Nene bobo logra que la justicia trabaje


Joakito
La justicia entrerriana, en medio de la polémica por el descalabro institucional debido al Juicio Político contra las máximas autoridades, busca desaforadamente limpiar su imagen y quedar frente a la sociedad como gente laboriosa y ocupada.
Para tal fin, Eric Hass, un muchacho con serios problemas de lectoescritura, le vino como anillo al dedo y será llevado a juicio luego de un proceso de dos años y medio. Sí, leyó bien, dos años y medio les costó llevar adelante una investigación sobre quien fue el responsable de escribir con aerosol un par de esvásticas y la leyenda “vamos a hacer javon” en la sede de la Asociación Israelita de la Ciudad de Basavilbaso.
Sería la segunda vez en la historia que la justicia provincial gasta recursos para semejante estupidez. El antecedente más inmediato de un juicio por “pintadas” fue en el año 2007: el juez de Instrucción Héctor Vilarrodona decidió procesar a Santiago y Jairo Fiorotto y a Juan Marengo, jóvenes que habían graffiteado un tanque ubicado a la entrada de la ciudad de Oro Verde.
El debate judicial se realizará los días 16 y 17 de febrero de 2017 a las 09.00 horas, en la Sala de Audiencias de la Cámara de Apelaciones de Concepción del Uruguay, con el Tribunal integrado por los vocales doctores Alberto Javier Seró, Mariela R. de Di Pretoro y Mariano Sebastián Martínez.
Si bien las pintadas antisemitas son un hecho preocupante, es evidente que no estamos ante un grupo o colectivo organizado nazi o fascista que intente desestabilizar la democracia, sino más bien, ante la presencia de un bobo que solamente buscó hacerse ver y por lo que dejan ver las pintadas se trataría de un problema personal del acusado con Arcusín, abogado que lleva adelante la querella junto a la Fiscalía de Concepción del Uruguay.
¿Es para tanto?

Suscribirse