Los radicales volvieron a mendigar cargos





S.R.

Los radicales entrerrianos se reunieron en un congreso para pedirle a través de la prensa a Rogelio Frigerio que les de un lugar en la lista de diputados nacionales, para lo cual, compadrearon con que quieren el primer y el tercer diputado.
Entre Ríos elige cinco diputados nacionales en octubre.
Si las elecciones son parejas entre el PRO y sus aliados y el PJ y sus aliados del Frente Renovador, el que gane se llevará tres diputados nacionales y el que pierda, dos.
Como en todo congreso radical desde hace por lo menos diez años, se discuten dos cosas.
Una, detrás de qué partido con votos esconder sus listas sábanas y dos, cuántos diputados garronear.
Los que quedan afuera de las listas dicen luego que convenía ser furgón de cola de otro y hacen altos planteos ideológicos a la espera de un cargo.
El ritual, vacío y rústico, se repite.
"El radicalismo de Entre Ríos es el más orgánico y más fuerte, posiblemente de la Argentina, y lo radicales tenemos que demostrar que la dirigencia radical tiene que luchar para que esos cargos sean nuestros, del partido centenario, pero siempre vivo" dijo el diputado Alberto Rotman, que ya está para libros de autoayuda.
Los radicales sesionaron en Paraná -hicieron terapia de grupo, pero le llaman Congreso- con 316 adultos mayores divididos en dos grupos, los aspirantes a cargos públicos que tienen problemas ideológicos hasta que los contraten y los ya contratados, que hicieron coincidir sus salarios con los ideales de Yrigoyen, Alvear, Alfonsín y Macri.