Un docente pide indemnización por se usado en una propaganda de Urribarri



Lucas Carrasco

El entonces gobernador Sergio Urribarri llegó a la escuela Centenario de Paraná para revisar el estado del edificio donde se haría la cumbre de presidentes latinoamericanos, que resultó un fiasco porque nadie sabía que a la misma hora se estarían reuniendo Raúl Castro y Barak Obama, dando un giro radical en la política exterior de Sudamérica.
La obras de refacción del edificio aún están siendo investigadas por la Justicia. Pero no es el único coletazo.
Urribarri se hizo acompañar por cámaras y toda la parafernalia de un reality show. Ahí filmó al maestro Lucas Martínez dando clases. Después, usó esas imágenes para el alborotado y estéril bodoque que propagandizaba su fallida candidatura presidencial. El docente tuvo que explicar a Dios y medio mundo -que naturalmente, lo puteaba- que no era urribarrista ni kirchnerista ni tenía nada qe ver con la disparatada y agobiante propaganda estatal. Mandó una carta documento y el empresario inmobiliario Julio Rodríguez Signes, a cargo de la Fiscalía de Estado, en algún momento tuvo que frenar el papelón. El spot dejó de emitirse.
Pero Martínez, a esta altura, ya reclamaba una indemnización.  

“Urribarri saludó al docente con su característica afabilidad e hizo lo propio con los alumnos. Pero a fines de diciembre de ese año, comenzaron a difundirse dos videos de promoción del gobierno y de la persona del gobernador en los que aparecía la imagen tomada aquel día. Los videos de propaganda fueron difundidos por diversos televisión y redes sociales, en especial a través de YouTube”, contó a Ramiro Pereira, abogado de Martínez, al sitio Análisis.

“No existió ningún interés general que pudiera determinar una excepción a la prohibición de que se capte, reproduzca, publique o difunda la imagen de una persona sin su consentimiento expreso, ya que los dos videos estaban planteados a modo de propaganda de exaltación más que de la obra de gobierno, de la persona del gobernador, seguramente en el marco de su precandidatura a presidente de la Nación”.
“Martínez fue sometido por la ilegítima inclusión de su imagen a quedar expuesto como ‘urribarrista’ y ‘kirchnerista’, calificativos que, en su subjetividad, tenían y siguen teniendo un disvalor notable, asociados a políticas de patrimonialismo sin distinción de lo público y lo privado, irresponsabilidad de mero cortoplacismo y vocación autoritaria”, finaliza la presentación de Ramiro Pereira en el Juzgado de Primera Instancia en lo Civil y Comercial 6 de Paraná, una vez agotadas las vías administrativas.

Suscribirse