Ascasubi, Hernández y Jauretche

M. Faure

Una nota curiosa de Literatura y Política es el prólogo escrito por Jorge Luis Borges al libro "El Paso de los Libres" de "El Vasco" Jauretche.

Yamandú Rodríguez y Arturo Jauretche plasmaron en dos libros las patriadas en defensa de la República, en 1932 y 1933: Los Kennedy y El Paso de Los Libres. Se publicaron en 1934 y fueron libros de difusión -en prosa y versos- de la situación social, política y cultural de la denominada Década Infame.

Luego Borges tomó otros caminos; más literarios y menos políticos: no quería dirigir el Banco de la Provincia de Buenos Aires ni ser senador como El Vasco.

El libro de Yamandú Rodríguez, Los Kennedy, era reproducido por la Juventud Radical de Santa Fe y Rosario para recaudar fondos para la causa popular y democrática. También denunciaban el tratado Roca-Runciman. Una época memorable de la UCR que debemos rescatar del olvido.

Acá transcribo el prólogo completo:

"La patriada (que no se debe confundir con el cuartelazo, prudente operación comercial de éxito seguro) es uno de los pocos rasgos decentes de la odiosa historia de América. Si fracasa, le dicen chirinada —y casi nunca deja de fracasar. En el benigno ayer, el estanciero le prestaba sus peones (y alguna vez su vida o la de sus hijos) con esperanza razonable de triunfo, o sino de olvido y postergación; ahora el ferrocarril, los aeroplanos, el chismoso telégrafo* y la ametralladora versátil, aseguran el pronto desempeño de la expedición punitiva y la vindicación del Orden. En la patriada actual, cabe decir que está descontado el fracaso: un fracaso amargado por la irrisión. Sus hombres corren el albur de la muerte, de una muerte que será decretada insignificante. La muerte, siéndolo todo, es nada: también los amenazan el destierro, la escasez, la caricatura y el régimen carcelario. Afrontarlos, demanda un coraje particular. El fracaso previsto y verosímil borra los contactos de la patriada con las operaciones militares de orden común, sólo atentas a la victoria, y la aproxima al duelo, que excluye enteramente las ideas de ganar o perder —sin que ello importe tolerar la menor negligencia, o escatimar coraje—. Ya lo dice Jauretche, en una de sus estrofas más firmes:

En cambio murió Ramón 
jugando a risa la herida: 
siendo grande la ocasión 
lo de menos es la vida.

Recordemos que ese Ramón Hernández murió de veras y que el poeta que labró más tarde la estrofa compartió con el hombre que murió esa madrugada y esa batalla. El hecho, en sí, es patético. Yo pienso en los corteses cantores de Islandia y de Noruega, diestros en artes de piratería también; yo pienso en el capitán Hilario Ascasubi "cantando y combatiendo los tiranos del Río de la Plata".
No en vano he mencionado ese nombre. El Paso de los libres está en la tradición de Ascasubi —y del también conspirador José Hernández. La adecuación de la manera de esos poetas al episodio actual es tan feliz que no delata el menor esfuerzo. La tradición, que para muchos es una traba, ha sido un instrumento venturoso para Jauretche. Le ha permitido realizar obra viva, obra que el tiempo cuidará de no preterir, obra que merecerá —yo lo creo— la amistad de las guitarras y de los hombres.

Salto Oriental, noviembre 22 de 1934.

Foto. Borges todo el año