La velocidad del poema

M. Faure

Estrelicia es un compendio que interpela el ciclo 2010 – 2014, es una escritura y también son placeres, denuncias, imaginarios, frutas y verduras de un jardín spinetteano.




Seleccionar poemas es una crueldad permitida que excede al autor. Autora en este caso. La creadora ama sus criaturas, y viene alguien que dice: “Me gustan éstos”. El amor selecciona, el ojo selecciona, el corazón selecciona. Por eso, la autora, el autor, acepta el recorte, porque siente el guiño entre pares.
Estrelicia es una huella, mejor un tobogán, para adentrase en el micro-cosmos del Litoral, en los sábados circulares de una zona rica en Algarrobos y ginebras.
Lucía tiene un tío escritor, siempre lo nombra: “ Toronja” Blanc, juez y escritor, como Orlando Calgaro; mostrando la importancia de los lectores y escritores en nuestras familias, esa circulación cómoda, sorpresiva, de London y Juanele en el seno hogareño.
Leo Estrelicia como  un tobogán, me lanzo a la Curuzú Chalí, a las barrancas del parque Urquiza, a las fiestas balcánicas, y desde allí al universo de los Chivatos, lugar donde Ramón Santich zappea con Janis Joplin en noches de luna llena.

En el Parque La Curtiembre (La Paz)


ESTRELICIA


PERROS (2010)


En el país de los vascos,
los perros merodean,
con los hocicos en fila
Olfateando la luna,
Con esa curiosidad
digna de los perros
Lamento canino
Que se hace tierno, apenas
con las primeras
bolsas revueltas de Ziploc
desparramadas
en soledad
Cada tanto un eco suena a estallido
comunicación callejera, nocturna
un coro de pieles
erizandose
en la madrugada

La manada gruñe,
helada
como perro de Ushuaia

es difícil ser un animal
en cualquier lugar



Belthelem (2011)



Los cristales del sol
entran por su ventana,
siesta que se quiebra en mil pedazos/
llenos de luz

Vuelven los rayos, otra vez
sobre el vidrio transparente de aquel colectivo que nos hace subir la cuesta/
Es el ronroneo del motor trepando por las arterias
de la gran ciudad subfluvial

Miras el libro, mientras lo hamacas entre tus piernas,
las letras y los colores te empañan
encajando con cada parte de ese lugar

El silencio
alargó el contorno de tu boca, desfigurándola;
la excusa perfecta,
el eco de todo lo que no decís

Hundida en las preguntas de las últimas páginas,
perdiste el sueño en algún lugar del mar/

La tarde interrumpe
las esquinas,
hablamos como si el orden
hubiera alterado alguna de nuestras estructuras.



Run baby run (2012)


esta vez
voy a bajar corriendo
por el río
serpenteando
el jardin
cuesta abajo,
por el viento
arrasando
con los colores
de la ciudad



Asteroide (2013)



Un asteroide gigantesco
avanza
en la madrugada
sordida del litoral
su luz se infiltra
como un rayo
colisionando
contra la oscuridad
tu cuerpo
y el mio
descansan
adentro del auto
inanimadas
y cerca de la tierra
miles de estrellas pasan
sin hacernos daño



La velocidad del poema (2014)



La luz de la luna proyecta
su figura plateada sobre
el hueco de mi balcón
Hace tiempo que pienso
en el cosmos y
las estrellas tatuadas
en el vasto cielo infinito,
quiero saltar de un trampolín
hundirme en la espalda
de mujeres hermosas
colgar un afiche en mi pared
que diga:
los buenos poemas
son como los agujeros negros
una tormenta de belleza interior
se expande dentro mio
con una velocidad asombrosa



Con Patricio, "El Pato" (Paraná)