¿Es cierto que van a bajar los precios sin el Ahora 12?




Ezequiel Bauman

El gobierno nacional presentó el fin del plan Ahora 12 y Ahora 18 como un supuesto plan para "bajar los precios un 20%". Una mentira frontal y directa al público por parte de un gobierno que se proponía venía "a decir la verdad".
La eliminación de estos incentivos al consumo de las clases medias y altas, que son la base electoral de Cambiemos, podrá contribuir a bajar la inflación a mediano plazo en la medida en que logre aumentar la desocupación y la caída del consumo. Cuando los comercios no tienen a quién venderle, suben un poco menos los precios, dicen los neoliberales. Durante todo el año 2016 fracasó esa teoría neoliberal aunque sí empeoró rotundamente la calidad de vida de la gente común, aumentó la pobreza, disminuyó el consumo, rebajaron salarios y jubilaciones e hipotecaron el país en el exterior a través de la deuda sin darse cuenta que el mundo giraba para otro lado, dándonos la espalda.
Que el gobierno nacional del ingeniero Mauricio Macri haya traído un mejor clima de diálogo, compromiso institucional y apego a la división de poderes, no significa que estas verdades evidentes deban ser ocultadas bajo la alfombra.
La teoría del gobierno sostiene que en los precios al contado ya estaba incluido el porcentaje de interés. Es cierto. El plan del licenciado Axel Kicillof consistía en que el Banco Central subsidie a los bancos en el consumo de las clases medias y altas y que los más pobres, que pagan sus compras al contado, paguen el costo del menor interés que reciben los comercios, incorporando este costo al precio de lista. Así, mágicamente, existieron las mal llamadas "cuotas sin interés". Mientras aumentaba la pobreza y la desigualdad y las ganancias de los bancos, que son las entidades que más se favorecieron durante la gestión de Kicillof.
La eliminación parcial de este plan -quedará en pie para los amigos del Presidente, como Caputo, que  fabrica celulares y se los subsidia desde el gobierno- no significa que bajen los precios, al contrario. Seguirán subiendo, a un ritmo mayor al actual, en los rubros y productos comprendidos en el plan.
La única diferencia es que ahora el gobierno le mete la mano en el bolsillo también a la clase media, sin que por eso los más pobres ganen nada.
Un rápido vistazo por la peatonal de Paraná, el único lugar de Entre Ríos donde tuvo vida el Ahora 12, muestra que la eliminación de este subsidio al consumo de la clase media, solo traerá más locales cerrados. Lo que significa mayor desocupación.
A la larga, quizás baje la inflación. En un mercado donde todos están desocupados, los precios no crecen tanto, creen los neoliberales como el ministro Cabrera, que hizo el anuncio del fin del Ahora 12.
La realidad ha refutado una y otra vez esta falacia neoliberal.
Por si lo acontecido en el año 2016 con la economía no alcanzara para demostrarlo, basta un ejemplo más simple de Entre Ríos: la venta de drogas en las cárceles o de armas en los juzgados, no hizo que bajaran el precio. Aún cuando la mayoría de los delincuentes son formalmente desocupados.

Suscribirse