Otro empresario que se hace el boludo y culpa al estado



Joakito

“La Nación no le remite dinero al IAPV y tengo entendido que éste no es un tema propio de Entre Ríos sino que, también, se suscita en el resto de los institutos de viviendas de las provincias”, dijo Mauro Pietroboni dueño de la firma Trasa Construcciones S.A. quien en estos días acaba de confirmar así como si nada, el despido de casi 100 trabajadores.
El chanta empresarial que en su pagina de internet se ufana de haber empezado como una empresa subsidiaria de otras de la construcción para dedicarse luego de lleno al curro -perdon- de la obra pública como principal actividad.
Pietroboni dijo también que desde octubre que no reciben pagos por las obras y que por tal motivo la empresa “debió hacer un esfuerzo muy grande para poder pagar el medio aguinaldo”. Pobrecito, mientras 100 familias se quedan sin sostén Pietroboni tuvo que vacacionar en Entre Ríos y no en Cancún o Acapulco como suelen hacer estos lúmpenes que se la dan de empresarios con la plata del pueblo.
Párrafo aparte merece la actitud del dirigente de la UOCRA Walter Doronzoro que salió a explicar que en realidad los despedidos no son 100, sino que son 55 los telegramas recibidos y que los anteriores son un acumulativo del 2016, es decir, que desde el propio sindicato reconocen haberse quedado callado ante los despidos (que son 100, bobo: 45 + 55) durante el último año.
Pietroboni solo trabaja para políticos y con el dinero del pueblo. Eso sí, si el pueblo no le paga sus ínfulas de empresario rentista, el golpe lo sufren los trabajadores.