El finado

Manuel Langsam-. En un campo de Bergara había un peón al que todos llamaban "El Finado” o “El Finadito". ("El Finau", traducido al entrerriano).

Triunvirato CGT. Crónica de una muerte anunciada



Joakito



Se llevó adelante la marcha nacional de la Confederación General del Trabajo -C.G.T. que fue acompañada por las dos corrientes de la Central de Trabajadores Argentinos, la que responde a Hugo Yasky y la de Pablo Micheli. Fueron de la partida todos los partidos de la izquierda y también el Partido Justicialista, el Frente Renovador y partidos menores.
La marcha culminó en la Plaza de Mayo de la ciudad de Buenos Aires, y tuvo como oradores al triunvirato que dirige la CGT que dejó afuera al sector de trabajadores afiliados mas numeroso como son los camioneros que responden  a Moyano.
Nada nuevo dijo la conducción cegetista, salvo el anuncio de un paro general nacional, aunque vale la pena señalarlo, el paro fue anunciado sin contundencia y sin demasiada algarabía por parte del palco y ante una movilización masiva que hizo oír su voz cantándole  a los dirigentes que "pongan fecha la p... que los parió". Se referían a la necesidad de poner un límite real al ajuste macrista.



Aunque tarde y de manera oportunista debido a la impresionante capacidad de unidad y movilización que demostraron los docentes, la CGT también pidió por la apertura de las paritarias nacionales docentes.
Respecto a la contundente movilización de hoy y la inexpresividad demostrada en el palco por la dirigencia sindical -no se los veía emocionados, o cantando la marcha al cierre del acto, sino más bien cautelosos y serios- la mayoría de los trabajadores que marchaban no dejaron de cantar y de pedir un paro nacional para frenar el ajuste, por lo que es evidente que en la Argentina tenemos que volver a debatir qué significado tiene el movimiento sindical argentino en general y los sindicatos en particular.
Por ejemplo pensemos que hoy, el mayor problema con el que cuentan cualquiera de los gremios presentes en la marcha, es la falta de afiliados, falencia que remplazaron con los aportes obligatorios a las obras sociales sindicales.Fundiéndolas, obvio, al punto tal que varias de ellas ya ni siquiera prestan servicios y derivan los aportes a prepagas privadas.
Para colmo, a esta corruptela sindical se le suma que el kirchnerismo le exige a los sindicatos un paro –que fue confirmado en el acto de hoy-. De todas maneras recordemos que a lo largo del kirchnerismo los sindicatos y sus conductores fueron los principales hacedores de paritarias nacionales algunas veces por debajo de la inflación real y se convirtieron en la fuerza de choque ante el crecimiento de conducciones y seccionales combativas de izquierda, llegando incluso a ser parte responsable del asesinato de Mariano Ferreyra.
Si recurrimos a la memoria colectiva reciente también vienen a la cabeza los dichos de los kirchneristas acusando a Moyano de gorila y de desestabilizador. De todas maneras por mas que los dirigentes se esfuercen en arreglar con el gobierno nacional es evidente que el hartazgo popular va in crecendo y los cánticos del día de hoy son solo una muestra de esa vieja máxima peronista que reza: "Con los dirigentes a la cabeza, o la cabeza de los dirigentes". El hecho de que la conducción de la CGT se tenga que ir custodiada del palco es una muestra más de que el hartazgo no es solamente contra quienes nos gobiernan sino también contra muchos dirigentes sindicales. Cambio de épocas que le llaman.