Amnistía Internacional repudia la represión a la comunidad mapuche en Argentina

G. S. Barbarov

El presidente Macri y el gobernador Das Neves dieron el okey a la represión a los mapuches: por eso actúan Gendarmería y la Policía provincial. La ONG trasnacional Amnistia Internacional generó un dictamen importante para frenar la violencia estatal conjunta. Las imágenes son aterradoras, las balas de goma son mortales si se disparan de determinadas formas.

Acá en Paraná, Entre Ríos, hace un par de meses se usaron contra familias cartoneras en el barrio López Jordán. Allí los grupos de elite de la Policía provincial dispararon a familias enteras usando también gas lacrimógeno y produciendo daños irreversibles a un bebé que aspiró esos gases tóxicos. Hubo una conferencia pública en el sindicato docente AGMER repudiando los hechos del brazo armado del Ministerio de Gobierno, al mando de Bahl en esa ocasión, y hoy al mando de Urribarri.
Ojo con la violencia estatal. Que reproduce intensamente espirales de violencia. Lo dijo abiertamente Máximo Kirchner en el acto de la Plaza del Bombero.

"Amnistía Internacional es un movimiento de más de 7 millones de personas comprometidas para defender a aquellos a quienes se les ha negado justicia o libertad."

Amnistía Internacional repudia la represión contra el pueblo mapuche por parte de Gendarmería y de la policía de Chubut en el marco del reclamo de los pobladores de tierras ancestrales que actualmente están en disputa con el grupo empresarial Benetton.

Foto: Amnistía Internacional


La comunidad mapuche de Cushamen, un departamento de la provincia de Chubut, en marzo de 2015 decidió volver y recuperar su territorio ancestral en donde hoy está la estancia Leleque de la compañía multinacional Benetton, que tiene cerca de un millón de hectáreas en la Patagonia Argentina.

Pese a que una orden judicial, dictada por el juez federal Guido Otranto, ordenó liberar el corte del tren turístico La Trochita, lo cierto es que el 10 de enero en un contexto de creciente criminalización de la protesta y particularmente de estigmatización del pueblo mapuche, alrededor de 200 gendarmes realizaron un operativo cerrojo, clausurando todos los accesos a las tierras en las que permanece establecida la comunidad Cushamen.

Foto: Darío Aranda
La comunidad relató los hechos de violencia y represión que padeció: golpes, palazos, tirones de pelos contra mujeres, y corridas a los niños y las niñas de la comunidad. Este tipo de accionar resulta inadmisible. El Estado debe rendir cuentas por el maltrato y abuso de la fuerza dirigido a mujeres y niños. Además se concretaron detenciones contra miembros de la comunidad y aliados.

El año pasado, Amnistía Internacional y diferentes organizaciones denunciaron el creciente contexto de estigmatización y persecución contra el pueblo mapuche: autoridades nacionales han definido a través de informes a las comunidades como “amenazas a la seguridad social”.

Amnistía Internacional manifiesta máxima preocupación ante la magnitud de los hechos y los preocupantes antecedentes en relación a los ataques contra la comunidad mapuche. Además llama al Estado nacional y provincial a investigar a los responsables y prevenir futuros actos de represión.



Fotos: Gentileza de Leandro Antiman


Suscribirse