Como llevar nuestros recursos naturales a la cocina. El surubí.



Antonina Della Marisa

El surubí es una especie de pez de agua dulce, tradicional en nuestras costas y apreciado en todos lados del mundo por su gran valor gastronómico y sin embargo nuestra provincia utiliza poco o casi nada este preciado recurso natural en el consumo diario y en la alimentación.
El consumo de peces de río es altamente beneficioso para el cuerpo porque la relación entre ácidos grasos poliinsaturados es mucho más equilibrada que en la de los pescados de mar.
A su vez son saludables porque pueden reducir los niveles de triglicéridos, el principal tipo de grasa transportado por el organismo. De esta manera, evitan la formación de niveles altos de colesterol en la sangre, que deriva en enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares.
Por lo general el entrerriano, a pesar de tener abundancia en este recurso, solo lo consume en épocas donde las festividades religiosas prohíben el consumo de carne de vaca o de cerdo.
El surubí es un pescado que se puede conseguir a un precio razonable y fresco, y a su vez, al tener pocas espinas es ideal para comer a diario. Se pueden hacer albóndigas, bastoncitos o simplemente milanesas.
Para hacer albóndigas para dos personas basta con medio kilo de surubí, 4 huevos, pan rallado y un poco de queso fuerte, si es roquefort mejor. Unimos el surubí molido con los huevos, le agregamos el pan rallado junto con el queso y la sal a gusto, armamos bollitos con la preparación y listo. Las podes comer fritas o al horno.
Así de simple, con poco dinero podemos alimentarnos sanamente y a su vez aprovechar lo que nuestra hermosa provincia nos brinda.