¿La Región Centro se adelanta en la salida de la recesión?




Ana Inés Navarro

La caída de la actividad económica, del año que termina, es evidente en prácticamente todas las comparaciones interanuales. A esta altura, es un hecho que la economía en 2016 atravesó un año recesivo, cuyo comienzo se remonta al segundo semestre de 2015.  Lo que no es tan claro y por ello se discute bastante, es si la economía ha comenzado a salir o no, de la recesión. El gobierno nacional afirma que ya se ven “brotes verdes” en la economía en distintos sectores, la mayoría de ellos directa o indirectamente relacionados con la actividad agropecuaria y de los agronegocios en general. ¿Cómo se puede constatar esta afirmación?

En primer término, hay que tener en cuenta que estamos refiriéndonos a la coyuntura, es decir a movimientos de las variables a lo largo del ciclo económico. Y que para medir adecuadamente la coyuntura es necesario filtrar las variables de la componente estacional que éstas pueden presentar. Ejemplo, si comparamos una variable de consumo, de producción o de horas trabajadas entre el mes de abril y el mes de marzo, dado que la festividad y los feriados correspondientes a la Pascua suceden generalmente en el mes de abril, será necesario limpiar los datos de este efecto para tener una apropiada idea del cambio mensual de estas variables. Por otra parte, recuérdese que una de las medidas más generalizadas para detectar si la economía está en recesión es que se computen dos trimestres consecutivos de disminución del Producto Bruto Interno real libre del efecto estacional.  A diferencia de las variaciones interanuales, que brinda información respecto del nivel en el que se desempeña la economía, las variaciones mensuales desestacionalizadas transmiten la información coyuntural que indicara si la economía sigue en recesión o está saliendo de ella. Recién cuando se supere los niveles previos, las variaciones anuales mostraran brechas positivas, pero antes que ellas los cambios mensuales nos indican la marcha de la economía. Poniendo el foco en estas variaciones coyunturales en la Región Centro, en septiembre pasado se registraron variaciones positivas en la producción de leche, de aceites y pellets derivados de la soja y en las ventas de supermercados, por segundo mes consecutivo. Se observa un mayor consumo tanto en alimentos, como en calzados y en artículos para el hogar.

Corroborando esta incipiente mejoría de la actividad económica, todas las mediciones de empleo -formal e informal, medido a nivel de los aglomerados urbanos o de las provincias- muestran que en la Región Centro el empleo está creciendo y está creciendo más fuerte que en el resto del país. La información más completa es la proporcionada por la Encuesta permanente de Hogares (EPH) que registra el empleo en todas sus modalidades: privado o público sea formal o informal incluyendo los asalariad​os y los no asalariados es decir los que tiene trabajo, pero sin relación de dependencia. Si bien no se pueden comparar los valores del tercer trimestre del año con los del segundo, ya que aquí también existen cuestiones estacionales que los hacen diferentes, si se puede comparar el crecimiento entre estos dos trimestres en perspectiva histórica. Tomando el crecimiento del empleo entre ambos trimestres en los últimos cinco años, se observa que a nivel nacional la tasa actual supera a la histórica en 0,3 puntos porcentuales (p.p). Este leve aumento crece un poquito cuando se quita al Gran Buenos Aires, es decir tomando al “interior del país” el crecimiento del empleo entre tercer y segundo trimestre supera al histórico reciente en un moderado 0,4 p.p. Sin embargo, si se desagrega la Región Centro se observa que esta presenta un aumento de 1,1 p.p y que dentro de ésta el ritmo de aumento del empleo lo lidera el Gran Rosario con una brecha positiva de 2,5 p.p. Buenos síntomas que recién en marzo próximo, cuando se conozcan los nuevos datos de la EPH, podremos constatar si se consolidan o fue solo una golondrina que no hace verano.​

La Dra. Ana Inés Navarro es una de las economistas más prestigiosas de Argentina y una especialista en temas de Economía Regional. Doctora en Economía por la Universidad de San Andrés, dirige el Departamento de Economía en la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad Austral y el IDIED.