¿Por qué el Patito Sirirí está en bolas?

Osidrio Sibilante-. Si hubo una ordenanza municipal que prohibía que los maniquíes en Paraná estén desnudos, ¿por qué no hay una ordenanza que lo vista al Patito Sirirí?






Cosas que pasan, dijo la abuela y estaba mirando autos en la avenida. Y la verdad es que en aquella escena para cualquiera cómica,  encerraba para ella y para quienes lo piensan aún más profundo, una carrera con o contra el tiempo. Y es que aquella señora que todavía pedía un millón de pesos argentinos de cosas sueltas, y para quien el último cajón donde se guardan los corchos todavía sigue siendo el templo de las cosas por usarse, las cosas habían cambiado. Y no solo eso sino que se había adentrado sin quererlo, quizás sin saberlo, en una lucha contra el tiempo poniéndose del lado de la resistencia.

Las cosas cambian y por eso la vigencia de aquello que dicta que lo de "antes siempre fue mejor”, pero mi abuela aún ante lo indeclinable del paso del tiempo no logra acostumbrarse si quiera a las “pelfies” de los ad…

Los radicales volvieron a mendigar cargos





S.R.

Los radicales entrerrianos se reunieron en un congreso para pedirle a través de la prensa a Rogelio Frigerio que les de un lugar en la lista de diputados nacionales, para lo cual, compadrearon con que quieren el primer y el tercer diputado.
Entre Ríos elige cinco diputados nacionales en octubre.
Si las elecciones son parejas entre el PRO y sus aliados y el PJ y sus aliados del Frente Renovador, el que gane se llevará tres diputados nacionales y el que pierda, dos.
Como en todo congreso radical desde hace por lo menos diez años, se discuten dos cosas.
Una, detrás de qué partido con votos esconder sus listas sábanas y dos, cuántos diputados garronear.
Los que quedan afuera de las listas dicen luego que convenía ser furgón de cola de otro y hacen altos planteos ideológicos a la espera de un cargo.
El ritual, vacío y rústico, se repite.
"El radicalismo de Entre Ríos es el más orgánico y más fuerte, posiblemente de la Argentina, y lo radicales tenemos que demostrar que la dirigencia radical tiene que luchar para que esos cargos sean nuestros, del partido centenario, pero siempre vivo" dijo el diputado Alberto Rotman, que ya está para libros de autoayuda.
Los radicales sesionaron en Paraná -hicieron terapia de grupo, pero le llaman Congreso- con 316 adultos mayores divididos en dos grupos, los aspirantes a cargos públicos que tienen problemas ideológicos hasta que los contraten y los ya contratados, que hicieron coincidir sus salarios con los ideales de Yrigoyen, Alvear, Alfonsín y Macri.