Cambiemos se olvida de los trabajadores



Ezequiel Bauman

Durante el período de mala administración económica del gobierno de la doctora Cristina Kirchner, el eje de preocupación de la administración pasaba por el mantenimiento del empleo. No por el trabajo registrado, ni mejoras laborales reales ni nuevos derechos, pero sí un satisfactorio conservadurismo social en épocas donde el desempleo abierto no llegaba al 6%.
Aunque el modelo económico no cambió y tuvo apenas retoques, durante lo que va de la administración del ingeniero Mauricio Macri, la principal preocupación de la administración es el aumento de la rentabilidad empresaria.
La renta empresaria no ha crecido.
Tenía razón Cristina Kirchner cuando señalaba, varias veces en sus cadenas nacionales, que durante su gobierno los empresarios ganaban más que nunca.
Hoy, Cambiemos busca volver a los niveles de renta empresarial anterior sin por eso dejar de aumentar la renta financiera, que está dejando al país hipotecado y al borde de la quiebra.
Este desplazamiento de las preocupaciones del poder es preocupante en un país con un tercio de sus trabajadores en negro, un décimo desocupado y una creciente desigualdad salarial.
Donde además no se avizora un horizonte claro, una meta definida con tiempos y reglas comprensibles al alcance de todos. Más bien, se nota mucha improvisación, parches, idas y vueltas. Además del arbitrario manejo de los subsidios y regulaciones.
La oposición, por su parte, no logra poner en agenda estas demandas, las de los trabajadores de pie en su conjunto. Está en una situación defensiva legítima buscando perder lo menos posible.
Sin poner a los trabajadores en la agenda económica, ningún país puede crecer ni tener un proyecto de desarrollo a corto, mediano y largo plazo.

Suscribirse

Información sobra. Falta entenderla

Qué piensa el falso Pacha Mori

"La cabeza de Ramirez tiene un interés literario"/Juan Basterra

"Los intelectuales no tienen relación con la realidad"

Rosario Vera Peñaloza y los jardines de infantes