educación de sus hijos con una canasta escolar más surtida. Si en cambio, el arquitecto no hace esa pequeña refacción, no compra los materiales, se ahorra el dinero y lo pone en un plazo fijo, que rinden altas tasas de interés.
El banco donde deposita el plazo fijo compra LEBACS con ese dinero y lo mueve en el circuito financiero, concentrando la economía y enfriándola. Tarde o temprano, por diversos mecanismos y con independencia de cuál sea el banco originario del plazo fijo, el dinero termina en el exterior a través de diversos y complejos mecanismos.
Pero las exceptativas económicas de la población no se encienden solo con declaraciones optimistas de los funcionarios, sino con hechos concretos.
Es lo que está faltando. Hechos concretos.
Declaraciones optimistas, sobran.