La difícil situación de los trabajadores




Ezequiel Bauman

El inicio de clases puesto en duda, tres cuartas partes de los trabajadores de una empresa fabricante de cartuchos en Cerrito quedan en la calle, el conflicto en Tres Arroyos, en Concepción con el agravante de la políticia provincial intimidando a los trabajadores en huelga-, la continuidad de la "tima" de una clínica privada en Paraná...
Son algunos de los hechos más conocidos de un problema que crece: los trabajadores son el blanco principal del ajuste económico ortodoxo en el medio una recesión e inflación galopantes.
Los trabajadores están nuevamente preocupados y a la defensiva.
Con todas las críticas que se le pueden hacer al kirchnerismo, en este punto, el del empleo, mostraba una mayor sensibilidad. Tendía a encontrar una solución favorable en muchos casos al trabajador.
Hoy el estado se ausenta o reaparece para mandar policías a amedrentar los trabajadores. Lo curioso es que el Ministro de Gobierno y Justicia, encargado de la Justicia, es Mauro Urribarri, uno de los más enfervorizados jóvenes K que tuvo la provincia.
La estadísticas hablan de una suba importante del desempleo en la provincia, que ya venía muy castigada por la falta de oportunidades en el mercado, fuera del Estado, adonde se ingresa por acomodo, ventajas políticas o amistados.
Los trabajadores estatales en general son los que menos han perdido. Pero ni por lejos están mejor que hace un año atrás o varios años atrás.
La clase política se niega a debatir estos puntos sensibles y conflictivos, menos aún a proponer soluciones. Ni siquiera paliativos. Esto ayuda a agravar más el cuadro de situación.



Suscribirse