.

Proyectan rampas y accesos para discapacitados en el Centro de Convenciones


Joakito

La directora del Instituto Provincial de Discapacidad (Iprodi), Cristina Ponce; el titular de la Corporación para el Desarrollo de Salto Grande (Codesal), José Carlos Ostrosky, y la esposa del gobernador Gustavo Bordet, Mariel Ávila, recorrieron ayer las instalaciones del centro de convenciones que se construye en Paraná para proyectar la ejecución e instalación de señalética y accesos edilicios accesibles.
También estuvieron presentes Martín Neme, coordinador de Gestión del Iprodi, y Damián Reca, trabajador del instituto abocado a la problemática de accesibilidad que hizo aportes en el mismo sentido en el Museo del Bicentenario, inaugurado a mediados del año pasado.
Durante la visita se conocieron las particularidades del espacio, que contará con capacidad para 1.800 personas y está ubicado en calle San Martín al final, en un predio que se encuentra atrás de La Vieja Usina, junto al paseo Patito Sirirí en el parque Urquiza de Paraná. Entre los puntos que se tendrán en cuenta y sobre los cuales ya se comenzará a trabajar está la señalética en braille y los pisos texturados para personas con discapacidad visual, como así también las pendientes y rampas para personas con movilidad reducida. Además, se proyectó la instalación de un aro magnético en la zona de los auditorios para facilitar la escucha de las personas con disminución de la audición o hipoacusia.
La idea del gobierno provincial sobre la cual se está trabajando es la generación de un espacio accesible en toda la zona que comprende La Vieja Usina, el centro de convenciones, el Iprodi y el Patito Sirirí, para luego ir replicando la iniciativa y que haya cada vez más espacios accesibles.
También con la Municipalidad de Paraná se realizan reuniones en las cuales se coordinan acciones para que ambos niveles de gobierno aúnen esfuerzos en materia de accesibilidad.