Rettore también pide terminar con la pirotecnia




Luego de pasada las fiestas de Navidad y Fin de Año, el dirigente del radicalismo paranaense Miguel Rettore destaco que, si bien el uso de pirotecnia este año ha sido menor que en otras oportunidades, la gente aun no ha tomado debiendo conciencia de lo nocivo de su uso y que es necesario erradicarla. Por esta razón, el dirigente estima que el estado municipal debe tomar la decisión de prohibir su uso en el ámbito de la ciudad de Paraná.



En tal sentido, Rettore puso a disposición del Intendente y del Concejo Deliberante, el proyecto de ordenanza que presentara en el mes de setiembre del año 2015 cuando era Concejal de la ciudad, el cual fue elaborado en forma conjunta con el Instituto de Derecho Animal del Colegio de Abogados de Entre Ríos.



En los extensos fundamentos del proyecto se destacan los peligros que la pirotecnia tiene con las personas que la manipulan y los efectos nocivos que provoca en la salud de los animales; a la vez que hacen referencias a estadísticas  e informes evacuados por distintos hospitales sobre los accidentes con estos elementos y un informe pormenorizado de la distinta legislación provincial y municipal que sobre el tema hay en la Argentina.

También se menciona que estos productos son peligrosos y es riesgosa su manipulación, por lo que se trata entonces, de una decisión política el grado de protección que quiera dársele a la población.



Hay quienes prefieren la educación y no la prohibición, un aspecto en el cual se puede coincidir, pero ello es una cuestión a largo plazo, pero por los efectos dañosos que provoca en la sociedad y por la agudización que ha tenido el debate sobre este tema, ahora se requieren respuestas urgentes.



En síntesis, sostiene Rettore, existen abundantes razones para retirar del mercado los productos pirotécnicos de todas clases y reservar esta actividad exclusivamente a los expertos en explosivos, para aquellos casos de espectáculos de fuegos de artificio destinados al entretenimiento de la población o la conmemoración de hechos o fechas especiales.



TEXTO COMPLETO DEL PROYECTO

(Ingresado por Mesa de Entradas del HCD el 17/09/2015 – 10,30 hs.)



FUNDAMENTOS



El presente proyecto de ordenanza fue elaborado conjuntamente con el Instituto de Derecho Animal del Colegio de Abogados de la Provincia de Entre Ríos, representado por los Dres. Karina Ozón y Federico Fenés, en el carácter de Directora y Tesorero respectivamente, a los efectos de PROHIBIR el uso de pirotecnia en la jurisdicción del municipio, atento  el abuso de los mismos en las fiestas tradicionales de fin de año.



Esta decisión tiene basamentos sólidos ya que el uso de dichos productos se encuentra prohibido en gran parte del mundo. Específicamente  en 20 estados de Estados Unidos y en ciudades de España y Holanda, y en Chile está prohibida la fabricación y venta de artículos pirotécnicos. Consideran al uso de la pirotecnia y cohetería como una actividad de alto riesgo, dados los numerosos accidentes que se repiten año a año, sobre todo en épocas festivas, Navidad y Año Nuevo. Son comunes casos de quemaduras graves, pérdidas oculares y en otros casos, acarrea directamente la muerte. Es bueno recordar en este punto que la Sociedad Argentina de Pediatría desalienta el uso familiar de pirotecnia por poner a los niños en contacto directo con una actividad de alto riesgo.



También la pirotecnia tiene efectos negativos sobre los animales, quienes poseen una capacidad auditiva superior a la del ser humano, por lo tanto, los estruendos de la misma, puede generar en ellos, palpitaciones y taquicardia.



Todos los años se producen una gran cantidad de mutilados, quemados, heridos y muertos, por una actividad que sólo beneficia a un pequeño grupo interesado, que siempre ha ocultado los reales peligros de jugar con fuego. Como verán ustedes los peligros son parecidos en el caso de la pirotecnia legal y la pirotecnia clandestina.



Los explosivos deben ser manejados exclusivamente por personal calificado. Nunca por personas que han ingerido bebidas alcohólicas y niños, como suele ocurrir en nuestras fiestas.



Un repaso de la bibliografía sobre el tema y la consulta a los especialistas, nos permite sintetizar los siguientes riesgos por el uso indiscriminado de artefactos de pirotecnia.



* Existen riesgos de eyección de chispas, partículas y escorias calientes, elementos cortantes o penetrantes, restos del contenido por llama o explosión excesivas.

* El tiempo que transcurre entre la ignición y el funcionamiento del elemento puede no ser suficiente para que la persona se ponga a cubierto.

* Los niveles de ruido pueden superar los niveles convenientes para el oído humano.

* Señalan que pueden provocar incendios si no han completado su combustión una vez finalizada su trayectoria.



Estos productos son peligrosos y es riesgosa su manipulación, por lo que se trata entonces, de una decisión política el grado de protección que quiera dársele a la población.



Un rápido análisis de cómo se regula la cuestión en otras partes del País nos ilustrará acerca de cómo está regula el tema; así pues es que durante el año 1998, la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires se ocupó del tema de este proyecto, mediante la sanción de la Ley 25. La misma establece algunas restricciones a la venta de pirotecnia ilegal. Dicha Ley dice que la comercialización de artificios pirotécnicos de "venta controlada" sin riesgo de explosión en masa "se deberá realizar en locales que reúnan las condiciones establecidas por la Dirección General de Fabricaciones Militares.



También dice que "Queda prohibida la comercialización de artificios pirotécnicos, cualquiera sea su uso o clasificación a menores de dieciséis años", aunque se desconoce  de qué modo se efectúa o se proyecta efectuar el control para evitar la venta de esos productos a menores de 16 años.



Se trata de una actitud loable, al comenzar a ocuparse del problema, pero a nuestro juicio resulta insuficiente. Con un criterio basado exclusivamente de la libertad comercial, esta Ley permite la venta de artefactos de pirotecnia en comercios que no posean las instalaciones especialmente diseñadas para el almacenamiento de explosivos, con los riesgos consiguientes.



Además, la Ley 25 supone que los riesgos por productos pirotécnicos dependen de la calidad de los mismos. Considera, implícitamente, que hay productos pirotécnicos inofensivos y otros que son peligrosos. En consecuencia, regula unos y prohíbe los otros.



En efecto, algunos accidentes se deben a la total ausencia de controles sobre la venta de productos pirotécnicos adulterados. Estos productos suelen estallar en forma espontánea. Un accidente habitual es el estallido provocado por el calor del cuerpo, cuando las víctimas han guardado los explosivos en un bolsillo. En esos casos, es frecuente la destrucción de los órganos genitales.



Sin embargo, veraces estadísticas revelan que los accidentes ocurren con cualquier tipo de pirotecnia. No dependen de la calidad del producto sino de las condiciones de uso. Estos productos son usados durante las fiestas por niños pequeños y por adultos en estado de ebriedad. Es decir, por personas sin experiencia ni capacitación profesional alguna en el manejo de explosivos. Son personas que además lo hacen en un momento de cansancio físico, con los reflejos bajos por el alcohol y que (por la misma razón) pueden tener alteraciones en la forma de percibir las distancias.



Al respecto, el testimonio de los médicos que han atendido a las víctimas de dichos accidentes y constatan la pérdida de ojos es incuestionable, ya que afirman que ello ocurre tanto con artículos pirotécnicos ilegales como con los autorizados.



¿Tendría alguna utilidad poner un cartel en el envase que diga: "Mantener fuera del alcance de los niños"? ¿O un rótulo que diga:"No tire cañitas voladoras si ha bebido alcohol"? Salvaríamos nuestra conciencia, pero: ¿acaso alguien los tomaría en serio?



Al mismo tiempo, los materiales de los que se fabrica la pirotecnia de uso domiciliario son de menor resistencia que los materiales de la pirotecnia de uso profesional. Esto supone un mayor riesgo de sufrir alteraciones de cualquier índole, que pueden modificar sus condiciones de respuesta. Por ejemplo, que los productos autopropulsados no sigan la trayectoria esperada o que estallen antes de tiempo.



Se acepta a menudo la ficción de que la pirotecnia legal es más segura que la ilegal. Nuestro punto de vista es que ambas son igualmente peligrosas y que no se justifica su existencia y distribución masiva.



Asimismo se ha legislado al respecto en ciudades como Bariloche, San Martín de los Andes, Villa La Angostura, Florencia Varela, Río Tercero, Coronda, Casilda, Puerto San Martín, Baigorria y Bahía Blanca, Villa Carlos Paz y Santa Fe  entre otras. También en Neuquén, en una reciente ordenanza.



En la provincia de Córdoba que estrenó la noche del 31 pasado la prohibición de los globos luminosos, fuentes oficiales informaron que "no se recibieron denuncias sobre siniestros ocasionados por estos elementos". Entre los que tienen más historia en la prohibición y restricción de pirotecnia y fuegos artificiales se destacan Tierra del Fuego, con una norma que rige desde los años 70 y algunos municipios santafesinos.



En la provincia de Santa Fe, el municipio de Puerto General San Martín, ubicado a 30 kilómetros al norte de Rosario, prohibió la pirotecnia en 1989, porque "podía llevar a problemas físicos, especialmente en los niños" y propició "la prevención ante cualquier accidente con el propósito de garantizarles la integridad física y por ende el derecho a la vida".



Por otra parte, Casilda, a 50 kilómetros al oeste de Rosario, inauguró la prohibición el 1 de noviembre pasado al sancionar una ordenanza municipal luego de que un grupo de vecinos impulsara un proyecto con el respaldo de la Sociedad Protectora de Animales, los Bomberos Voluntarios y el Hospital Casildense. "Este año hubo buenos resultados porque la gente tomó conciencia gracias al debate que hubo en torno al tema", dijo Fernando Indaglio, secretario de gobierno de esa comuna.



En tanto, la capital de Tierra del Fuego es una de las ciudades del país que tiene prohibido por ordenanza el uso de la pirotecnia desde la década del 70. La primera norma que prohibió "la fabricación, comercialización y venta al público de todo elemento de pirotecnia" fue la ordenanza número 50 de 1974, cuando Tierra del Fuego aún era un territorio nacional.



Si se consultaran los distintos Cuerpos de Bomberos, seguramente expresarían su beneplácito, ya que les ahorraría acudir a sofocar siniestros provocados por el uso de la Pirotecnia, y que arriesgan en muchos casos sus propias vidas para salvar la vida y los bienes de gente que en forma directa en algunos casos, o como víctimas, en otros.



Ni que hablar de los Veterinarios, quienes explicarían los sufrimientos a los que son sometidos los animales, nuestras mascotas, las que tienen una sensibilidad auditiva 10 veces mayor que la del ser humano, causando un Stress o situación traumática, por las explosiones de mucha gente que entiende que el uso de la Pirotecnia es una buena forma de festejar una fiesta.



El Hospital San Martín de nuestra ciudad es noticia luego de las fiestas navideñas y de fines de año, por la gran cantidad de personas quemadas y/o accidentadas por manipular elementos de pirotecnia.



También hemos consultado al Hospital Oftalmológico "Dr. Pedro Lagleyze" de la ciudad de Buenos Aires, por su gran experiencia en el tratamiento de accidentes con productos pirotécnicos, y en su dictamen expresan su opinión "totalmente opuesta a la fabricación como a la    comercialización de todo elemento de pirotecnia, inclusive los aparentemente más inofensivos. Destacan el triste espectáculo de los pacientes (en su mayoría jóvenes y niños) "que frecuentemente terminan con graves lesiones y severos compromisos de visión que hasta llegan a la pérdida irreversible de sus ojos".



¿Escucharemos la opinión de los vendedores de explosivos o la de los médicos que atienden a sus víctimas?



El Hospital Central de Quemados de la Capital Federal, que atiende todos los años a numerosas víctimas de los juegos pirotécnicos también nos informaron “que todos los fuegos artificiales son peligrosos, los autorizados y los no autorizados. Señalan que cuando un niño maneja fuegos de artificio, carece de la capacidad de reacción necesaria para eludir el riesgo de incendio o la explosión, ya que la explosión es siempre más veloz que la respuesta humana y que las personas pueden sufrir:

       1. Quemaduras locales de distinta gravedad en manos, ojos y resto del cuerpo.

       2. mutilaciones locales, de manos, dedos y rostro con quemaduras graves y mutilación de genitales.

       3. Quemaduras graves que, por su extensión y profundidad, comprometen la vida del paciente.



Sólo en el Hospital de Quemados se reciben durante las fiestas entre 312 y 506 casos, lo que indica la gravedad de las consecuencias.



La pirotecnia debe estar en manos de expertos, para que la familia pueda disfrutarla con alegría y sin riesgos.



Hay quienes prefieren la educación a la prohibición, un aspecto en el cual podemos coincidir, pero en el largo plazo. Estimamos que ahora se requieren respuestas urgentes.



En síntesis, creemos que hay abundantes razones para retirar del mercado los productos pirotécnicos de todas clases y reservar esta actividad exclusivamente a los expertos en explosivos.



Por ello:



EL HONORABLE CONCEJO DELIBERANTE DE LA MUNICIPALIDAD DE PARANA

                                             sanciona con fuerza de:



O R D E N A N Z A :



Artículo 1º.- Prohíbase en el ámbito de la Ciudad de Paraná, Provincia de Entre Ríos, la  fabricación, tenencia, manipulación, comercialización,  circulación, transporte, depósito, venta al público, mayorista o minorista, y el uso particular de todo elemento de pirotecnia y cohetería, sea éste de venta libre o no, y/o fabricación autorizada.



Artículo 2º.- Se entiende por pirotecnia: el arte, ciencia o industria de hacer fuegos artificiales, cohetes, rompe portones, bombas de estruendo, triángulos, petardos, triquitraques, buscapiés, luces de bengala (Roman Candles), garbanzos, estrellitas y cualesquiera otros análogos en los que se utilice cualquier compuesto químico o mezcla mecánica que contenga unidades oxidantes y combustibles u otros ingredientes, o cualquier sustancia que por sí sola o mezclada con otra pueda ser inflamable, no importa las cantidades o proporciones que contengan esos compuestos químicos o mezclas mecánicas, o la forma y diseño de esos productos o artificios que al ser encendida por el fuego, por fricción, conmoción, percusión o detonador, cualquier parte de dicho compuesto o mezcla pueda producir una repentina reproducción de gases capaces de producir sonido o fuego o ambos.



Artículo 3º.- La realización de espectáculos de fuegos de artificio, destinados al entretenimiento de la población o la conmemoración de hechos especiales, deberá contar previamente con la autorización, mediante resolución fundada, del Departamento Ejecutivo Municipal, quien extenderá una habilitación temporaria, donde constará el o los días de espectáculo, y el lugar de emplazamiento solicitado y ser operada por Personal Técnico Habilitado en explosivos, el que deberá presentar la correspondiente habilitación.



Artículo 4º.- Los artificios pirotécnicos o de cohetería que fueran utilizados para los espectáculos autorizados según el Art. 3º de la presente Ordenanza, deberán dar estricto cumplimiento a lo establecido en la Disposición Nº 1.442/82 de la Dirección General de Fabricaciones Militares y a la Ley Nacional Nº 20.429 de Pólvoras, Explosivos y Afines, como asimismo toda disposición vigente del RE.N.AR (Registro Nacional de Armas).



Artículo 5º.- El incumplimiento de lo dispuesto en la presente, será penado con multa de índole pecuniaria a fijar cuando se reglamente la norma, más el decomiso de los elementos probatorios de la infracción.



Artículo 6º.- En el caso de locales comerciales, se aplicará la multa establecida en el Art. 5º de la presente, más clausura de treinta (30) a noventa (90) días para la primera infracción y clausura definitiva para la segunda infracción.



Artículo 7º.- Exceptúense de la presente Ordenanza a los artificios pirotécnicos de señales, los de uso profesional y los utilizados por las Fuerzas Armadas y de Seguridad.



Artículo 8°.- Dispónese la realización de campañas de información, difusión y educación del contenido de la presente Ordenanza donde se destaque fundamentalmente la importancia que reviste para la población toda, el medio ambiente y para los animales en general en pos de lograr una mejor y más armónica convivencia social.



Artículo 9º.- Establécese un plazo de sesenta (60) días corridos para la reglamentación de la presente Ordenanza por parte del  Departamento Ejecutivo Municipal.



Artículo 10º.- De Forma.-